• Caracas (Venezuela)

Economía

Al instante

Altos precios de bombillos ahorradores anulan la Banda Verde

Los suscriptores con medidor cargan peso de las tarifas | Ilustración Lemus

Los suscriptores con medidor cargan peso de las tarifas | Ilustración Lemus

Cuando se queman, los usuarios prefieren utilizar el foco incandescente, que es más barato pero ineficiente

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

En la meta de bajar el consumo eléctrico nacional, que actualmente está entre 17.000 y 18.000 megavatios mensuales, las autoridades apuestan por el bombillo ahorrador. Sin embargo, el incremento desmesurado del precio de cada luminaria pone en jaque el objetivo de la campaña de la Banda Verde que adelanta el gobierno para fomentar el uso eficiente de la energía, informaron fuentes del sector.

En un recorrido por ferreterías y comercios se observó que el precio de los bombillos eficientes se disparó, entre 2014 y la actualidad, de 80 a 750 y 800 bolívares los hechos en China o Vietnam. Los de  marcas más reconocidas en el mercado pasaron de 200 a entre 1.600 y 3.800 bolívares si es tecnología led.

“Con esos precios los usuarios prefieren adquirir el bombillo incandescente, por ser más económico a pesar de que absorbe mucho más energía”, sostuvo un informante que solicitó no mencionar su nombre. Actualmente, la luminaria incandescente se comercializa entre 165 y 200 bolívares, cada una.

Otro vocero que pidió también el anonimato explicó que los suscriptores comerciales y residenciales, especialmente los de la clase media que no cuentan con la instalación gratuita del bombillo ahorrador por el Estado, optan por pagar más en el recibo de la luz que comprar una luminaria más costosa.

Mediante el convenio de cooperación energética entre Venezuela y Cuba, el gobierno importa desde 2010 los bombillos ahorradores que instala en los hogares de zonas populares y de la Misión Vivienda mediante operativos de Corpoelec, Corporación Eléctrica Nacional.

Ángel Navas, presidente de la Federación de Trabajadores Eléctricos, destacó que no ha habido continuidad en el plan de colocación de bombillos ahorradores. “Cuando un bombillo se quema, el usuario compra otro incandescente porque el energéticamente eficiente es muy caro”, expresó.

El representante de Fetraelec destacó que si el Ejecutivo mantuviera en el tiempo las campañas de instalación de bombillos ahorradores en los hogares, además de aplicar algún incentivo a los otros usuarios residenciales, el consumo de electricidad podría bajar entre 500 y 800 megavatios.

Sin embargo, encargados de ferreterías y tiendas alertaron que hay escasez de bombillos ahorradores e incandescentes, lo cual no es una buena noticia para los usuarios que a la vuelta de algunos meses no contarán con la pieza de recambio cuando se les queme una lámpara en el hogar, comercio o fábrica.

Esquema tarifario. Las fuentes consultadas refirieron que se desconoce el verdadero impacto sobre la reducción de la demanda nacional de energía como consecuencia de la Banda Verde, porque el Ministerio de Energía Eléctrica y Corpoelec no dan a conocer al público las cifras oficiales consolidadas, sino algunos números parciales.

“No se sabe cuántos megavatios se han ahorrado con la aplicación de las nuevas tarifas de la Banda Verde, además de que la mayoría de los usuarios desconoce cuánto consume en realidad porque no les llega el recibo de la luz con el consumo pormenorizado y en la taquilla sólo le entregan un comprobante con el monto que debe pagar”, señaló un vocero.

En junio de 2014, el ministro de Energía Eléctrica y entonces presidente de Corpoelec, Jesse Chacón, presentó el estudio sobre la Banda Verde, que fija las tarifas del servicio en el sector residencial bajo los parámetros de la temperatura ambiental y el consumo promedio por región.

Para los Andes y la Gran Caracas se establece una banda entre 0 y 500 kilovatios/hora mensuales, en occidente hasta 600 kw/hora, mientras que en Guayana, los Llanos, centro y oriente del país el tope es 700 kilovatios/hora. El esquema establece para la región insular y el estado Zulia consumos de hasta 900 y 1.300 kw/hora mensuales, respectivamente.

Chacón señaló que el usuario que sobrepase los niveles máximos de demanda de su región pagará un precio más elevado en su tarifa. Alegó que Venezuela registra uno de los consumos de electricidad per cápita más altos del mundo y a la vez tiene las tarifas más bajas por la prestación del servicio.

Dijo que de la demanda nacional eléctrica (más de 18.000 megavatios) el sector residencial es el mayor consumidor, 37,57%, frente a 12,95% de la industria, lo cual es una distorsión. Por ello, insistió en que se debe cambiar la cultura de consumo en los usuarios residenciales, lo cual requiere una campaña de toma de conciencia sobre el uso racional y eficiente de la energía y reducir la demanda nacional.

Chacón indicó que el presidente Nicolás Maduro daría a conocer las nuevas tarifas eléctricas, pero no lo ha hecho. Otro de los informantes consultados señaló que “eso no ha impedido que el esquema se esté aplicando ahora; además se desconoce si se cumplió la meta de bajar el consumo, establecida en 2014”.

El presidente de Fetraelec indicó que otro factor que impide disminuir la demanda eléctrica es que 3.000.000 de hogares no tienen medidor y, como no pagan la luz, consumen más. Navas considera injusto que los 6,5 millones de usuarios del país que poseen medidor sean los que carguen con el peso de las tarifas de la Banda Verde, pues no tienen otra salida que pagar o les cortan el servicio.

El sindicalista explicó que por el déficit de medidores y otros en funcionamiento que no registran bien el consumo y requieren ser sustituidos, Corpoelec deja de facturar, y por tanto de cobrar, entre 38% y 40% de la electricidad que genera. A su juicio, es urgente solucionar los problemas del sistema de medición y cobranza de la corporación, para lo que se requiere modernizar las oficinas de atención al público.

Campaña que no cala
Pese a que el portal web de Corpoelec y los medios de comunicación publicitan la campaña “Quédate en la Banda Verde”, ella no ha calado entre los usuarios, según una encuesta realizada en varios centros de atención al público de Corpoelec.

“No conozco qué es la Banda Verde. Cada vez me viene el recibo más caro: de 110 bolívares pasé a 365 bolívares”, expresó José Hernández. Agregó que no ha visto la cuña en la televisión y no posee Internet, por lo que la campaña le es ajena.

Una usuaria que solicitó no mencionar su nombre indicó: “He escuchado de la Banda Verde, pero no sé exactamente qué es”. Recientemente le entregaron un apartamento de la Misión Vivienda y paga por la luz entre 38 y 40 bolívares mensuales porque tiene pocos artefactos.

“He escuchado algo de la Banda Verde por la televisión, pero no le he puesto mucha atención. Lo que sí sé es que el recibo no me llega desde hace seis meses y no puedo hacer un seguimiento para saber si mi consumo de electricidad disminuyó”, refirió Raquel Suárez.