• Caracas (Venezuela)

Economía

Al instante

Afirman que situación del país hace más necesaria la acción social de las empresas

La interacción con las comunidades es un instrumento de conciliación ciudadana, dijo Carlos Tejera, directivo de Venamchan

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

La situación política, social y económica de Venezuela la hacen un país difícil para las empresas, no obstante este es el mejor momento para profundizar los programas de responsabilidad social con los trabajadores y las comunidades, dijo Carlos Tejera, vicepresidente de Venamcham, Cámara Venezolano-Americana de Industria y Comercio.

Agregó que pese a las dificultades para hacer negocio, reflejadas en los lugares más rezagados que ocupa el país según diferentes estudios internacionales, las empresas apuestan por Venezuela.

En el foro Perspectivas sociales 2014. Conciliación herramienta de paz, organizado por Alianza Social Venamcham, Tejera recordó que desde hace más de 15 años las empresas asociadas adelantan programas de acción social para mejorar el entorno de las comunidades y el medio ambiente.

En el evento, que reunió en la Quinta Esmeralda de Caracas a más de 300 asistentes, se hizo un homenaje al Dividendo Voluntario para la Comunidad por sus 50 años de labor y pionera de la acción social del sector privado en Venezuela.

El padre Luis Ugalde, ex rector de la Universidad Católica Andrés Bello, se refirió a la experiencia de la comunidad de La Pradera, en La Vega, Caracas, con proyectos de autoconstrucción a partir de la ocupación de los terrenos. Agregó que hoy el sector tiene centros de salud y comunitario, y otras facilidades, gracias al aporte de empresas a través del Dividendo Voluntario de la Comunidad, la UCAB, Fe y Alegría y otras organizaciones.

Destacó que una de las claves para hacer comunidad y hacer país, en la relación empresa-comunidad, es exigir y creer en las capacidades de la gente y retarlas para que las desarrollen. "No hay cosa peor que tratar a la gente pobre como pobrecitos".

Ramón Sosa, presidente del DVC, señaló que la institución fue fundada por iniciativa de los empresarios Eugenio Mendoza y Gustavo Vollmer, quien estuvo presente en el foro y recibió un efusivo aplauso como agradecimiento a su trayectoria de acción social.

Sobre la conciliación, Vollmer aclaró que "hay una diferencia entre el interés político y el interés cívico. Cualquier cosa que se haga en el interés cívico incide en el entendimiento de las personas".

En su fundación el Dividendo Voluntario para la Comunidad constituyó un fondo con el aporte de empresas y empresario, que permitió la construcción de 289 escuelas rurales durante 3 décadas. En los noventa, el DVC siguió centrando su atención en la educación, en particular a la excelencia y la formación de directores y docentes.

A partir del año 2000 sus programas se enfocaron en Construcción de comunidad, modelo de inclusión de habitantes en la ciudadanía plena, documentada en una publicación de la Corporación Andina de Fomento, que fue bautizada con tierra del barrio La Morán, comunidad caraqueña centro de la experiencia.

En el acto también presentaron los resultados de los estudios acerca del Voluntariado en Venezuela, realizado por Fundación Telefónica, y sobre el estado de la Responsabilidad Social Empresarial, prácticas y tendencias, a cargo de Espiñeira, Pacheco y Asociados.

Las empresas consultadas en el estudio mencionaron que el principal obstáculo para incorporar la RSE a su estrategia de negocios es la insuficiencia de recursos.

El foro Perspectivas sociales contó con el apoyo de Cargill de Venezuela y Fundación Telefónica, como patrocinantes principales, acompañados de Corpañal, Fundación Banco Provincial, RSE Venezuela, Bancaribe, Seguros Venezuela, Pfizer, Diageo, United, Restorven, MP Consultores, Bimbo Venezuela, Monitoreo Digital, Cerámicas Caribe, Fundasitio, Microsoft Venezuela, Fundación KPMG, MRW, Techtroll, Business Venezuela y Cedca.

El evento culminó centrando su atención en El valor de tener valores, a cargo de Alberto Castellano y Tomás Sanabria, líder del proyecto de telemedicina Proyecto Maniapure.