• Caracas (Venezuela)

Deportes

Al instante

La violencia también golpea al baloncesto

Jack Martínez, jugador de Trotamundos, tiene que movilizarse en moto por la difícil situación

Jack Martínez, jugador de Trotamundos, tiene que movilizarse en moto por la difícil situación

La LPB ha querido continuar el campeonato pero jugadores, técnicos y gerentes han sentido los embates de la situación del país

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

La situación de violencia que existe en el país no es ajena al baloncesto, a pesar de que la LPB ha ordenado continuar el campeonato, y, en voz autoritaria, ha sancionado a aquel que vaya en contra de su ordenanza; como Trotamundos, que el 19 de febrero perdió por forfeit en Valencia, luego de no presentarse a razón de los disturbios que vivía la ciudad, casualmente el mismo día que asesinaron en Carabobo a la modelo Génesis Carmona.

Algunos jugadores y técnicos han mostrado su descontento y han hecho pública sus quejas. Sin embargo, en el baloncesto venezolano no existe una asociación de jugadores como para luchar por sus derechos; caso contrario al fútbol nacional, que disputó su última jornada casi sin jugadores profesionales.

“Se quiere hacer creer que no está pasando nada. Pero sí lo está”, soltó Jorge Arrieta, técnico de Trotamundos, el lunes pasado.
Trotamundos, de acuerdo con varios miembros del equipo, tuvo que vivir un viacrucis para salir de Valencia y disputar el choque contra Cocodrilos el lunes en Caracas.

“Muchos jugadores tienen que llegar a la práctica en moto, porque el paso hacia sus casas está trancado. Incluso, Julio Morillo, el asistente técnico, se cayó de la moto en que venía porque unos manifestantes llenaron de aceite las calles”, comentó el gerente general del club, Gustavo García. “Les voy a contar una anécdota”, interrumpió Arrieta, en la rueda de prensa post partido.

“En mi casa, tuve que esperar el ataque de la Guardia Nacional con los perdigones, cuando se replegaron salí con el carro. Se me ocurrió ponerme la camisa de Trotamundos y los manifestantes me reconocieron y por eso me dejaron pasar”, contó el estratega.
“Respetamos la posición de la liga, pero hay situaciones adversas. El juego que perdimos por forfeit fue controversial. Pero sacrificamos un juego y quedamos con la conciencia tranquila”, agregó.

No es un problema que sólo afecta a Trotamundos, pues jugadores de otros equipos también se han manifestado. “Deberían parar la liga. Lo que está pasando en el país no es fácil pero solo no puedo hacer nada”, comentó la figura de Cocodrilos, Luis Bethelmy, a través de la red social Twitter.

“Me da mucha tristeza todo lo que está sucediendo. Con el favor de Dios todo volverá a la normalidad pero en este momento la situación es difícil para todos”, declaró Gregory Vargas, jugador de Marinos.

A pesar de todas estas situaciones, en algunos gimnasios la gente ha respondido, como el lunes, cuando el Naciones Unidas se llenó para el clásico Trotamundos-Cocodrilos. Sin embargo, en Valencia se vendieron más de 4000 entradas para el duelo del 20 de febrero ante Marinos y asistieron menos de 1000 personas, lo que contrasta la realidad en cada escenario del país.