• Caracas (Venezuela)

Deportes

Al instante

Cuando los súper prospectos fallan

José “Cafecito” Martínez | Foto: Google

José “Cafecito” Martínez | Foto: Google

Jackson Melián fue el primer súper prospecto del beisbol local, en la acepción moderna del término. El bono de 1,6 millones de dólares que le dieron los Yanquis hace exactamente 20 años causó revuelo en el país y le lanzó a la fama

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

¿Cuánto habría recibido el Café Martínez por firmar hoy con los Yanquis de Nueva York?

Cuando lo hizo, en 1983, el beisbol era otro. No se conocían las firmas millonarias de ahora. Tenía 17 años de edad cuando aceptó la oferta de los bombarderos. Casi medía dos metros. Era un shortstop con potencial jonronero. No podía fallar.

El Café fue el miembro más joven de la Guerrilla de La Guaira y posiblemente el más prometedor. Más que Oswaldo Guillén y Luis Salazar, incluso.
En su primera temporada completa, ya con los Medias Blancas de Chicago, bateó para ..300/.340/.406, a los 23 años. Era la próxima superestrella de los diamantes venezolanos, un bateador puro sin posición fija y talento ilimitado.

¿En qué momento perdió el camino? Lo tuvo muy claro, cuando era demasiado tarde.

Ya retirado y enfermo, dedicó los últimos años de su vida a recorrer los estadios de la LVBP, hablando con cada astro en formación. Fue su mejor obra pública, más allá de los valores que haya podido enseñar a sus hijos.

Es una estampa tan inolvidable como conmovedora: la imagen de un delgadísimo Café Martínez, sentado en un dugout, vistiendo un mono deportivo que le quedaba algo ancho, dando una arenga a cualquier muchacho bien considerado por los scouts.

“Trabaja duro”. “No des nada por sentado”. “No desperdicies tus habilidades”. “No te dejes engañar por las fiestas, por la bebida, por la vida nocturna”. “Aprovecha el don que Dios te dio”.

Cosas así fue repitiendo el Café a todo el que quisiera escucharle, hasta morir anticipadamente, en 2006. Tenía sólo 40 años de nacido.

Jackson Melián fue el primer súper prospecto del beisbol local, en la acepción moderna del término. El bono de 1,6 millones de dólares que le dieron los Yanquis hace exactamente 20 años causó revuelo en el país y le lanzó a la fama.

Nunca se le conoció flaqueza. Gran trabajador, con una impecable disciplina que aprendió en sus tiempos como nadador de alta competencia. Era parte de una familia unida y formó luego la suya, sin que se le conocieran desórdenes o excesos.

A Jackson sólo le faltó jugar en las Grandes Ligas. Una lástima, tratándose de un pelotero tan enfocado y cordial. ¿Por qué falló, si en 1996 era imperdible? ¿Fue la tristeza de quedarse tan pronto sin sus padres? ¿Chocó contra un muro en el camino del desarrollo? Lo tenía todo para triunfar.

A partir de aquel año, 45 adolescentes venezolanos recibieron bonos de un millón de dólares o más. Apenas 5 han jugado en las Grandes Ligas y sólo Miguel Cabrera ha alcanzado el estatus de estrella.
Kevin Maitán, Abraham Gutiérrez y otros súper prospectos criollos en esta promoción de 2016 están por comenzar sus carreras. Eran noticia desde antes de dar el salto al profesional. No pueden fallar, dicen los analistas. Son predestinados, aseguran sus descubridores.

¿Qué pasará por sus cabezas? Sólo sueños, probablemente; multitudes, aplausos, una película de grandes momentos. A los 16 años de edad, no hay razón para desconfiar de lo que viene, y menos cuando llueven los elogios y el dinero bien habido.

Pero el camino es difícil, está lleno de desvíos y no siempre termina bien, incluso para esos que en su adolescencia parecen haber nacido para triunfar.
Recordárselo a cada momento será el mejor consejo que sus mentores les podrán dar.

@IgnacioSerrano
www.elemergente.com