• Caracas (Venezuela)

Economía

Al instante

Aumento salarial diario de Bs 32,7 alcanza para una lata de refresco

El aumento diario no es suficiente para cubrir el nuevo precio del kilo de pollo, fijado por la Sundde en 43 bolívares | Foto Archivo El Nacional

El aumento diario no es suficiente para cubrir el nuevo precio del kilo de pollo, fijado por la Sundde en 43 bolívares | Foto Archivo El Nacional

Por efecto de la inflación el bono de alimentación perdió 25,5% capacidad de compra en un año

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

El aumento diario del salario mínimo se esfuma de los bolsillos del venezolano con solo  comprar una lata de refresco de aproximadamente 30 bolívares. Ayer fue oficializado un incremento de 30% en el sueldo base, y lo lleva de 3.721,3 bolívares a 4.251,4 bolívares mensuales, lo que se traduce en 32,7 bolívares diarios.

El monto no es suficiente para cubrir el nuevo precio del kilo de pollo, fijado por la Superintendencia Nacional para la Defensa de los Derechos Socioconómicos en 43 bolívares; tampoco para comprar un kilo adicional de café, regulado por el extinto Indepabis en 46,6 bolívares mientras espera el aumento oficial.

Los consumidores que deseen desayunarse con un cachito de jamón deberán gastar un poco más porque cuesta entre 30 y 40 bolívares. Si lo desean acompañar con un café grande tendrán que invertir por lo menos el doble.

Las personas que vivan en Guatire o Guarenas no pueden cubrir con 32,7 bolívares el pasaje ida y vuelta para trasladarse de sus hogares al trabajo. Desde ayer deben pagar por cada viaje 20 bolívares, lo que implica un gasto diario de 40 bolívares.

“Me parece muy desequilibrado porque con el aumento del transporte y alimentos no se compensa una cosa con la otra”, expresó @chelina78 en una consulta realizada por El Nacional a sus lectores a través de Twitter. Para otros, la medida no implica mayores cambios: “En realidad quedamos igual, no seria ningún aumento”, escribió @carmengalanton. @_DanyHolves añade: “Peor es nada, pero no es significativo si a la vez suben el precio de productos básicos y las tarifas del transporte”.

Los comentarios se resumen en una realidad: el aumento del salario se diluye inmediatamente por efecto de la inflación, especialmente la registrada en bienes y servicios básicos. El diputado Elías Matta señaló que la inflación anualizada llegó a 59,4% en marzo, y que el alza del precio de los alimentos, en el mismo período, ha sido de 80,5%. “Los precios en Venezuela se encuentran muy por encima de este mísero salario, cuyo incremento está por debajo del aumento del precio de la comida”.

Los recientes incrementos autorizados por la Sundde en el pollo, el arroz y el azúcar superan el alza de la remuneración base, pues oscilan entre 129,6% y 32%.


En picada. El año pasado el gobierno ordenó el aumento más alto del salario mínimo de la etapa chavista. Incrementó 45,2% fraccionado en tres partes, lo que en términos nominales parece muy alto. En enero, sumó otro 10% a la remuneración. Sin embargo, la medida no impidió que el poder de compra de los venezolanos descendiera, aseguran especialistas.

En marzo pasado la capacidad adquisitiva cayó 7% en comparación con el mismo período de 2013, y continuará bajando hasta colocarse entre 10% y 15% este año, según cálculos de Econométrica.

Helkel Garcia, director de la firma, indicó que el poder adquisitivo viene dado por factores distintos a una medida gubernamental de aumento del salario mínimo. “Para que se recupere el poder de compra hay que mejorar la relación salario-productividad. Mientras no suba la producción y no haya productos disponibles, esto no sucederá”, aseveró.

Datos del BCV muestran que las remuneraciones de los asalariados disminuyeron 5,6% en términos reales en 2013. Los trabajadores más afectados fueron los del sector privado, cuyos ingresos se redujeron 7,1% en un año, mientras que los empleados y obreros del sector público sintieron un recorte en términos reales de 3,02% de sus sueldos.

En mayo, por efecto del aumento del salario, se disparará el poder de compra entre 20% y 25%, pero en dos meses el incremento se lo comerá la inflación. García aseguró que el sueldo pierde más poder adquisitivo con los alimentos que con otros rubros y es a lo que se destina la mayor parte del presupuesto familiar. Al elevarse el valor de la unidad tributaria 18,7%, muy por debajo de la inflación de marzo, la capacidad de compra cae. “La pérdida del poder adquisitivo del ticket alimentación en un año es de 25,5% por lo menos”, afirmó.

Mientras más preparado es el profesional del sector privado más grande es el descenso del poder de compra de su salario, lo que justifica la fuga de talentos, dijo. El sueldo mínimo ajustado por poder de compra está a 218 dólares mensuales a una tasa de cambio que oscila entre 15 y 20 bolívares por dólar.

Si se toma en cuenta la tasa de 6,30 bolívares por dólar, el sueldo base equivale a 678,4 dólares; al tipo de cambio de Sicad , quedaría en 425,1 dólares; no obstante, a la tasa de Sicad II, que ayer cerró en 49,99 bolívares por dólar, el salario mínimo se convierte en 85 dólares, el menor de la región.

