• Caracas (Venezuela)

Economía

Al instante

Alimento balanceado para animales y abastecimiento

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

El desabastecimiento de productos de consumo masivo de origen animal como el pollo y la leche, y lo costoso de los huevos y el cerdo entre muchos otros rubros, son una consecuencia natural de la escasez del Alimento Balanceado para Animales, uno de los insumos más importantes y que en su fabricación requiere de materia prima en su mayoría importada, y cuyo suministro está afectado por la actual escasez de divisa.

Para cualquier país, garantizar la producción de los alimentos en su territorio es la base de la soberanía alimentaria, es una realidad sobre la cual se ha fundamentado el desarrollo económico de muchos países y a la que Venezuela no escapa, es por ello que sin importar lo difícil que parezca ser en un principio, el sector agrícola es prioritario a la hora de garantizar los factores necesarios para la producción.

La producción animal venezolana se basa principalmente en el uso de Alimentos Balanceados para Animales, conocido como ABA por sus iniciales. La demanda total anual de ABA del país ronda las 8 millones de toneladas, de las cuales el 46% es para pollos de engorde, un 33% es para alimentar gallinas ponedoras, 12% es para cerdos y el restante 9% para la producción de otros animales, o sea que casi el 80% del ABA es para la alimentación de Aves. Es importante conocer a grandes rasgos como se desarrolló la tecnología del ABA en los países pioneros en esta técnica.

Comienza por un fortalecimiento de la agricultura,  que permitió a estos países tener excedentes en sus cosechas y los subproductos provenientes de la agroindustria, con lo que empezaron a alimentar a los animales de cría; no fue difícil que se dieran cuenta de que al mezclar diferentes subproductos y excedentes se obtenían mejores resultados. Luego los aportes de ciencias como la nutrición animal, la veterinaria y la zootecnia han permitido ir perfeccionando la técnica hasta llegar a los ABA de altísimo rendimiento que se tienen a disposición del mundo hoy día.

Venezuela en su momento copio el patrón tecnológico completo, es decir, inclusive con las materias primas desarrolladas en estos países, mas no entendió los principios allí aplicados, por  lo cual las fábricas venezolanas de ABA dependen en su mayoría de materias primas que deben importarse, factor crítico en una situación de escasez de divisas.

En el país hay un talento humano excepcional calificado en alimentación animal, que ha publicado gran cantidad de trabajos de investigación, en los cuales sustituyen materias primas tradicionales (maíz amarillo, sorgo y soya en su mayoría) por otras alternativas de mayor disponibilidad local como yuca (tanto la raíz como la hoja), la batata (raíz y hoja), la auyama, y una gran cantidad de plantas como el botón de oro, el mata ratón, la chiga, la morera e incluso la moringa.

Evaluando las fábricas de ABA en Venezuela, Se cuenta con al menos 62 fábricas que juntas tienen una capacidad nominal de 13.407.336 toneladas anuales, más de 5.400.000 toneladas anuales de las que el país demanda. Sin embargo,  su capacidad operativa estaba para el 2.014 en 5.097.782,16 toneladas, casi 3.000.000 de toneladas por debajo de la demanda nacional, debido a la poca materia prima importada disponible, y la falta de máquinas, repuestos y consumibles.

Se entiende entonces que el problema del abastecimiento del ABA no se resuelve instalando más fábricas de ABA, sino con agroindustrias capaces de convertir en harinas las materias primas localmente disponibles ya mencionadas, invertir en las adecuaciones tecnológicas necesarias para que las fábricas de ABA puedan usarlas en sus formulaciones, además del fortalecimiento de la producción nacional  de maíz amarillo, sorgo y soya.

Finalmente existen algunos ABA que se podrían fabricar casi totalmente con materias primas nacionales, son el caso de especies como el conejo, la cachama, los ovejos, las cabras, vacas lecheras e incluso el cerdo, quedando para la importación solo minerales, fosfatos de calcio y algunos aminoácidos, eso mientras adquirimos la tecnología para fabricarlos también en el país. Mientras que en las aves la sustitución podría ir entre un 20 y un 50% de los requerimientos de importación lo cual significaría para el país un importante ahorro de divisas.