• Caracas (Venezuela)

Economía

Al instante

Abandonada planta eléctrica de Sidor

Afirman que el proyecto, que data de 2010, debió reducir por problemas técnicos su capacidad instalada de 800 a 350 MW

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

La planta de generación termoeléctrica de la Siderúrgica del Orinoco presenta un estado de abandono y desde 2010, cuando fue iniciado el proyecto, está expuesta a la intemperie convertida en una chatarra, alertó José Luis Hernández, directivo del Sindicato Único de Trabajadores Siderúrgicos y Similares.

Señaló que “uno de los módulos fue concluido, pero no ha entrado en operación y el otro está a medio hacer, pese a la importancia de la obra que iba a aportar electricidad a los procesos de elaboración de acero en Sidor y a las comunidades de Guayana”.

En una nota de prensa, Corpoelec informó en octubre que este mes activaría 2 unidades de generación termoeléctrica en Sidor, que aportarían 90 megavatios de energía al sistema eléctrico nacional. Agregó que la construcción de la planta termoeléctrica fue ideada por el gobierno para reforzar la disponibilidad del SEN a propósito del fenómeno climatológico El Niño ocurrido en 2010.

La corporación indicó que la gerencia del Proyecto Local Planta Sidor es la responsable de la operación y del mantenimiento de la planta adscrita a la Gerencia de Generación Región Guayana de Corpoelec. En marzo de 2010, Rodolfo Sanz, entonces ministro de Industrias Básicas, anunció que la empresa Derwick Asociates Corporation, de Estados Unidos, y personal de Corpoelec instalarían la primera fase con una unidad de 175 MW comprada a la firma de energía Gazpron, de Rusia.

Fuentes del sector eléctrico, que solicitaron no citar sus nombres, precisaron que el proyecto ha tenido muchos contratiempos y por fallas gerenciales ha sido redefinido varias veces, pues de los 800 MW originales se redujo la potencia instalada a 350MW divididos en 2 fases.

Una de las fuentes explicó que luego del decreto de emergencia eléctrica de  febrero de 2010, Venezuela acudió a los mercados a comprar equipos de generación, pero había mucha demanda por lo que debió adquirir unidades usadas que venían desarmadas, lo que dificultaba su instalación.

Agregó que por esa situación pasó la planta termoeléctrica de Sidor, que ha enfrentado además por la falta de pago del gobierno a la contratista encargada de ejecutar la obra y problemas técnicos por la insuficiencia de suministro de gas para las turbinas.