• Caracas (Venezuela)

Economía

Al instante

Aterra falló en su primera prueba

Subestación La Horqueta / Leonardo Noguera

Subestación La Horqueta / Leonardo Noguera

Equipo especial de custodia de instalaciones eléctricas había hecho simulacro en San Gerónimo cuatro días antes del apagón. Está integrado por milicianos, trabajadores de Corpoelec y miembros del Frente Francisco de Miranda 

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

El nombre completo es Fuerza de Alerta Temprana y Repuesta Rápida. Sus creadores emplean una sigla para resumir las últimas cuatro palabras: Aterra. Esa es la denominación de un grupo especial constituido por milicianos, trabajadores de la Corporación Eléctrica Nacional y miembros del Frente Francisco de Miranda,  que fue creado a finales de noviembre para reforzar la protección de las instalaciones eléctricas y para actuar en caso de contingencias en el sistema. La existencia del equipo, sin embargo,  no sirvió para impedir el apagón que sucedió el lunes en 19 estados y Caracas, y que ocurrió, de acuerdo con la versión oficial, por un supuesto sabotaje ejecutado a 4 kilómetros de la subestación San Gerónino en el estado Guárico.

Corpoelec informó cuatro días antes del apagón sobre las medidas preventivas adoptadas en la subestación San Gerónimo. El título de la nota fue el siguiente: “Realizado con éxito simulacro de plan de defensa de la Fuerza Aterra”. Williams Díaz, subcomisionado estatal de Corpoelec, fue citado en el comunicado y así explicó el propósito de la práctica: “Esta actividad estratégica obedece en su fundamento a mantener un funcionamiento confiable y continuo del sistema eléctrico, en cualquiera de los procesos: generación, transmisión y distribución”. Más allá de esas afirmaciones, Jesse Chacón, ministro de Energía Eléctrica y presidente de Corpoelec, dijo ayer que se requeriría al Ejército de Estados Unidos para custodiar todas las líneas del país, aunque fuentes internas de la corporación insistieron en que bastarían más recursos para aplicar debidamente los planes para prevenir los daños de piezas clave del sistema.

La Fuerza Aterra ha hecho simulacros semejantes en otras subestaciones como La Horqueta, Aragua, e incluso en las centrales hidroeléctricas de Bolívar. La creación del grupo fue la más reciente medida de reforzamiento de la seguridad de la infraestructura eléctrica nacional, la cual, de acuerdo con los anuncios presidenciales, ha sido militarizada por lo menos tres veces en el año: en abril, en septiembre y el lunes. El presidente Nicolás Maduro ha repetido que fallas mayores ocurridas en el sistema en 2013 han sido consecuencia de atentados perpetrados por saboteadores. Para muchos ciudadanos lo anterior es sinónimo de claras faltas en la seguridad o de un intento por ocultar dificultades asociadas a la falta de inversión y cuidado de los equipos. Preguntas como esta se leían ayer en la página pro gubernamental Aporrea: “¿Será que los que custodian son cómplices?”. Y comentarios como estos aún se publicaban en Twitter: “El sabotaje es provocado por la falta de inversión en 14 años” (@Juan_Carlos_01).

El éxito de las acciones de sabotaje aludidas por el gobierno no ha provocado medidas como la destitución de oficial alguno de la FAN, la Milicia Bolivariana, Corpoelec o del ministerio por fallas en la custodia del sistema. Tampoco el Ministerio Público ha informado sobre la presentación de cargos contra algún ciudadano al que se haya responsabilizado por el penúltimo apagón, el del 3 de septiembre. Una nueva investigación se abrió por la interrupción del servicio ocurrida el lunes y se verá si se establecen penas por ellas siguiendo las palabras presidenciales.