• Caracas (Venezuela)

Economía

Al instante

Advierten que se profundizará la escasez en los próximos meses

Expertos calculan que la escasez se agudizará en 2014 debido a las dificultades para la reposición de inventarios | Foto: Eleonora Delgado

El suministro de carne y otros rubros con precios regulados es irregular en muchos supermercados del interior | Foto: Eleonora Delgado

Empresarios registran bajos inventarios de repuestos, envases, empaques, alimentos y artículos de cuidado personal

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

Las empresas que fabrican, procesan e importan productos de consumo masivo como alimentos, artículos de limpieza, los comerciantes de repuestos y los proveedores de envases y empaques están alarmados por la caída en los inventarios de esos productos y los insumos para elaborarlos. Sostienen que la escasez se profundizará en marzo ante la ausencia de un plan para entregar las divisas y pagar a los proveedores internacionales para que se reanuden las importaciones. A eso se suma la falta de revisión de los precios de productos controlados que llevan más de dos años sin ajuste.

Economistas advierten que la escasez de 28%, reportada por el Banco Central de Venezuela, puede ser mayor si no se toman medidas urgentes. “Esa es la consecuencia de pretender tener un Estado regulador, que tiene controlado desde el acceso a las divisas para importar las materias primas hasta el transporte de la mercancía”, señaló la economista Claudia Curiel.

José Ramón Acosta, también economista, indicó que la escasez que padecen los venezolanos es muestra del fracaso de los controles, sobre todo el de precios. “Es una realidad que no hay dólares, pero no hay que perder de vista que los productos que más faltan en el mercado son los regulados. Y eso se debe a que el costo de producción de un bien supera significativamente el precio de venta que impuso el gobierno”.

Curiel y Acosta indicaron que no creen que el mercado estará mejor abastecido durante 2014. Acosta afirmó que la escasez se acentuará en los próximos meses. “Los serios retrasos en la liquidación de divisas han demorado las solicitudes de materiales a los proveedores. Una vez que un empresario local realiza el pedido al exterior es que se comienzan a fabricar los insumos, y de aquí a que reciban los pedidos todo el proceso estará afectado y eso hará que en los próximos meses habrá líneas de producción paradas por falta de insumos, lo que limitará aún más la presencia de artículos terminados en los anaqueles”.

Curiel agregó que esta situación también reducirá el número de empresas que proveen bienes y servicios. “Será más difícil satisfacer la demanda, lo que mantendrá el desabastecimiento. Y los efectos de esto se sentirán más allá de 2014”, advirtió.

Menos controles

El economista y profesor universitario José Ramón Acosta afirmó que para solucionar el problema de la escasez es necesario eliminar los controles de cambio y precios. Sin embargo, advirtió que para que eso ocurra se requiere que se den cambios en las políticas. Claudia Curiel, economista, dijo que en el acceso a las divisas hay que imprimir más confianza. “Los empresarios deben tener certidumbre de que recibirán dólares, cuándo lo harán y a cuánto recibirán para poder planificar”.

Menos envases

A enero de 2014, Cadivi le debía al sector de envases alrededor de 250 millones de dólares, afirmó el presidente de la Cámara Venezolana del Envases, José Manuel González. Dijo que después de esa última cuantificación del compromiso se realizaron unas liquidaciones (algunas pendientes desde 2012), pero persiste la deuda.

Indicó que la demora en las liquidaciones es lo que hace que la producción en el sector esté más lenta de lo normal. “Por la deuda los proveedores internacionales no quieren despachar, lo que se traduce en falta de insumos”. Dijo que las empresas que fabrican empaques flexibles están produciendo casi a 100% de la capacidad instalada; mientras que otros subsectores están operando entre 70% y 80%, y los más críticos están trabajando apenas a 30%. Agregó que, en promedio, el sector cuenta con inventarios hasta finales de marzo.

Sin repuestos

El limitado acceso a divisas oficiales que experimentó el sector de autopartes en 2013 comprometió significativamente los inventarios de mercancía, afirmó el presidente de la Cámara Nacional de Comercio de Autopartes, José Cinnirella. Dijo que Cadivi le debe al gremio entre 40 millones y 45 millones de dólares. “Cada vez que hay una devaluación la deuda más vieja no la cancelan. Nos preocupa que no la honren completa”.

Cinnirella aseguró que los inventarios están críticos, que los empresarios están agotando las pocas reservas que les quedan. “Muchas compañías están trabajando a media máquina para permitir a sus empleados irse más temprano; otras decidieron suspender las operaciones hasta tanto se solvente la situación”, admitió.

Señaló que en la subasta Sicad de octubre pasado adjudicaron a unos 15 empresarios, pero que aún los proveedores internacionales no han recibido la transferencia.

Más racionamiento

La escasez de alimentos se ha vuelto crónica. Los productos con precios regulados llegan a cuentagota a los supermercados, y cuando se consiguen los consumidores no tienen la libertad de comprar ni la cantidad y ni las marcas que quieren por los bajos inventarios que se comercializan.

“Es más grave en el interior. Caracas está en una situación privilegiada por el costo político de que la escasez se agrave. Pero todos viven un racionamiento en la cantidad de bienes que pueden comprar”, señala Jean Marc Francois, profesor del IESA y director general de Retail Audit.

Recuerda que las guías de movilización que permiten el despacho de productos se discriminan. “Envían más productos al centro del país que al interior y a los estados fronterizos”.

La deuda de Cadivi con las empresas de alimentos asciende a más de 2,4 millardos de dólares, monto que el gobierno promete pagar por cuotas pero aún no se ha concretado.

Pocas marcas

El abastecimiento de productos de cuidado personal y limpieza del hogar está restringido. Algunas cadenas de farmacias y supermercados no tienen afeitadoras, otras registran pocas marcas de jabón de baño y pocos inventarios de desinfectantes, detergentes, crema dental y cloro.

Un reporte de las empresas del sector señala que luego de dos años y medio con los costos congelados y dos años de control de precios muchas compañías no pueden sostener el ritmo de producción.

“Entre los productos de cuidado personal se ha observado la desaparición progresiva del jabón de baño y el papel higiénico, y la pérdida de variedad de champú, acondicionador y desodorante”, indican los empresarios.

La escasez del papel higiénico ha llegado a 80% y de ceras para piso a 50%. “El resto de los productos de limpieza y cuidado personal cuentan con escasez estructural de entre 15% y 20%”.