• Caracas (Venezuela)

Economía

Al instante

Afectado despacho de 12.000 toneladas de alimentos

Los trabajadores de Polar y Cargill se mantendrán en vigilia en los galpones | Foto Raúl Romero

Los trabajadores de Polar y Cargill se mantendrán en vigilia en los galpones | Foto Raúl Romero

La toma de galpones de Polar limitará la distribución de comida y bebidas en Caracas, Vargas y Miranda 

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

La toma del Ministerio de Vivienda y Hábitat de los centros de distribución de Alimentos Polar y Pepsi-Cola Venezuela en La Yaguara paralizó desde el miércoles en la tarde el despacho de alimentos y bebidas al área metropolitana de Caracas y los estados Vargas y Miranda, informó la empresa en un comunicado.

“Este es nuestro principal centro de despacho hacia 19 municipios, desde donde salen 12.000 toneladas de alimentos y 6 millones de litros de bebidas mensualmente a más 9.900 clientes”, dijo el director de Alimentos Polar, Manuel Felipe Larrazábal.

Ayer en la mañana los integrantes de 29 consejos comunales de Antímano se apostaron en los alrededores de la empresa a esperar al ministro de Vivienda, Ricardo Molina. Aseguraron que 140 familias serán beneficiadas con el proyecto de viviendas que decretó el presidente Nicolás Maduro en una visita a la comunidad el 26 de marzo.

“Pedimos que se reconsidere esta medida en vista de que estos son centros de trabajo muy activos, en los que se presta servicio logístico para abastecer a la capital y los estados vecinos. No cuestionamos que se quieran construir viviendas, que son tan necesarias, pero nos preguntamos por qué hay que afectar instalaciones industriales activas”, señaló Larrazábal.

El directivo indicó que en los centros de La Yaguara laboran 477 trabajadores de Pepsi-Cola Venezuela y 138 de Alimentos Polar, y que generan alrededor de 1.400 empleos indirectos de las empresas que prestan servicio de transporte.

La toma de los almacenes movilizó inmediatamente a los trabajadores de los centros de distribución y desde el miércoles comenzaron a organizarse para defender sus empleos y reclamar el derecho al empleo porque “quieren trabajar”. “Trabajo sí, expropiación no”, gritaban en las puertas de los galpones.

Reacción sindical. Los empleados de Polar y Cargill, cuyo galpón también fue tomado por el gobierno, se declararon en emergencia para defender sus puestos de trabajo y la estabilidad laboral. “En Polar los sindicatos de todo el país se mantienen alertas porque el desalojo es parte del plan del gobierno de asfixiar a la empresa privada”, afirmó Pablo Castro, presidente de la Federación Nacional de Trabajadores de la Bebida.

Juan Crespo, presidente de la Federación Nacional de Trabajadores de la Harina, añadió que los 170 empleados del almacén de Cargill son perjudicados con la medida. “Prevemos que en Caracas se acentuarán los problemas de desabastecimiento de pastas alimenticias, aceite, salsas de tomate y harina de trigo debido a que el galpón de La Yaguara es el único centro de distribución de Cargill en la capital”, advirtió. 

Crespo y Castro coincidieron en que la medida de desalojo para obras de la Misión Vivienda busca captar votos favorables hacia el oficialismo en las elecciones parlamentarias del 6 de diciembre.

Plantas de cerveza se pararán
Dos plantas cerveceras de Polar se pararán en agosto, informó la Cámara Venezolana de Fabricantes de Cerveza en un comunicado. Pese a que el gobierno pagó “en tiempo récord y de contado” los embarques de cebada y otros insumos a los proveedores internacionales, “dos de las seis plantas productoras de cerveza en el país, ambas de Cervecería Polar, se verán obligadas a suspender la producción hasta que reciban los cargamentos de cebada adquiridos”, dice la nota.

La cancelación del gobierno permitirá reponer los inventarios de materia prima a mediados del mes de agosto, añade. “Sin embargo, el pago de contado de embarques puntuales a nuestros proveedores internacionales de materia prima no atiende el retraso en la liquidación de la deuda de 217 millones de dólares pendientes con estos proveedores, que en algunos casos pasa de 200 días de espera”.

Caveface reitera que la industria está comprometida con producir al máximo de la capacidad que permita la materia prima disponible, para garantizar el suministro de los productos permanentemente.