• Caracas (Venezuela)

Economía

Al instante

Altos precios de artículos limitan prácticas deportivas de los niños

Dueños de tiendas admiten que los precios se han disparado tres y cuatro veces porque la mayoría de los artículos son importados | Foto Williams Marrero

Dueños de tiendas admiten que los precios se han disparado tres y cuatro veces porque la mayoría de los artículos son importados | Foto Williams Marrero

Padres señalan dificultades económicas para que sus hijos practiquen en su tiempo libre beisbol, fútbol, natación o kárate, sobre todo, cuando un bate y un kimono cuestan 35.000 y 17.900 bolívares 

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

Nora Jiménez tiene dos hijos en primaria que juegan fútbol en el colegio y los entrenadores le dicen que los muchachos son prospectos para destacar en ese deporte. “Se me hace muy difícil mantenerlos en esa actividad porque mi esposo y yo ganamos un poco más del salario mínimo y los precios de los implementos se han triplicado”, dijo.

Contó que una pelota buena para las prácticas y los partidos cuesta entre 6.000 y 9.000 bolívares y como los niños crecen tan rápido debe reponer zapatos y uniformes. Los primeros están en 25.000 bolívares y los shorts y franelas se consiguen en 4.000 y 6.000 bolívares, respectivamente.

El beisbol no resulta más económico, pues un guante llega a 9.900 bolívares, la pelota a 400 bolívares y el bate a 35.000 bolívares, a lo que se suma el costo de la camisa y el pantalón, que se consiguen desde 3.000 y 5.000 bolívares, cada uno.

“Mis hijos juegan beisbol desde hace cinco años, pero en ese entonces nos donaban los uniformes. Ahora con la crisis se cerró esa posibilidad y hay que comprarlos”, dijo María Martínez, que vive en un barrio de Caracas.

En el baloncesto la situación no es muy diferente, los precios de la pelota, una franela y el short están en 4.430, 4.500 y 6.000 bolívares, respectivamente.

La raqueta de tenis cuesta 25.000 bolívares y las pelotas 2.000 bolívares la unidad, pero hay que cambiarlas periódicamente porque se deforman.

Los dueños de tiendas admiten que los precios se han disparado tres y cuatro veces porque la mayoría de los artículos son importados, igual que los componentes de los productos hechos en Venezuela. “El gobierno no da dólares preferenciales para el deporte por lo que debemos comprar a dólar libre”, indicó un distribuidor que pidió no citar su nombre.

Agregó que hay dificultades para conseguir productos importados más económicos como los zapatos de China, que costaban 10.000 y 12.000 bolívares. Ahora solo se encuentran los de marca a partir de 25.000 bolívares.

“Nos queda poca mercancía. Lo que estamos vendiendo son inventarios y los tenemos a precio viejo, pero aún así la gente nos compra menos porque destina sus ingresos a cosas más prioritarias como la comida y la educación de los hijos”, señaló la encargada de un local que también solicitó no mencionar su nombre.

El kárate es otra disciplina deportiva difundida en el país, sin embargo un mono para niño o niña sale en 17.900 bolívares, mientras que en la natación los trajes de baño están entre 4.500 y 6.500 bolívares, y las tablas entre 1.200 y 5.000 bolívares, estas últimas para surf.

Joselin Marquina refirió que tiene dos niñas inscritas en natación, pero evalúa si podrá continuar costeando esa actividad debido a los altos precios que paga en la escuela privada donde sus hijas practican el deporte.

“El ciclismo siempre ha sido caro, pero no como ahora. Cada vez que se daña una rueda lloro porque reponerla cuesta entre 5.000 y 15.000 bolívares”, expresó Víctor Acosta, que practica ese deporte desde hace 20 años. Añadió que el precio de una bicicleta profesional alcanza 500.000 bolívares.