• Caracas (Venezuela)

Economía

Al instante

Alcasa y Venalum negociaron compra de coque a China

Los presidentes de las compañías aseguran que ahorrarán 100 dólares por tonelada del mineral adquirido en el país asiático

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

Las empresas del aluminio decidieron sustituir los habituales proveedores de coque calcinado, utilizado para la fabricación de ánodos de carbón que se requieren para la producción del metal, por la compañía china Weifang Lianxang Carbon Ltd.
La primera compra fue de 20.000 toneladas, para cubrir un déficit del insumo en las plantas de carbón y evitar el cierre de otras celdas en las reductoras Alcasa y Venalum.
La adquisición del insumo ha sido controvertida pues, según el director laboral de CVG Venalum, Luis Vásquez, el producto no ha sido sometido a varios protocolos de compra como escala de blanco (en los laboratorios) ni prueba industrial, con lo cual se desconoce si puede causar algún tipo de reacción en los trabajadores.
Vásquez denunció que tomando como referencia otros casos como la compra de 36.000 “mascarillas chimbas” en 2010, el pago de fluoruro de aluminio (otro insumo) fuera de especificaciones y la desincorporación de 320 celdas que costó al Estado millones de bolívares, habría que hacer contraloría sobre esta compra.
A raíz del señalamiento, las gerencias de Venalum y Alcasa decidieron retomar la comisión de materias primas. El gerente general de planta de Venalum, Luis Martínez, afirmó que las compras conjuntas de materia prima a compañías chinas han permitido una reducción en el costo de aproximadamente 100 dólares por tonelada y un ahorro de 1,5 millardos de dólares.
En el caso del coque indicó que el precio es de 460 dólares, mientras que la tonelada a precio de puerto estadounidense cuesta 560 dólares. “Toda esta explicación a los trabajadores y a la comunidad es para salirle al paso a los agentes de las transnacionales, que históricamente han monopolizado las ventas de materia prima de las empresas básicas de Guayana, lo que ha ocasionado daño económico”, dijo.
El presidente de CVG Alcasa, Ángel Marcano, declaró que las denuncias eran parte del desconocimiento. “Eso lo dicen quienes nunca han entrado a un laboratorio”.

Parado por pago. Desde el 1° de noviembre el buque Great Harmony con bandera de Hong Kong, está parado en la milla cero esperando que CVG Alcasa concrete el pago para desembarcar en el puerto de Matanzas, en Puerto Ordaz.
Vásquez señaló que el intermediario, Printemps Limited, estaría presionado para que el pago se hiciera por adelantado, pues el buque trae materias primas como coque, fluoruro y criolita, cuyos inventarios en planta están en cero.
Según el reporte diario de producción, queda “cero inventario de coque”, 14 días de criolita y un día de fluoruro de aluminio. Todas esas materias primas sirven para la producción de aluminio y mantener la temperatura de las celdas.
Parte del cargamento fue cancelado con recursos del Fondo Conjunto Chino Venezolano. Los antiguos proveedores de coque eran Rain Calcining Limited  y Oxbow Corporation.
“Si todo debe pagarse por adelantado, ¿cuál es el financiamiento y la solidaridad con las empresas básicas? Se está haciendo lo mismo que se hacía antes. Yo los reto a que muestren el informe de aprobación de control de calidad”, exigió el director laboral.
Por cada día varado en la milla cero calculan que se paga entre 7.000 a 10.000 dólares diarios.

Coque made in Venezuela
Alrededor de 500 millones toneladas de coque verde están apiladas en el criogénico de Jose en Anzoátegui, mientras las empresas del aluminio gastan millones de dólares de su presupuesto en compra de coque calcinado de petróleo en el exterior.
En el país ya se han hecho varias pruebas industriales y existe el proyecto para la construcción de la planta de coque calcinado que permitiría transformar el material acumulado en Anzoátegui y sustituir las importaciones.
El secretario general del Sindicato Único de Trabajadores de CVG Carbonorca, Emilio campos, indicó que ese proyecto data de hace 10 años y, a pesar de que fue presupuestado, sólo se han hecho algunas pruebas industriales para usarlo como material de empaque.
De acuerdo con el documento del Plan Guayana Socialista, la construcción de esta planta se calcula en 1,05 millardos de bolívares, distribuidos en un cronograma por ejecutar entre 2011 y 2013.