• Caracas (Venezuela)

Deportes

Al instante

El sueño del Mundial no conoce colores políticos

El venezolano Salomón Rondón celebra su gol ante Paraguay

El venezolano Salomón Rondón celebra su gol ante Paraguay

Algunos jugadores de la Vinotinto rescatan el valor del equipo como punto de encuentro luego de las últimas elecciones

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

Muchos de ellos no pudieron teñirse el dedo meñique de morado el pasado domingo. Al residir en el extranjero, a más de uno de los convocados por la Vinotinto se le hizo imposible completar el trámite para votar en el consulado. Sin embargo, todos lo integrantes del cuadro nacional siguieron de cerca la jornada del pasado domingo en la que la pelota quedó de un lado y cedió su espacio para las elecciones presidenciales.

Conocidos los resultados, una mitad del país celebró el triunfo mientras la otra lamentaba la derrota. Por lo que la Vinotinto aspira ahora poder borrar esas diferencias, aunque sea por una tarde, la del próximo martes cuando reciban a Ecuador en Puerto La Cruz. “A nivel de política la selección es la selección, no tiene que ver. El que es chavista va a la selección y el que no es chavista puede también, es importante porque nos apoyan, somos neutros en eso”, opinó Ronald Vargas, quien cree que ese carácter imparcial que tiene el equipo le puede permitir a unir a los seguidores de uno y otro bando bajo el mismo objetivo.

Ese punto de encuentro, que en otros terrenos suele ser tan difícil de encontrar, termina siendo una demostración de que, más allá de los favoritismos políticos, aún hay espacios en común entre un sector y otro. “Es algo que venimos haciendo desde la Copa América, cuando toda Venezuela se unió. Pasó ahí en la Copa y luego en el Premundial. Ahora mismo es un buen momento para unir al país porque realmente lo necesitamos”, afirmó Franklin Lucena, una de las voces con más peso en el vestuario.
 
“Todavía dentro del vestuario no hemos hablado sobre este tema pero seguro que llegará esa conversación. Todos queremos que Venezuela esté tranquila y en paz para que pueda ser un mejor país”, aclaró, en tono conciliador, el volante del Caracas, quien en el pasado ya había enviado mensajes similares, destacando el papel conciliador que tiene el combinado. Como ocurrió en la caravana con la que recibieron a la Vinotinto tras la Copa América en la que el técnico César Farías aseguró que “Venezuela tiene un sólo color y es el vinotinto”.

Rondón también opina

Dentro del mismo conjunto también hay opiniones distintas, como la de Salomón Rondón, quien prefiere no juntar una cosa con la otra. “La política no se puede mezclar con el fútbol, lo que pasó ya pasó, se tomó una decisión, la gente decidió y nosotros podemos decidir por el fútbol, por Venezuela y sumar esos tres puntos", opinó el delantero del Rubin Kazan. Bajo esa misma línea declaró Roberto Rosales, quien aseguró que “nosotros sólo pensamos deportivamente, vamos a buscar la victoria, Ecuador será complicado, estamos de local y vamos a aprovechar eso”.

Sin embargo, en las gradas del José Antonio Anzoátegui seguro coincidirán aficionados de una y otra tendencia, buscando, por lo menos esa noche, el mismo objetivo: vencer a Ecuador. “Para nosotros es una responsabilidad porque estamos en una situación difícil no sólo por lo político si no por lo deportivo, por este sueño que queremos llevarlo a cabo”, afirmó Vargas. Y en ese sueño del que él habla es quizás el único resquicio de la vida del venezolano en el que aún no se basa sobre la opinión política de cada uno.

Posible cambio

Luego de haber hecho de Puerto La Cruz su sede principal durante los cinco años que suma César Farías al mando de la selección, el panorama político podría llevarlo a cambiar luego que el PSUV anunciara sus candidatos para las próximas elecciones de gobernadores, en las que no va a apoyar la reelección de Tarek William Saab, el principal responsable de que la Vinotinto haya jugado tantos partidos en el José Antonio Anzoátegui.

Pese a que la FVF siempre ha defendido su independencia a la hora de elegir las sedes, en Puerto La Cruz han tenido el apoyo tanto de las autoridades policiales como la facilidad para alojarse en hoteles dependientes al Gobierno. Con la seguridad de que en los próximos meses Anzoátegui tendrá un nuevo gobernador, queda la duda de si la Vinotinto seguirá siendo un visitante frecuente.