• Caracas (Venezuela)

Economía

Al instante

Afirman que la economía crecerá y que el gasto público aumentará

Sostienen que el endeudamiento externo debe utilizarse para construir autopistas y puertos | Foto: Williams Marrero

Sostienen que el endeudamiento externo debe utilizarse para construir autopistas y puertos | Foto: Williams Marrero

Los economistas Rodrigo Cabezas y Efraín Velásquez coinciden en que la devaluación puede evitarse

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

Informes de organismos internacionales como el Fondo Monetario Internacional y la Comisión Económica para América Latina y el Caribe han advertido que aun cuando prevén un crecimiento económico para Venezuela el año próximo, el panorama es complicado tomando en cuenta que el país es altamente dependiente del petróleo. El pronóstico es respaldado por los economistas Rodrigo Cabezas, ex ministro de Finanzas y diputado por el Parlatino, y Efraín Velásquez, presidente del Consejo Nacional de Economía.

Cabezas afirma que la economía crecerá en 2013 –por tercer año consecutivo- y estará entre 3,5% y 5,5% del producto interno bruto. “En este escenario es posible avizorar un comportamiento del indicador del desempleo que no superará 7%, y una inflación de 18%”.


Velásquez coincide con Cabezas en que habrá crecimiento aunque un poco menor al que al que se registre en 2012. No obstante, difiere en lo que respecta a la inflación. Considera que el alza de los precios sí superará la meta establecida para este año que es de 20%.

“La estructura económica de Venezuela ha cambiado en los últimos cinco años y lo que se ve hoy es que el crecimiento económico está atado al consumo privado, es decir, que la economía crece al mismo nivel que el consumo privado. Esto evidencia que cada vez es menor el nivel de inversión”, afirma Velásquez.

Agrega que lo que está impulsando el consumo privado es el gasto público. “Es indispensable que el gasto público continúe siendo importante para poder tener un crecimiento positivo, porque en el caso contrario vendría una recesión”.

Devaluación

Cabezas indica que en una economía como la venezolana sólo tiene sentido estratégico devaluar si es para corregir la sobrevaluación del bolívar, siempre y cuando responda a un plan de industrialización para las exportaciones, a propósito de la entrada de Venezuela al Mercosur. Explica que, según la teoría, cuando se devalúa la economía se hace más competitiva y el sector externo sigue estancado. “Devaluar no conduce a que la economía mejore y si se hace para satisfacer temas fiscales o a una minoría exportadora no tiene sentido, porque el precio que paga la población con el aumento de la inflación es muy alto”.

Cálculos de la firma Ecoanalítica apuntan que el déficit fiscal puede cerrar este año en 16,7%. Al respecto Velásquez asegura que la devaluación podría reducir el déficit en unos cuantos puntos. Sin embargo, prefiere no especular sobre el porcentaje en el que puede ser movido el tipo de cambio.

Opina que la medida puede evitarse y aunque esa no sea la solución, advierte que con la reforma de la Ley del Banco Central de Venezuela en 2010 el instituto emisor puede apoyar financieramente la gestión fiscal. Esto se logra mediante la creación de dinero inorgánico (sin respaldo). “Eso quiere decir que devaluar y gestión fiscal tiene una relación actualmente muy directa”.

Endeudamiento

Velásquez señala que el endeudamiento para las naciones es una alternativa utilizada para apalancar el crecimiento y la inversión y no para generar gasto corriente. La razón está en que si no se utiliza para la inversión se afecta el crecimiento y tiene un costo por la inflación que se produce al aumentar el dinero circulante en la economía, pues presiona los precios al alza y termina perjudicando a los más pobres.

“Lo que hay que tener presente es que el tema fundamental de la restricción de cualquier país está en la cantidad de moneda extranjera que posee porque afecta su balanza de pagos”, indica Velásquez.

Añade que las importaciones se pagan con divisas y mientras menos divisas se destinen al desarrollo y más al pago de deuda o amortizaciones, el déficit aumenta. No sucede lo mismo cuando el endeudamiento es en moneda nacional aunque también tiene un efecto perverso, pues anticipa niveles altos de inflación.

Cabezas asegura que sin conocer las cifras de endeudamiento totales para 2013 se ha dado una discusión con prejuicios políticos electorales y que no hay una nación que no utilice el endeudamiento como fuente de crecimiento. “El tema clave para mi es el que tiene sabor a pueblo, es el peso del servicio de la deuda pública en la Ley del Presupuesto. Hasta ahora esa deuda sobre el PIB está en niveles aceptables y en el presupuesto de la nación se calcula el servicio en 15%”.

El diputado al Parlatino concuerda con Velásquez en que el gasto público aumentará y que el nivel de endeudamiento externo debe destinarse al gasto de inversión y no al gasto corriente. “Se debe utilizar para construir autopistas, puertos, escuelas, entre otros”.

Las perspectivas

La encuesta Latin Focus Consenso Forecast, que recoge las proyecciones de 16 firmas nacionales e internacionales que siguen la economía venezolana, destaca que el crecimiento para 2012 cerrará en 4,9% y en 2013 en 1,5%. El consumo privado al término de este año concluirá en 6,3%, pero se reducirá a 1,2% el año próximo. La inversión total para 2012 será de 14,6%, sin embargo caerá a -0,2% en 2013. En cuanto al gasto público se calcula que crecerá 6,6% para el cierre de este año y estará en 1,4% en el 2013.

En cuanto a la inflación señala que llegará a 21,4% este año y tendrá un alza importante el próximo año de 30,4%. El tipo de cambio oficial en 2012 seguirá en 4,30 bolívares, pero si se decide una devaluación en 2013 hay consenso en que el anclaje podría estar en 6,48 bolívares por dólar.