• Caracas (Venezuela)

Economía

Al instante

Alquileres representan 1% de las operaciones inmobiliarias

Hay alquileres en Altamira que superan los 300.000 bolívares al mes | Foto Leonardo Noguera / Archivo

Hay alquileres en Altamira que superan los 300.000 bolívares al mes | Foto Leonardo Noguera / Archivo

La promulgación de la ley para el control de arrendamientos ha fomentado transacciones en dólares

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

Desde la promulgación de la Ley para la Regularización y Control de los Arrendamientos de Vivienda, aprobada por el presidente Hugo Chávez en noviembre de 2011, los alquileres pasaron de representar 30% de las operaciones inmobiliarias a menos de 1%, informó Aquiles Martini, presidente de la Cámara Inmobiliaria de Venezuela.

La ley fue creada con la intención de regular los costos de los cánones y facilitar el acceso a la vivienda, sin embargo, expertos señalan que el efecto ha sido lo contrario. “La legislación terminó de fulminar el mercado. La gente no la está cumpliendo porque se resisten a acatar algo que es inviable”, expresó.

La opción de alquilar se vio afectada por primera vez hace 10 años cuando se decretó la congelación de precios de alquileres. “Esto redujo la oferta 50%”, recordó Raimundo Orta Poleo, coordinador de la Asociación de Propietarios de Inmuebles Urbanos.

Posteriormente, con la prohibición del desalojo, producto de una sentencia del Tribunal Supremo de Justicia, la contracción del mercado llegó a 80%. “Con la ley de arrendamiento bajó nuevamente para reducirse 98% en 10 años”, agregó.

“Prácticamente el mercado se extingue porque la ley de control de arrendamiento tiene dos aspectos que son fatales: el primero es una valorización para el cálculo del canon que descarta la ubicación. Segundo, crea un procedimiento para juicios de desocupación que es engorroso y absurdo”, afirmó Orta Poleo.

Las distorsiones generadas por la escasez de viviendas en alquiler derivan en los altos precios de ese 2% restante. Orta Poleo explicó que estas ofertas están dirigidas a empresas transnacionales y embajadas que necesitan colocar a ejecutivos expatriados o diplomáticos. Otro porcentaje corresponde a estafadores y especuladores, dijo.

En una revisión de los clasificados se observó que las ofertas más económicas en el este de Caracas están en 30.000 bolívares mensuales. En Sebucán y Altamira los alquileres pueden superar 300.000 bolívares en apartamentos muy lujosos.

“Ese aviso se pone en bolívares, pero piden dólares. No puedo considerar eso como oferta porque no está ajustado a la demanda, la gente no puede pagar eso”, sostuvo Orta Poleo. Añadió que este es el resultado de la aplicación de la ley que inhibe a los propietarios a alquilar sus inmuebles. “Se trata de ofertas ilegales porque todo debe estar regulado por la Sunavi”, dijo Martini.

 

Pocos desalojos. El principal motivo de la caída en el mercado de arrendamiento es el retardo y dificultad para realizar desalojos. La superintendente Ana Marina Rodríguez informó en agosto que habían reubicado a 40 familias en refugios. “Los desalojos son esporádicos, la semana pasada hubo uno”, informó Yuriani Prado, presidente de la Red Metropolitana de Inquilinos.

La cifra ofrecida en agosto por la superintendente representa 0,06% dentro de los 60.000 casos de desocupación que no han podido ser cerrados, debido a que la Sunavi no ha podido reubicar a los inquilinos en una vivienda o refugio como lo establece la ley. Orta Poleo explicó que la legislación establece que a cada propietario se le debe asignar un defensor público, pero la Sunavi no tiene suficientes funcionarios. “Los juicios quedan estancados”, manifestó.


El Dato

Los alquileres vacacionales han disminuido 50% por temor a que los arrendadores se queden con el inmueble, informó Raimundo Orta Poleo, coordinador de Apiur. La situación es peor en las pensiones. Indicó que las personas que alquilaban habitaciones, sobre todo en el municipio Libertador, no las han abandonado. “Hay cerca de 400 y 800 pensiones tomadas”, añadió.