• Caracas (Venezuela)

Economía

Al instante

Academia Ciencias Económicas propone legalizar mercado paralelo

Luis Mata Mollejas, presidente de la Academia Nacional de Ciencias Económicas, pide al Ejecutivo dialogar con los diferentes sectores | Foto Omar Véliz / ARCHIVO

Luis Mata Mollejas, presidente de la Academia Nacional de Ciencias Económicas, pide al Ejecutivo dialogar con los diferentes sectores | Foto Omar Véliz / ARCHIVO

Afirman que es prioritario ir desmantelando el control cambiario de 6,30 bolívares por dólar porque distorsiona el valor de la moneda

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

La Academia Nacional de Ciencias Económicas propone al Ejecutivo dinamizar la oferta de dólares a través de la legalización del mercado paralelo de divisas. El anuncio lo realizó el economista Pedro Palma durante la presentación de las conclusiones del coloquio  Alberto Adriani sobre política económica: tiempo de cambio.

Los economistas identificaron los problemas que aquejan el país y redactaron un comunicado  con sus planteamientos y soluciones a fin de que el Gobierno evalúe la propuesta y se propicie un diálogo entre los diferentes sectores. Luis Mata Mollejas, presidente de la Academia Nacional de Ciencias Económicas,expresó: “No somos los dueños de la verdad, pero estamos en capacidad de hacer un aporte al país a través de propuestas en materia de política económica”.

Palma señaló que se deben estimular otros mecanismos de provisión de divisas cómo el Sistema Complementario de Administración de Divisas, pero con subastas periódicas y frecuentes. Indicó que es prioritario ir desmantelando el control cambiario de 6,30 bolívares por dólar. “Ya no tiene sentido porque implica una sobre evaluación muy alta de la moneda”. La sugerencia es converger a una unificación cambiaria que este en línea con el valor real del bolívar sin llegar al precio del mercado libre. Tras analizar la situación que se vive en materia cambiaria, encontraron que los desequilibrios y distorsiones que ocurren en la actualidad tienen una similitud la sucedida durante los meses que precedieron a los desmantelamientos de los controles cambiarios que tuvieron lugar durante los períodos presidenciales de Carlos Andrés Pérez y Rafael Caldera.

“Fueron momentos traumáticos, que implicaron la materialización de ajustes de precios muy altos, una inflación que se disparó a 22% en un mes, lo que generó un impacto demoledor en la población, la banca, las empresas y agentes económicos”, aseguró Palma. Por ello proponen que se acometan acciones que reorienten las políticas económicas, sin demora, para evitar llegar a una situación de insostenibilidad del sistema cambiario.


Nuevo rumbo. Mata Mollejas leyó en el documento en el que sugieren que “se recupere la capacidad de inversión pública y privada, así como la gestión eficiente de los recursos petroleros para garantizar el apoyo al desarrollo nacional”.

Asimismo plantean que es necesario que se restablezca la independencia en la gestión de la política monetaria y cambiaria por parte del Banco Central.

Mollejas indicó que se debe imponer una disciplina fiscal que retome el gasto de inversión,  impida el financiamiento con emisión monetaria y la manipulación del tipo de cambio. Además que se desmonten los controles en los precios y de las tasas de interés.


Despilfarro de divisas

Los economistas de la Academia Nacional de las Ciencias Económicas concluyeron que el periodo 1999-2013 se ha caracterizado por el despilfarro de las divisas provenientes del petróleo y el desestimulo de las actividades del sector privado que, en alguna medida, habría podido compensar los efectos de las equivocadas prácticas fiscales, monetarias, regulatorías y de controles excesivos.

El documento con las propuestas al Gobierno señala que: “Los problemas estructurales de la economía venezolana se han profundizado a pesar de que el contexto externo ha sido favorable". Añade que se  ha incrementado la dependencia de la producción petrolera, ha caído la tasa de inversión privada a niveles que ni siquiera garantizan el mantenimiento de la capacidad productiva y menos aún la actualización tecnológica.