• Caracas (Venezuela)

Economía

Al instante

Advierten sobre desabastecimiento e incertidumbre en la frontera

El Seniat y la Sundde inspeccionan comercios | Foto EFE

El Seniat y la Sundde inspeccionan comercios | Foto EFE

Concejales de los municipios bajo estado de excepción señalan que hay largas colas para la compra restringida de alimentos

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

La población de los municipios de la frontera de Venezuela con Colombia sujetos al estado de excepción viven en constante incertidumbre por la presencia de los militares, el desabastecimiento de productos de la cesta básica y las largas colas para comprarlos, informaron concejales de las zonas afectadas.

Aseguraron que los comercios trabajan a media máquina y que lo cotidiano son las largas colas para adquirir alimentos y productos de aseo personal y del hogar, pues hay restricciones para comprarlos.

José Luis Guerrero, concejal de San Antonio del Táchira, contó que “ni siquiera pude ir a casa de mi familia porque en vez de encontrarme con los parientes, encontré efectivos militares”. Advirtió que las autoridades “quieren demoler” el sector Ezequiel Zamora, donde hay 300 familias, de las cuales 220 son venezolanas.

El concejal de Ureña, Ángel Hernández, refirió que un contingente policial buscó en sus casas a los dueños de comercios para obligarlos a levantar las santamarías.

Alexis Gañan, edil de Capacho, destacó que hay temor por la suspensión de garantías y la ejecución de la Operación Liberación del Pueblo. Señaló que los agricultores colombianos que viven hace 30 años en el páramo temen ser deportados y separados de sus hijos venezolanos.

La Superintendencia Nacional para la Defensa de los Derechos Socioeconómicos y el Servicio Nacional Integrado de Administración Aduanera y Tributaria inspeccionan los establecimientos que permanecen cerrados en San Antonio del Táchira y Ureña.

La Autoridad Única Fronteriza número 1, Carlos Martínez, precisó que 170 locales fueron revisados ayer. Agregó que están a la espera de una lista de permisos para que los trabajadores residenciados en Colombia puedan cruzar la frontera y reintegrarse a sus puestos de labor en Ureña.

Martínez dijo que incautaron 45 toneladas de alimentos y varios bultos de detergentes, toallas sanitarias y desodorantes. Comerciantes, que solicitaron que no mencionen sus nombres, revelaron que las ventas han bajado de manera importante porque la mayoría de los clientes es colombiana.

El gobernador del Táchira, José Gregorio Vielma Mora, informó vía Twitter que la medida del cierre de la frontera ha reducido el contrabando de extracción de gasolina hacia Colombia en 1 millón de litros diarios (6.918 barriles al día). Indicó que “veinte litros de gasolina cuestan en Cúcuta 14.000 bolívares. En Venezuela tenemos el combustible más barato del mundo”, por lo cual “40.000 vehículos diarios pasaban de Cúcuta al estado Táchira para abastecerse de combustible y de alimentos”.

El presidente de Fedecámaras Carabobo, Damiano Del Vescovo, dijo que el cierre de la frontera entre Táchira y Cúcuta tiene un impacto negativo en la industria carabobeña, pues 10% de la materia prima requerida por el sector llega vía terrestre desde Colombia.

Del Vescovo señaló que las empresas metalgráficas y de envases son las más afectadas por esas demoras. “La poca materia prima que venía desde Colombia tendrá un retraso mayor al que ya se tiene y eso va a perjudicar la producción”, advirtió el empresario.

El Dato
Dueños de fruterías y comercios que expenden vegetales están preocupados por el cierre de la frontera, pues de Colombia llegan por vía terrestre productos del campo como papa, tomate, cebolla y pimentón, lo que puede ocasionar desabastecimiento de esos rubros