• Caracas (Venezuela)

Deportes

Al instante

La vida en tres juegos

FOTO Cortesía AVS Photo Report / Archivo

FOTO Cortesía AVS Photo Report / Archivo

La Vinotinto visitará esta noche a Chile. Una victoria podría reavivar la esperanza de una clasificación que se decidiría en casa contra Perú y Paraguay

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

Dentro del vestuario que tendrá esta noche la selección de Venezuela en el Estadio Nacional de Santiago de Chile, el mensaje para los jugadores de la Vinotinto será que este es el partido de sus vidas. Afuera estará la selección de Chile esperándolos (8:00 pm), con casi 50.000 gargantas gritando a favor, y las ganas de terminar de firmar su segunda clasificación al Mundial de forma consecutiva, algo que no han logrado ni con sus mejores generaciones.

Hace un par de años, César Farías colocó a Chile como ejemplo de lo que podría ocurrir con Venezuela si lograban clasificar a la Copa del Mundo. En 2009, la selección austral contaba con jugadores en equipos de clase media en España, Inglaterra e Italia como Real Sociedad, West Bromwich, Zaragoza o Reggina.

El Mundial de Suráfrica en 2010 fue, de acuerdo con el técnico, el empujón que terminó de llevar a Alexis Sánchez del Udinese al Barcelona o a Arturo Vidal del Bayer Leverkusen a la Juventus.


A discreción. Una vez sobre el césped, la Vinotinto se enfrentará a un equipo que, como casi todos en Suramérica, son superiores teóricamente. En Venezuela no existe aún un jugador capaz de aspirar con su club a ganar la Liga de Campeones como lo hace Sánchez en Barcelona o Vidal y Mauricio Isla en la Juventus.

Pese a esa diferencia, en el vestuario venezolano saben que jugando un buen partido como equipo pueden subsanar esas diferencias, apelando a la misma fórmula con la que ya derrotaron a Argentina, a Colombia o a esta misma Chile durante la Copa América pasada.

“Seguro nos van a querer atacar por todos lados pero si somos inteligentes podemos hacerles daño, porque seguro cuando ataquen dejarán espacios”, explicó Grenddy Perozo sobre la idea que tienen del conjunto de Jorge Sampaoli, quien saldrá esta noche con la versión más ofensiva que puede armar: dos volantes en la línea de tres centrales, dos mediocampistas bien abiertos, otro par de extremos y confiando en que Vidal pueda mantener el equilibrio por el medio.

Venezuela responderá también con su alineación más ofensiva: dos laterales capaces de escalar la banda y un volante de buen pie en la primera línea como Luisma Seijas. Tras la declaración de ambos, el partido promete ser un intercambio de golpes y de goles de lado y lado. Una batalla en la que los dos bandos dispararán a discreción y en la que la buena puntería que han tenido en las últimas semanas Salomón Rondón y Josef Martínez servirá para alimentar la esperanza venezolana.


Afilados. “Debemos estar concentrados y confiar en nuestros delanteros”, afirmó Gabriel Cichero, héroe con su gol en la victoria ante Chile en la Copa América en 2011. “Hay que confiar en este grupo, que es el más talentoso de la historia del fútbol venezolano”, arengó el zaguero.

De acuerdo al ejemplo de Farías, de lograr el cometido, al hoy defensor del Nantes le podría esperar un futuro mejor, quizás en un club más grande Inglaterra o España. Sin embargo, antes de pensar en eso, él y sus compañeros deberán bregar fuerte para convertir del partido de esta noche en el partido de sus vidas, al menos por ahora.

Una victoria en Santiago no significaría poner un pie en el Mundial, pero reconduciría el camino, descarrilado tras la derrota contra Uruguay. Serviría, además, como impulso para recibir a Perú el martes y a Paraguay en un mes. Y si todo les sale bien, ese sí que sería el partido de sus vidas.