• Caracas (Venezuela)

Economía

Al instante

Alta inflación y escasez llevaron a devaluar

Bancas de inversión advierten que el monopolio de Cadivi en la autorización de divisas causará más retrasos en las asignaciones

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

El aumento de la inflación en los alimentos y bebidas no alcohólicas, de 5,5% en enero, y el repunte a 20,4% en la escasez de productos fueron los detonantes que llevaron al Gabinete Económico a decretar la devaluación del bolívar, según un informe de la firma Credit Suisse. Agrega que la ausencia de ajustes en los precios de algunos bienes también ha representado una limitación para las importaciones del sector privado. “La presión de estas condiciones se hizo evidente en los dramáticos indicadores del BCV”, dice el banco europeo.

Otro indicador que encendió las alarmas fue el de diversidad de productos que pasó de 160,4 puntos a 90,5 puntos en un mes, indica la firma.

“Parece que el Gobierno prestó atención a una encuesta de opinión pública que señala que la escasez es quizá un evento mucho más sensible desde el punto de vista político que la inflación”. Añade que también da la impresión de que el Ejecutivo “quiere contener la inflación a través del incremento de controles sobre las importaciones”.

Citi explica que el problema de la inflación y la escasez en Venezuela no es monetario sino de suministro de divisas. La información oficial muestra que hay retrasos hasta de seis meses en la liquidación final de la divisas, lo que puede empeorar ahora con la eliminación del Sistema de Transacciones con Títulos en Moneda Extranjera al dejar en manos de Cadivi todas las aprobaciones de divisas prioritarias y no prioritarias.

Asegura que si la devaluación va acompañada de un mecanismo de apertura del mercado paralelo la inflación podría cerrar el año en 25%, pero si no es así calculan que llegará a 30%.

La devaluación reduce la brecha fiscal de 12,3% a 9,3% del producto interno bruto, por lo que el Gobierno necesitará pedir menos dinero y disminuir el financiamiento extrapresupuestario, afirma Credit Suisse.

Morgan Stanley indica que una vez producida la devaluación, el próximo gran riesgo en Venezuela es el financiamiento del servicio de la deuda, que se incrementará en la segunda mitad del año. “La negativa de los chinos de proveer financiamiento fresco en enero hará que la deuda se incremente y es probable que las autoridades tengan que acudir al mercado de bonos internacional”.

JP Morgan asegura que para las empresas locales con necesidades de divisas la devaluación será bienvenida sólo en el caso de que Cadivi –ahora guiada por el Órgano Superior de Optimización del Sistema Cambiario– agilice la aprobación de las solicitudes. “Sin embargo, como ya se ha visto, el récord de Cadivi en aprobaciones es deficiente”. La firma modificó su perspectiva inflacionario para 2013 y la situó en 35%
Bank of America Merrill Lynch prevé una nueva devaluación para principios de 2014 y asevera que este año la contracción económica llegará a -3,6%.