• Caracas (Venezuela)

Deportes

Al instante

A la zurda de Juan Arango no se le acaban los trucos

Un golazo que coronó la remontada del equipo alemán / EFE

Un golazo que coronó la remontada del equipo alemán / EFE

Un golazo de videoteca que coronó la remontada del Borussia Moenchengladbach en casa del Hannover, un campo en el que nadie había podido ganar

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

El termómetro en Hannover marcaba anoche dos grados centígrados, sin embargo, la sangre de Juan Arango, parecía estar más fría. Con el reloj entrando en sus últimos diez minutos y con la mitad de sus compañeros esperando en el área un centro, al nativo no le tembló nada para ensayar uno de esos trucos que sólo una zurda como la suya es capaz de hacer.

Un golazo de videoteca que coronó la remontada del Borussia Moenchengladbach en casa del Hannover (2-3), un campo en el que nadie había podido ganar y que le sirvió de trampolín al cuadro del nacional para saltar del puesto 13 al noveno.

"Simplemente tiene una técnica de tiro sensacional", le alabó el defensor Martin Stranzl, uno de los que celebró junto a Juan el zurdazo. Otro homenaje, mucho más elocuente, le dio Jan Schlaudraff, el hombre del Hannover que se paró frente a la pelota para hacer de barrera. Seguro de que el aragüeño buscaría centrar la bola, trato de cubrir la panorámica del área. Lo mismo debió pensar el portero Ron Zieler, quien descuidó su primer palo. En los libros de teoría, una pelota ahí, al costado del área grande, debe terminar en un centro. La mayoría lo ejecuta así.

Sin embargo, Arango lleva tiempo corriendo en un carril distinto al de los futbolistas normales, así que en vez de intentar un centro buscó ajustar su disparo lo más cerca posible del primer palo. Schlaudraff ni siquiera brincó para intentar desviar la pelota, solo se volteó, como el que no quiere perderse una obra maestra. En su asiento de primera fila, vio como Zieler intentó enmendar su error con una estirada que terminó siendo inútil. La pelota en el fondo de la red demostró, una vez más, que a la zurda del venezolano no se le acaban los trucos.

Más que contar.

Pese a que el momento cumbre de su función fue en el minuto 79, Arango tenía tiempo cargando con la responsabilidad ofensiva de su equipo. Luego de recibir dos goles comenzando el segundo tiempo, el Gladbach tuvo que reaccionar. Primero por medio del central Álvaro Domínguez, quien aprovechó el rebote que quedó después de un latigazo del mismo Arango que el meta Zieler no pudo contener.

Luego volvió a aparecer el capitán de la Vinotinto, con un tiro libre que el holandés Roel Brouwers conectó de cabeza dentro del área para firmar el empate y decorar el escenario para que Arango completar su obra maestra con el penúltimo truco de su chistera. "Ha sido increíble. Aún después de estar perdiendo 2-0 el equipo siguió jugando ofensivamente.

La reacción fue fuerte. Al final ganamos y eso es muy bueno para la moral de los jugadores", comentó el técnico Lucien Favre.