• Caracas (Venezuela)

Economía

Al instante

Falta de divisas impide elevar producción de alimentos

 La variedad de productos en los anaqueles es cada vez más reducida/ Foto referencial - Omar Veliz

La variedad de productos en los anaqueles es cada vez más reducida/ Foto referencial - Omar Veliz

Expertos advierten que la escasez no obedece al acaparamiento doméstico, sino a la incapacidad para garantizar el suministro

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

Para el gobierno, la escasez de alimentos básicos como harina de maíz y leche, además de productos regulados de cuidado personal y limpieza como papel higiénico y detergentes, entre otros, se debe al “acaparamiento doméstico”; es decir, a las compras nerviosas que los consumidores hacen en los supermercados y abastos cuando ven llegar los productos. Así lo han afirmado el ministro de Alimentación, Félix Osorio, y el presidente del Instituto Nacional de Estadística, Elías Eljuri.

Especialistas en el área agrícola y de alimentos contradicen esta tesis del Ejecutivo. Sostienen que en los últimos años la producción de alimentos y de rubros agrícolas no se ha incrementado al ritmo del crecimiento de la población, que ahora demanda más productos para el consumo. Además, las empresas tienen limitaciones para producir más por la falta de divisas, estrictas y severas regulaciones de precios y de costos, y constantes conflictos laborales con los sindicatos.

“Hay empresas que han registrado, durante un año, más de cuatro paralizaciones por más de un mes, debido a los conflictos con los sindicatos; como ocurrió en Monaca el año pasado, donde tuvo que actuar el Ministerio del Trabajo y hasta el Órgano Superior para la Defensa de la Economía. La planta estuvo custodiada por la Guardia Nacional. El ausentismo laboral afecta a todas empresas, desde Polar hasta Cargill, las queseras y lácteas, las procesadoras de trigo, arroz, embutidos y avícolas, entre otras. Estamos en una situación donde no solo falta materia prima, empaques, envases, también hay falta de mano de obra”, expresó un miembro de Cavidea.

En promedio el ausentismo laboral en las empresas de alimentos estuvo en 2013, dependiendo del tipo de actividad, entre 21% y 45%. En el caso de Alimentos Polar, esta compañía señala que, en diciembre, se dejaron de producir 29 toneladas de alimentos en una quincena por ausentismo laboral.

A la deuda de Cadivi con Polar de 463 millones de dólares, se suma la que tienen los procesadores de alimentos balanceados para animales, las avícolas, las procesadoras de jugos y leche para importar envases, las procesadoras de aceite para traer maquinaria e insumos, entre otros.

“No sabemos qué pasará con esa deuda, se debe reconocer, y que Cadivi o ahora en Centro Nacional de Comercio Exterior se ponga al día con las liquidaciones”, expresó un industrial del área.

 

Menos producción en el campo. El decano de la Facultad de Agronomía de la Universidad del Zulia y experto en Ciencias de la Alimentación, Elvis Portillo, señala que la escasez de alimentos no es un problema derivado de las compras de la población común. Se trata de un problema más profundo relacionado con la baja productividad en el campo y la falta de medidas para incentivar la inversión en el área agrícola.

“La escasez de alimentos no es producto de las compras nerviosas del ciudadano común. Cuando llega un producto que no se consigue, es normal que la gente se quiera llevar un poco más porque no sabe si va a conseguir, pero el problema real es que no hay suficiente producción para abastecer el mercado”, sostiene.

El profesor del IESA y experto en agronegocios, Carlos Machado Allison, explicó que la producción total de alimentos y rubros agrícolas está 300 kilos por persona al año, por debajo de lo que debería ser con respecto a 2007, que fue un año de récord de producción en varios rubros.

“El acaparamiento doméstico existe cuando se rompe el segundo elemento de la seguridad alimentaria que es la regularidad del suministro. Esto es producto de la intervención del gobierno en el sector industrial y la falta de dólares para garantizar la producción”, sostiene.

Machado Allison explica que en los últimos años el rubro pollo crecido en producción y en consumo, pero la carne no y sigue habiendo un déficit para atender la demanda. “La producción de maíz creció 33% en 2013, pero teníamos una caída desde el año 2008 muy acentuada por lo que no se ha logrado revertir la tendencia y no es suficiente para cubrir el rezago que ha tenido en los años anteriores”.

El experto señala que la disponibilidad de alimentos ha subido en 600 kilocalorías al año por persona, en los últimos años, pero la agricultura no creció al ritmo de la demanda. “En la caña de azúcar la producción cayó 30% con respecto a 2007, pero creció solo en la zafra 2012 a 2013, 5% con respecto a la anterior, eso no alcanza aún a abastecer la demanda”.

Portillo lamenta que pese a que el gobierno ha dado tantos recursos, por la vía de la cartera agrícola y financiamientos especiales, estos no se han traducido en mayor producción. “Los recursos no se han supervisado, se entregaron a personas sin ninguna noción en el desarrollo agrícola”, dijo.

El profesor de LUZ insiste en que el gobierno tiene que sentar en una mesa de diálogo al sector productor, a los profesionales del agro de las universidades para incrementar los rendimientos en algunos rubros.


RECUADRO

Dependencia de importaciones

La producción industrial de alimentos registró, según el Banco Central de Venezuela, un crecimiento de 2,6% en el tercer trimestre de 2013 y acumuló 4 trimestres con números positivos. Según el INE, hasta octubre de 2013 las importaciones de rubros agrícolas, vegetales y animales ascendieron a 5,88 millardos de dólares, y las de alimentos terminados, bebidas y tabaco sumaron entre enero y octubre más de 2,81 millardos de dólares.

El presidente de Fedeagro, Antonio Pestana, sostiene que para incrementar la producción se deben planificar las importaciones para evitar que se traigan rubros en plena temporada de cosecha, o no se cuente con divisas para maquinaria, repuestos, agroindustrias y agroquímicos que se requieren. “Por eso insistimos en que se instale la Comisión Presidencial Agrícola y se coordinen las importaciones con otros ministerios.