• Caracas (Venezuela)

Economía

Al instante

Luis Berrizbeitia: “Aporte al Inces es una contribución para construir el Estado socialista”

Luis Berrizbeitia | Ernesto Morgado

Luis Berrizbeitia | Ernesto Morgado

El Instituto Nacional de Capacitación y Educación Socialista este año ha recaudado 2,2 millardos de bolívares (96% del presupuesto). “Nuestra meta es ser autosuficiente en 2014”, dijo su presidente

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

El presidente del Instituto Nacional de Capacitación Socialista, Luis Berrizbeitia, informó que el aporte de los empresarios y los trabajadores al Inces tiene que ser para el Estado como lo establece la ley de 2008, la cual incorporó la letra s al otrora Instituto Nacional de Capacitación Educativa, INCE.

La legislación indica que los patronos tributan trimestralmente 2% del salario normal del total de la nómina, mientras que la tasa de los trabajadores es anual y representa 0,5% de sus ingresos. Afirmó que de un organismo que satisfacía las necesidades capitalistas de los empresarios, el nuevo Inces está para servir al pueblo.

La institución cumple el próximo jueves 54 años de fundado en medio de una polémica sobre la gestión de Berrizbeitia y el sindicato de trabajadores, el cual advierte que la directiva distorsiona la visión y misión del organismo mediante la sustitución de los cursos por proyectos a cargo de las comunas.

El funcionario aseveró que los programas corresponden al nuevo concepto en el que el trabajo es un hecho social a diferencia del modelo anterior, basado en el capitalismo. Añadió que en los últimos 14 años, desde que Hugo Chávez llegó a la Presidencia, el Inces, junto con el país, ha quemado las diferentes etapas para llegar al socialismo. Reconoció que el instituto del pasado cumplió su función formativa, pero los empresarios eran los que imponían las políticas.

En marzo pasado, Berrizbeitia, de 36 años de edad,  pasó de director a presidente del Inces. Recordó que se identificó con el socialismo cuando estudiaba Comunicación Social en la Universidad Central de Venezuela, de la cual egresó en 1997. En Argentina cursó Filosofía Política.

—El sindicato pide claridad sobre la gestión económica del Inces.

—Aquí no hay nada que esconder. Las cuentas están claras. La recaudación de 2012 fue de 2,7 millardos de bolívares y la de 2013, hasta la primera semana de agosto, alcanzó 2,2 millardos de bolívares. Los recursos permiten cubrir 96% del presupuesto del Inces que destina 76% al gasto de nómina y 24% a la capacitación e inversión. Nuestra meta es lograr la autosuficiencia económica en 2014.

—Pero la sustitución de los cursos de capacitación por proyectos financiados por las comunidades hace pensar a los contribuyentes, patronos y trabajadores, que no hay una contraprestación por su aporte

—El aporte al Inces es una contribución para construir el Estado socialista que todos queremos. Antes del gobierno revolucionario la cotización era exclusivamente para satisfacer el concepto capitalista del lucro, sin importar la satisfacción del trabajador y la sociedad. Además, los aportes son obligatorios  como lo establece el decreto con rango, valor y fuerza de ley del Inces, vigente desde 2008.

—Pero los empresarios pagan también por la formación en centros delegados, como la Fundación Don Bosco…

—Ese desembolso se les reconoce con un descuento en el aporte conforme a la ley. Lo que no tiene descuento es el programa de pasantías de los aprendices.

Las empresas se quejan de la tardanza en la entrega de la solvencia.

—Si están al día con sus trabajadores, la solvencia se les da el mismo día de la solicitud.

—El sindicato insiste en que el nuevo modelo distorsiona la visión del maestro Luis Beltrán Prieto Figueroa, fundador del INCE.

 —El maestro Prieto era de pensamiento socialista y eso se refleja en la nueva programación de Inces, en la que las comunidades interactúan y presentan sus ideas dentro de la formación integral. Tenemos 2.042 proyectos con las comunidades en todo el país que imparten 400 y 600 horas, muy diferente al pasado cuando se dictaban cursos sectorizados de menos de 50 horas. Eso no quiere decir que se eliminaron los cursos individuales, sólo que se debe reunir el número requerido de participantes.

—¿Y la Misión Che Guevara?

—Dio paso a la Gran Misión Saber y Trabajo que ha beneficiado más de 200.000 personas en las áreas industrial, construcción, avícola, mecánica automotriz, educación, salud y turismo, entre otras.

—Los instructores también se quejan.

—En 2011 hicimos un censo. Comprobamos que la lista estaba abultada y 6.800 dictaban cursos de manera regular. Aclaro que ellos no realizan labores de capacitación e instrucción todo el año, sino que son contratados por el tiempo que dura la formación. Ahora pasaron a ser maestros-pueblo y la mayoría respalda la nueva visión del Inces de formar emprendedores para el nuevo Estado socialista.

—Aseguran que en las actividades de formación sólo se dicta el socialismo y los participantes deben ser del PSUV.

—Eso es falso. La inclusión es la esencia del nuevo Inces.

—¿Acudirá a la Asamblea Nacional como lo solicitó hace una semana el sindicato?

—En esa oportunidad también participaron maestros-pueblo y trabajadores del Inces que acompañan la nueva visión. Claro que iré a la Asamblea, pero no se tratará de una interpelación como cree el sindicato.