• Caracas (Venezuela)

Economía

Al instante

“Ahora tengo más trabajo pero no encuentro los materiales”

Las agujas de máquinas de coser son las más difíciles de conseguir | Foto Ana Díaz

Las agujas de máquinas de coser son las más difíciles de conseguir | Foto Ana Díaz

Faltan cierres, botones e hilo negro, azul y blanco para el arreglo de piezas, dijo el sastre José Rafael Vivas 

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

José Rafael Vivas vino a Caracas desde Cúcuta, Colombia, hace 52 años y desde entonces se desempeña en la costura. Se define como un sastre remendón. Afirmó que nunca antes sufrió la escasez de materiales e insumos para su oficio como ahora, que actualmente es más demandado porque se ha incrementado la reparación de prendas por lo costoso que resulta comprar ropa nueva.

“Ahora tengo más trabajo pero no encuentro los materiales para atender un mayor número de clientes”, contó Vivas. Refirió que entre los materiales difíciles de conseguir están los cierres, especialmente los de metal, y mucha gente le lleva pantalones para que les repongan la cremallera.

También faltan botones, hilos –negro, blanco y azul, los de mayor demanda– y agujas para la máquina de coser, la cual cuida como una joya porque si se daña la reparación es muy cara, además de que no se encuentran los repuestos. “Cada vez que se parte una aguja sudo porque son las más escasas e indispensables para realizar el trabajo”, expresó.

Otra dificultad es el incremento constante de los precios. Por ejemplo, el rollo de hilo que costaba entre 90 y 110 bolívares pasó a 495 bolívares, mientras que el cono pasó de 5.000 a 9.800 bolívares, señaló Vivas.

Zulema Rodríguez, costurera a la medida desde hace más de 20 años, dijo que conseguir las telas adecuadas es un problema: “Los clientes escogen la tela para la prenda que voy a confeccionar, pero no la hallan en las tiendas y desisten de que les haga el trabajo”.

Indicó que un ministerio le hizo un encargo grande: coser las blusas del uniforme de las empleadas, sin embargo le fue difícil entregar el pedido a tiempo por las dificultades para encontrar los botones de tamaño mediano.

Jerusha Peñate, asistente de Rodríguez, añadió que “además del negro, blanco, azul, los hilos turquesa y vinotinto son dificilísimos de hallar, igual que los cierres, gafetes y broches”

La costurera destacó que los presupuestos a los clientes se hacen por semana porque en ese tiempo los precios se disparan para la confección de ropa de estreno y para los arreglos de pantalones, vestidos, chaquetas, entre otras prendas.