• Caracas (Venezuela)

Deportes

Al instante

Un tortuoso regreso a casa

La delegación fue recibida por el ministro Pedro Infante | FOTO CORTESÍA AEROPUERTO MAIQUETÍA (@SVMI)

La tristeza por la eliminación se combinó con la preocupación por el regreso | FOTO CORTESÍA AEROPUERTO SIMÓN BOLÍVAR

La congelación de cuentas de Conmebol afectó también la planificación de la Vinotinto

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

Hasta la 1:30pm del lunes, la resaca dentro de la concentración de la selección nacional era doble; y no se debía sólo a la amarga derrota del domingo contra Brasil, que la había eliminado de la Copa América 2015. Hasta esa hora, no había claridad como y cuando se haría el regreso a casa.

Hubo varias llamadas hasta que finalmente se concretó todo. El viaje se hizo en el avión presidencial, prestado por la presidencia de la República a Mindeporte para este fin, a las 11:30pm (hora chilena), para llegar a casa a las 7:00am.

Fue el final de una larga concentración que, como todas en la Copa, fue afectada por el escándalo FIFA. “A nosotros no nos afectó como tal todo el problema con el presidente de la federación, en lo deportivo no influyó”, comentó Luis Manuel Seijas al terminar el partido contra Brasil en Santiago. “Pero no es menos cierto que quienes trabajan de cerca en la logística, tuvieron muchos inconvenientes para cuadrar todo”, agregó.

De acuerdo con allegados a la concentración, en el seno del equipo hubo preocupación por el pago de los premios del torneo mientras corrían noticias sobre la congelación de cuentas a los socios comerciales de Conmebol.

Wilmar Valdez, presidente de la Asociación Uruguaya de Fútbol afirmó al diario El País de Uruguay, que el ente suramericano “atraviesa una crisis muy importante”. “Nuestra idea es tratar de trabajar junto al presidente (Juan Angel) Napout para mantenernos operativos”, expuso. Es por esto que no llegaron a tiempo los pagos de los premios para las distintas participantes del torneo, al tiempo que Chile se encargó de costear los gastos.

En el caso particular de Venezuela, la eliminación temprana fue un balde de agua fría en lo logístico, y no hubo margen de maniobra para cambiar los boletos de regreso. Esto obligó a solicitar la ayuda al gobierno nacional, que dispuso del avión presidencial para un traslado que estaba pensado para mucho después.