Opinan los empresarios
Carmen Sofía Alfonzo

“No hay incremento salarial que contrarreste la elevada inflación”
El aumento salarial debe estar acompañado de políticas que combatan el elevado índice de precios, dijo Eduardo Garmendia, presidente de Conindustria. Declaró que un alza de 30% luce insuficiente si se compara con la inflación anualizada, que según el Banco Central de Venezuela en marzo pasado cerró en 59,4%. Sin embargo, advirtió que si se hace un incremento más alto del salario para tratar de equipararlo con la inflación, lo que se lograría es disparar significativamente el índice.

“Hay que tomar medidas que permitan detener el incremento tan pronunciado de la inflación. De esta manera, el aumento que se establezca alcanzará para más”, dijo.

Para las empresas, añadió, cumplir con el aumento tendrá un impacto menor o mayor dependiendo de la situación de cada una. Habría que tomar en consideración el tamaño de la nómina, los niveles de producción, si posee productos regulados, entre otros elementos. “Además, no hay que olvidar que estos incrementos repercutirán en las prestaciones sociales, por lo que el efecto será mayor a largo plazo”, indicó. 

El empresario señaló que en la fijación de un aumento de precios debe estar incluido el sector privado, que es el que conoce las especificaciones y particularidades de la industria. “Es el que sabe la capacidad de pago de las empresa, sin que el cumplimiento con el aumento implique trasladar el costo a los precios finales”. 

“Cumplir con el aumento debilitará más al sector privado”
Cumplir con el aumento del salario mínimo debilitará aún más al sector privado, afirmó el presidente de Consecomercio, Mauricio Tancredi. Recordó que tradicionalmente las empresas esperan a que el gobierno anuncie el incremento del salario mínimo para hacer aumentos en todas las escalas salariales de las empresas. Dijo que este año el sector privado hará el esfuerzo por cumplir con la costumbre, pero que a diferencias de años anteriores lo hará con mermas importantes en la productividad e ingresos, ocasionado por la escasez de divisas, materias primas e insumos, y con productos con precios regulados.

“Al país no le conviene empresas debilitadas y a media máquina. El anuncio de aumento salarial debe estar acompañado de otras medidas que ataquen la elevada inflación, de lo contrario los incrementos siempre estarán por debajo de la inflación”, expresó.

Agregó que el gobierno también debe tomar medidas en torno a la Ley Orgánica del Trabajo, que faciliten la operatividad de las empresas. Mencionó que debería flexibilizar el tema de los dos días continuos de descanso y  actualizarse la inamovilidad. “No me refiero a reducir las nóminas sino a mantenerlas, pero con las personas realmente productivas”.  

Los sindicatos
Ana Díaz

“Es insuficiente aumento de 30%”
La Unidad de Acción Sindical y Gremial califica de insuficiente el alza del salario mínimo nacional de 30%, en una sola porción, que lo coloca en 4.251,40 bolívares mensuales, anunciado el martes por el presidente Nicolás Maduro y publicado ayer en la Gaceta Oficial 40401. “El aumento no compensa la inflación de 56,2% de 2013 ni la proyectada de 70% para 2014”, afirmó Manuel Cova, directivo de la Confederación de Trabajadores de Venezuela, integrante de la Unidad de Acción. Insistió en que es urgente cambiar la política económica y crear empleos con salarios decentes. Pablo Castro, del Frente Autónomo de Defensa del Empleo, el Salario y el Sindicato, y afiliado a la Unidad, indicó que el gobierno obvió la recomendación de la OIT y decidió unilateralmente el aumento que “se volverá sal y agua sin otras medidas antiinflacionarias”. Carlos Salazar, dirigente de Fadess y del sindicato del sector público, dijo: “30 bolívares adicionales por cada 100 bolívares diarios no alcanzan ni para comprar una empanada con una bebida”. Agregó que el ingreso se precariza más con las alzas del pasaje (40%) y del pollo, azúcar y arroz (140%).

CBST: El ajuste es acertado
La Confederación Bolivariana Socialista de Trabajadores apoya el aumento del salario mínimo porque es acertado. “El gobierno del presidente-obrero Nicolás Maduro ha subido este año dos veces el salario mínimo: 10% en enero y 30% a partir del primero de mayo”, señaló Franklin Rondón, directivo de la central socialista y presidente de la Federación Nacional de Trabajadores del Sector Público. Afirmó que la Ley de Precios Justos y el Sicad II, que garantiza las divisas al sector productivo para más productividad, son mecanismos que controlarán la inflación para proteger el ingreso del trabajador.

Agregó que el aumento del salario mínimo se extenderá al resto de la escala de sueldos de la administración pública. En los próximos 15 días Fetrasep y la Federación Unitaria Nacional de Empleados Públicos introducirán en el Ministerio del Trabajo el proyecto de contrato colectivo marco del sector, añadió.

Wills Rangel, directivo de la central bolivariana, consideró positivo el incremento acompañado por las medidas antiinflacionarias del gobierno. Dijo que la política económica fomenta el trabajo productivo independiente del rentismo petrolero.