• Caracas (Venezuela)

Economía

Al instante

Advierten que no habrá cambios en el mercado paralelo a corto plazo

Agentes cambiarios en Táchira consideran que el Gobierno debería ampliar los cupos relacionados con sus operaciones

Agentes cambiarios en Táchira consideran que el Gobierno debería ampliar los cupos relacionados con sus operaciones

El economista Jorge Rivas afirma que para bajar la presión se requiere suficiente disponibilidad de dólares

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

Empresarios e industriales consideran que si el Sistema Complementario de Administración de Divisas ­publicado en la Gaceta Oficial número 40199 del 2 de julio­ establece mecanismos ágiles y fluidos en los que participen sectores que hasta ahora no han tenido acceso a divisas, habrá un efecto importante en el mercado paralelo.

"En teoría tendría que haber una tendencia a la baja", dijo Domingo Térez, presidente de la Cámara de Comercio e Industria de Ureña, en el estado Táchira. Asdrúbal Rivas, director de Kapital Consultores, coincidió con Térez. Afirmó que la nueva etapa del Sicad debería bajar la presión en el mercado paralelo en los estados fronterizos y en el resto del país.

Concordaron en que la falta de claridad en el funcionamiento del mecanismo lo hace poco probable. "Eso es lo que espera el Gobierno, pero para que esto ocurra el Ejecutivo debe demostrar primero que el Sicad es confiable. ¿Cómo lo logra? Cumpliendo con todas las liquidaciones de la primera subasta que se hizo en marzo, de las cuales aún hay algunas pendientes", agregó Rivas.

Térez indicó que la experiencia fue lamentable por las expectativas que creó: muchas empresas no pudieron participar ni cumplir con las exigencias, lo que estimuló el mercado paralelo.

"Por mucho que tengamos en Venezuela un dólar oficial, el marcador es el paralelo por las distorsiones que hay en la economía. Si tomamos en cuenta la experiencia fronteriza, hace un año el salario básico venezolano y el mínimo colombiano estaban muy a la par. Actualmente el venezolano está en 2.450 bolívares y el colombiano en 10.500 bolívares (al convertirlo a pesos)", señaló.

Rivas consideró que en un corto plazo no habrá cambios en el mercado paralelo de divisas. Indicó que para bajar la presión es necesario que haya suficiente disponibilidad de dólares en el mercado. "Pese a que ya se hizo el anuncio de la nueva etapa del Sicad, creo que transcurrirán entre dos y tres meses para que entre en funcionamiento una nueva alternativa de obtención de divisas".

Extracción. José Rozo, ex presidente de Fedecámaras-Táchira, refirió que la primera subasta del Sicad paró ligeramente el alza de la divisa paralela. Considera que la segunda convocatoria frenará también el descenso del valor del bolívar con respecto al peso colombiano, al aligerarse los trámites para la obtención de divisas.

Ángel García Banchs, director de Econométrica, coincidió con Rozo. Señaló que con la nueva etapa del Sicad sí habrá una leve reducción en el tipo de cambio paralelo, pero no será suficiente para acabar con el contrabando de extracción y escasez que se vive en los estados fronterizos, añadió.

"Como el diferencial entre la tasa de cambio oficial y el paralelo es tan pronunciado, la baja que experimente no hará que el mercado venezolano pierda atractivo para adquirir bienes y venderlos en Colombia", dijo Banchs.

Para resolver el contrabando de extracción y la escasez de la frontera, el director de Econométrica afirmó que es necesario que el Gobierno desmonte los controles de precios y de cambio. Mientras no se haga persistirán los problemas.

En los municipios fronterizos de San Antonio y Ureña hay 19 operadores cambiarios que sustituyeron, hace más de 15 años, las casas de cambio.

Algunos administradores de estas agencias que funcionan con autorización del Banco Central de Venezuela tienen expectativas con respecto a la nueva convocatoria del Sicad. Creen que además de la regularidad de las subastas deberían ampliar los cupos relacionados con sus operaciones para influir de manera importante en el mercado paralelo.

Aunque sólo pueden hacer operaciones en efectivo de compra y venta de pesos colombianos y bolívares por disposiciones de las leyes, proyectan que al bajar las restricciones en el acceso a las divisas habrá cambios significativos en el mercado secundario de divisas.

Recordaron que otra propuesta que se ha analizado para frenar el mercado paralelo, depende de la disposición del Banco Central de Venezuela y el Banco de la República de Colombia para establecer un tipo de cambio favorable a ambos lados de la frontera.