• Caracas (Venezuela)

Economía

Al instante

Aumento de la gasolina es tarea de la nueva Asamblea

Llenar un tanque de gasolina de 40 litros equivale al costo de un ticket de metro, 4 Bs | Foto Archivo Omar Véliz

Llenar un tanque de gasolina de 40 litros equivale al costo de un ticket de metro, 4 Bs | Foto Archivo Omar Véliz

Tres economistas coinciden en que uno de los puntos en el que debe enfocarse el Parlamento es el incremento del precio del combustible, pero acompañado de una serie de políticas adecuadas 

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

Este año terminará sin una de las principales promesas que tuvo el gobierno: aumentar el precio de la gasolina. En el primer trimestre, el gobierno parecía dispuesto a terminar con el subsidio de 17 años que tiene el combustible en el país, pero no pasó.

El presidente Nicolás Maduro señaló en su memoria y cuenta, en la Asamblea Nacional, a finales de enero, que era necesario incrementar el precio de la gasolina y que debía realizarse una consulta nacional, en esa fecha el barril de petróleo venezolano se promediaba en 95 dólares.

“Hay la necesidad de equilibrar una tabla de precios de la gasolina que se vende en el mercado nacional, por eso abro el debate en esta Asamblea Nacional y llamo a todos a este debate, así como al vicepresidente de la nación, Jorge Arreaza, para que explique los términos en que se ha ideado el debate”, dijo Maduro. 

Diez meses después, el crudo venezolano llegó a su precio más bajo, al registrar 34,46 dólares por barril. El anuncio del jefe de Estado quedó solo en eso: en un anuncio.

Entre marzo y abril iba a presentarse un proyecto sobre el aumento en la Asamblea y rumores sobre un incremento en partes ocuparon a la sociedad venezolana, incluso mensajes audiovisuales del gobierno explicaban que Venezuela tenía la gasolina más barata del planeta. Meses después la discusión no ocurrió.

Pdvsa pierde millones

El ex presidente de Pdvsa y ex ministro de Petróleo, Rafael Ramírez, mencionó en 2014 que el subsidio estatal generaba pérdidas anuales que rondaban los 15 mil millones de dólares.

Ramírez señaló que el precio de venta se encontraba congelado en 0,070 y 0,097 bolívares por litro (91 y 95 octanos) cuando el costo de producción rondaba los 2,4 y 2,7 bolívares, respectivamente.

El economista Ronald Balza considera que el aumento de los precios del combustible no debe ocurrir solo para reponer los ingresos de Pdvsa, sino que esa ganancia debería tenerla la petrolera e incrementar el impuesto sobre la renta que aporta al país.

“No es solamente aumentar, reponer ingresos, hay que hacer explícito el destino de esos recursos. Más que aumentar para cubrir las pérdidas debe comenzarse a hacer para cubrir distorsiones y observar los efectos que tenga en el tipo de cambio. Hacerlo como una medida aislada tendría un efecto contraproducente. Debe hacerse, pero acompañado de otras correcciones”, señaló.

Balza asegura que la discusión no ocurrió este año porque el presidente Maduro no supo explicarle a la población que haría algo “que Chávez no hizo, no supo explicar que la medida es necesaria y que había manera de ejecutarla”.

Por otro lado, la economista Anabella Abadi reitera que debe ocurrir un incremento en el costo de la gasolina porque el subsidio tiene costos graves para el país, uno contable y uno de oportunidad.

Abadi destaca que el costo de oportunidad tiene que ver con lo que pierde Pdvsa al vender la gasolina en el país, frente a lo que podría obtener en el mercado internacional por comercializar el mismo producto. Mientras que el contable está relacionado con lo que a Pdvsa le cuesta más transportar y vender la gasolina en Venezuela de lo que realmente gana.

También asevera que la decisión de aumentar tiene un costo político alto y que influye estar en año electoral, pero subraya que el subsidio genera muchas distorsiones.

“El gobierno sigue considerando la medida, pero vienen tres años electorales consecutivos. Aumentar es una decisión inteligente y racional pero que se ve influenciada por la situación política. Se están perdiendo recursos que podrían invertirse en muchos sectores”. 

Debe hacerse, pero bien

El último incremento del combustible ocurrió en el segundo gobierno de Rafael Caldera,  después del Caracazo en 1989. Desde ese entonces llenar un tanque de gasolina de 40 litros equivale al costo de un ticket de metro, 4 bolívares.

El bajo costo del combustible ha hecho que exista un “regazo sustancial” como lo califica Abadi e influenciado en un mayor consumo por parte de los venezolanos.

En lo anterior coincide también la economista Bárbara Lira, quien recalca que el subsidio estatal con la caída del precio del crudo se hace “más pesado” porque el Estado tiene una mayor necesidad de contar con esos ingresos, aunque eso implique unas consideraciones políticas mayores.

“Sigue siendo una decisión sumamente difícil. Hay una premuera financiera, pero la política toma la decisión. Este año no se dio el incremento porque los costos políticos eran más fuertes. Hacerlo y no hacerlo implica una factura para el país y el bienestar de la población”.

Lira asevera que en la actualidad no es factible que ocurra una subida en el precio del combustible porque esa medida debe estar acompañada de una política energética completa que sirva como respaldo a los efectos que sucedan.

“No es el momento ideal para tomar la medida. Hacerlo es hacerlo bien. Necesitas una política energética completa bien hecha, que sepas que van a pasar con los recursos que recauden. Un plan completo de largo plazo, paulatino. Debe haber credibilidad, que la gente sepa por qué reduces el subsidio y saber a dónde irán los recursos adicionales. Necesitas un plan completo”.

Los tres economistas coinciden en que la nueva Asamblea Nacional debe discutirse el tema del combustible.

Abadi señala que, aunque hasta ahora no ha escuchado propuestas en materia económica, sino políticas, es una buena alternativa que necesita estar entre varias medidas para equilibrar la economía venezolana.  Por su parte, Lira asegura que es necesario que el tema se integre en la lista de prioridades del nuevo parlamento en el área económica. 

Mientras que Balza afirma que debería ser parte de un sistema completo y que “debería pedir una revisión del presupuesto.  Que los ingresos vengan del pago del Isrl de Pdvsa una vez que se aumente. Un sistema que el ingreso vaya directo al presupuesto”, finalizó.