• Caracas (Venezuela)

Diómedes Cordero

Al instante

Diómedes Cordero

Una expectante propuesta

autro image
  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

Con De qué va el cuento. Antología del relato venezolano. 2000-2012 (Caracas: Alfaguara, 2013), del crítico literario, narrador, profesor universitario e investigador literario, Carlos Sandoval, son tres las colecciones que evalúan el estado del relato venezolano a partir del año 2000, como lo señala Sandoval en el prólogo “Hoja de ruta”: Las voces secretas. El nuevo cuento venezolano (2006), de Antonio López Ortega, y 21 del XXI. Antología del cuento venezolano del siglo XXI (2007), de Rubi Guerra. Sandoval, en una operación de filiación crítica estratégica, se diferencia del criterio generacional de López Ortega: “tomando como criterio el año de nacimiento de los autores a partir de 1960, compila veinte cuentos” y del “más flexible” criterio temporal: “agrupa veintiún textos extraídos de libros publicados entre 2000 y 2006, sin importar la fecha natal de los narradores” de Guerra, para sin desconocer “la pertinencia de uno y otro volumen”, expurgarlos y subsumirlos en la perspectiva propia: relatos publicados entre los años de 1994 y 2012, entre “El borrador”, de Federico Vegas, y “Piernas de tenista rusa”, de Jesús Ernesto Parra, que abren pero no concluyen el conjunto, “porque el criterio atiende a un específico condicionante bibliográfico: la primera publicación de un cuento del autor seleccionado en una muestra, en una antología o, es obvio, su salida del anonimato con un libro individual”. 

La valoración de la “excelente antología El gesto de narrar (1998)”, de Julio Miranda, “en la que establece un nítido panorama del relato venezolano hasta mediados de los noventa”, quien al no incluir a Mariano Navas Contreras, Héctor Torres y Federico Vegas, autores con un libro publicado dentro del “arco contemplado” por Miranda, “la fecha indicada como término de la pesquisa que condujo a su selección”, pero que alcanzarían la cristalización de sus poéticas “en la primera década del siglo XXI”, le permite a Sandoval justificar su método compilatorio, en la doble dimensión teórica y temporal, al incluirlos en su antología, y filiarse a “la línea imaginaria delineada en El gesto..., cerrar el segundo milenio y mirar qué pasa en los inicios del tercero”, y validar, además, la incorporación de autores “cuyos primeros volúmenes  se editaron a fines del siglo XX”, entre los años 1997-2000: Roberto Echeto, Roberto Martínez Bachrich, Judit Gerendas, Omar Mesones, Sonia Chocrón y Luis Laya, y al completar la muestra con Fedosy Santaella, Jesús Nieves Montero, Ricardo Wale, Krina Ber, Gisela Kozak, María Ángeles Octavio, Salvador Fleján, Rodrigo Blanco Calderón, Héctor Concari, Eduardo Cobos, José Tomás Angola Heredia, Leopoldo Tablante, Carlos Villarino, Ana García Julio, Leo Felipe Campos, Carlos Ávila, Enza García Arreaza, Lucas García París, David Colina Gómez, Carolina Lozada, Keila Vall De la Ville, Sol Linarez, Mario Morenza,  Eduardo Febres, Liliana Lara, Gabriel Payares, Jesús Miguel Soto, Hensli Rahn, Miguel Hidalgo Prince, Jesús Ernesto Parra y  Dayana Fraile, teniendo como punto de partida editorial el año de 1994, cumplir con el criterio del específico condicionante bibliográfico y con el arco temporal antológicos: “alcanzan todos (los cuarenta) “representatividad (estética y social) entre 2000 y 2012”.
Los detalles de las coordenadas del método de selección de su “expectante propuesta” antologizadora: argumentos y razones estéticas, lingüísticas, procedimentales, ficcionales, psicológicas, receptivas e históricas, y la taxonomía de los cuentos: “redes temáticas y estructurales”, asegurarían a Carlos Sandoval, “quien -aparte de ser él mismo narrador y especialista en otras épocas y procesos literarios- es a mi juicio, el crítico que más ha estudiado y mejor conoce la narrativa venezolana contemporánea”, como señala en el epilogo de De qué va el cuento… Luis Barrera Linares, el posible acierto de su esperanza crítica: “Tengo la corazonada crítica  de que si los autores aquí compilados insisten, sus nombres harán parte de la historia de nuestro cuento del siglo XXI”. Cuestión de futuro.