• Caracas (Venezuela)

Economía

Al instante

Aumento de Bs 74,2 diarios del salario mínimo no alcanza para un café

El salario mínimo integral solo alcanza para adquirir 32,3% de la canasta alimentaria | Foto Williams Marrero / Archivo

El salario mínimo integral solo alcanza para adquirir 32,3% de la canasta alimentaria | Foto Williams Marrero / Archivo

La más reciente encuesta de Venebarómetro indica que a 85,2% de los consultados no le rinde el dinero para comprar comida

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

El incremento de 30% del salario mínimo decretado por el presidente  Nicolás Maduro el jueves pasado equivale a 2.226,5 bolívares al pasar de 7.421,66 a 9.648,16 bolívares, lo que se traduce en un aumento de 74,2 bolívares en el ingreso diario de trabajadores y jubilados

Con esta cantidad adicional de dinero es imposible comprar un café grande, pues cuesta 80 bolívares. Tampoco se puede pagar una empanada de queso, cuyo precio oscila entre 80 y 100 bolívares. No alcanza para un refresco que, dependiendo del comercio, está entre 100 y 150 bolívares. En cambio, sí se puede adquirir una canilla de entre 45 y 50 bolívares la unidad y 2 multiabonos del Metro de Caracas, 36 bolívares cada uno, que rinden para 20 viajes.  

A partir del 1° de noviembre cada trabajador devengará 9.648,16 bolívares. Adicionalmente se decretó un incremento en el  ticket alimentación y se ordenó la modificación de la base de cálculo de 0,75% a 1,5% y en el número de días de estimación de 22 a 30, lo que representa 6.750 bolívares. De esta manera, el ingreso integral mínimo totalizará 16.398,16 bolívares.

Si un trabajador decide utilizarlo todo para ir al abasto o supermercado solo le alcanzará para adquirir 32,3% de la canasta alimentaria que mide el Centro de Documentación y Análisis Social de la Federación Venezolana de Maestros, que al cierre de agosto pasado se sitúo en 50.625,52 bolívares.

 “El presidente Maduro plantea este incremento como un modo de proteger el salario. La verdad es que la propia terminología es impertinente. El salario de los trabajadores venezolanos está desguazado”, aseguró el abogado laboral y profesor universitario León Arismendi.

“Esto no es más que una compensación insuficiente. Lo que hay es una gran inconformidad. Este aumento no significa nada cuando se le compara con la velocidad con la que suben los precios de los productos. Solo hay que recordar lo que costaba la comida el año pasado y lo que cuesta ahora, y no hay manera de que el salario lo compense”, afirmó.

La más reciente encuesta de Venebarómetro, de septiembre de 2015, indica que 85,2% de los consultados dijo que no le alcanzaba el dinero para comprar comida. Este número contrasta con los registrados en abril de 2014 cuando 69,1% respondió que sus recursos eran insuficientes para adquirir alimentos.

La firma advierte que 91,7%  de los entrevistados no le alcanzaba el dinero para comprar ropa. 76,7% aseveró que no podía pagar el costo de las medicinas que necesitaba y 76,4% no disponía de suficiente dinero para adquirir útiles y artículos de limpieza.

¿Ayuda? El economista José Guerra opinó que este incremento será mucho más inflacionario porque no está acompañado de ninguna medida macroeconómica del gobierno para preservar el valor del dinero. “A la larga traerá más problemas porque los productos comenzarán a subir aún más de lo que ya se incrementan. Es sal y agua”.

Añadió que el beneficio de los tickets alimentación no lo reciben los jubilados, por lo que es una decisión que no favorece a todos de la misma manera. La pregunta que muchos se hacen es de dónde saldrá el dinero para que la administración pública pueda cumplirlo. La economista Anabella Abadí contestó que la respuesta está en la impresión de dinero inorgánico en la Casa de la Moneda de Maracay.

“El precio del petróleo no ha aumentado y continúa estando en un promedio de 47 dólares el barril, en el caso de la cesta venezolana. Esto significa que se hará a través de dinero sin respaldo en reservas internacionales, lo que acelerará aún más la inflación”, apuntó.

Abadí también se refirió a los problemas que tendrá el sector privado para poder cumplir esta obligación. Dijo que a pesar del cerco que puede estar colocando la Ley del Trabajo con seguridad muchas empresas verán aún más comprometida su nómina y tendrán que reducir horarios de trabajo.

En lo que va de 2015 se han decretado cuatro aumentos del salario mínimo que si se suman de manera lineal representa un incremento de 75%, pero si se suma de manera acumulada equivale a un alza de 97,3%. Sin embargo, la inflación acumulada extraoficial que se ha podido conocer llega a 141,5% en promedio desde enero a septiembre.