• Caracas (Venezuela)

Deportes

Al instante

La revancha de Zalzman

Zalzman se alegra de haber retornado a tiempo a Venezuela | Prensa Deportivo Anzóategui

Zalzman se alegra de haber retornado a tiempo a Venezuela | Prensa Deportivo Anzóategui

El volante, quien jugó un gran partido frente a Túnez, será fundamental hoy contra Japón (11:30 am)

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

"Hola. Soy David Zalzman, tengo nueve años de edad y juego en la escuela de fútbol Juan Arango. Si pudiera pedir tres deseos serían: jugar algún día con la Vinotinto, jugar algún día en el Barcelona y llegar a un Mundial de fútbol con Venezuela”.

Esas fueron las primeras palabras que el aragüeño dijo alguna vez en televisión. Fue un canal regional de Maracay el que registró los deseos del zurdo que hoy, a los 17 años de edad, han sido cumplidos en su totalidad tras el debut del viernes contra Túnez -derrota 2-1- un resultado que obliga al conjunto venezolano a al menos empatarle hoy a Japón (11:30 am).

El dorsal 10 del equipo venezolano será Zalzman, quien llegó a usar ese mismo número cuando jugó en las categorías inferiores del Barcelona entre 2008 y 2011. En ese entonces, los entrenadores catalanes destacaban la calidad técnica de su zurda, algo que sufrió Túnez el viernes, al ver cómo este estrellaba dos remates en los postes.

Él, en alguna entrevista, aseguró identificarse con Xavi, aunque hoy juegue más adelantado y sea el enganche de esta Vinotinto Sub 17.

Camino. Tras tres años en el Barcelona, Zalzman se fue cedido al Cornellá, un equipo de menor jerarquía donde pudo jugar más. Sin embargo, a finales de 2012 decidió regresar a Venezuela y tras un par de módulos con la Sub 17, firmó con el Anzoátegui y echó raíces de nuevo en el país. “Fue un acierto regresar y entrenar con este grupo y este cuerpo técnico, es algo que me va a marcar toda la vida. Clasificar a un Mundial no pasa todos los días, menos aquí en Venezuela donde no es tradición, es algo que quedará guardado para siempre en nuestras vidas”, comentó el volante, uno de los mejores de la Vinotinto el viernes.

Hace dos años por estos días, el aragüeño sostenía su anhelo de jugar una Copa del Mundo, aunque aquello parecía un objetivo lejano mientras veía caer las hojas del otoño en las ramblas de Barcelona. “Todos soñamos con jugar un Mundial pero no pensé que me llegaría tan rápido, fue especial clasificar y de la manera que clasificamos. Ahora el reto es llegar a la final”, comentó seguro.

Para él, el torneo es una especie de revancha. Su talento llevó al técnico Rafael Dudamel a asignarle varias responsabilidades en el campo. Su formación en el Barcelona -quizás la mejor cantera del mundo- le llevó a crear expectativas en los fanáticos. Sin embargo, él siente que no cumplió con esas metas durante el Suramericano. “Todos lo vimos, no fue mi mejor desempeño. Ahora en el Mundial quiero hacer mi mejor esfuerzo para ayudar al equipo y ser campeón”, afirmó el mediocampista, quien no encuentra una razón de peso.

“No sé que pasó, algunas jugadas no se me dieron, no estaba claro”. Lo que sí tiene marcado es que este torneo en Emiratos Árabes es la oportunidad ideal para reivindicarse.

Hoy, si en algún pasillo en Emiratos Árabes se consigue a alguno de sus ex compañeros en Barcelona, asegura que le presentaría a esta selección de Venezuela como que “no hay un equipo que mejor actitud”. Esa justamente será un arma fundamental para levantar una situación que se convirtió en adversa tras la derrota del debut.