• Caracas (Venezuela)

Deportes

Al instante

Tres regalos para los fanáticos del beisbol

Mari Montes, Francisco Suniaga e Ignacio Ávalos relatan en tres obras las anécdotas y emociones de sus respectivas aficiones por Caracas, Magallanes y La Guaira

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

Tres equipos de beisbol, tres escritores de lujo, tres libros con tres puntos de vista distintos; pero una sola pasión: el beisbol venezolano.

"Cuando uno ve lo que es el fútbol intelectualmente hablando en otros países, como Argentina y Brasil, extraña la ausencia de literatura científica para explicar el beisbol de Venezuela. Nuestro país está hecho de este deporte que nos marca culturalmente, pero no existen reflexiones al respecto", advierte el sociólogo y profesor universitario con alma de futbolero, Ignacio Ávalos, quien visitó esta semana la serie de El Nacional junto a Mari Montes y Francisco Suniaga.

El trío decidió hacer algo al respecto. Ávalos inmortalizó la afición que siente por los Tiburones en el libro Memorias de un feligrés, así como lo hizo Montes con los Leones en Crónicas fanáticas y el magallanero Suniaga con Crónica de una devoción. Las tres obras son de lectura indispensable para los verdaderos fanáticos, pues con sus habilidades resumieron la historia del beisbol venezolano, con numerosas anécdotas, deseos, bromas, datos, récords y las particulares emociones de la vida como aficionados.

"Uno no quiere a los Tiburones porque ganen, sino para que ganen. Uno siempre le tiene fe a La Guaira. Es un feligrés", explicó Ávalos al recordar los buenos y malos momentos experimentados junto al equipo de sus amores. "Me dio mucha tristeza la muerte de Gustavo Pulidor. Lo admiraba porque era un gran pelotero de bajo perfil. Creo que ni él mismo se creía lo bueno que era", opinó. "La Guaira este año ilusiona, tiene una generación de jugadores muy buena con un manager que marcará diferencia. Yo quería que trajeran a Diego Simeone, pero bueno, Buddy Bailey es genial", bromeó.

Un templo en la UCV. Montes realzó con su pluma las mejores emociones experimentadas gracias al beisbol.

"El no hit no run de Urbanito (Lugo), el jonrón 20 de Baudilio (Díaz), los hits de Vitico (Davalillo), no sé cuantas mágicas atrapadas de (Omar) Vizquel; son demasiados. Si alguna cosa tenemos los caraquistas son buenos recuerdos", señala quien años atrás se convirtió en la primera mujer anunciadora de los melenudos en el estadio Universitario, un lugar donde se siente feliz y segura en todo momento y donde descansan las cenizas de su padre.

"Mi papá fue fundador de las caimaneras de los miércoles hace casi 60 años y horas antes de marcharse nos pidió que dejáramos su cenizas en el montículo. Fue un sitio en el que se divirtió mucho. Él, al igual que mi abuela, fue un gran caraquista", esboza para dejar entrever el origen de su afición.

El coso de Los Chaguaramos es uno de sus lugares predilectos. "Es mi casa, allí me siento a gusto. Un día cuando niña a mi papá se le olvidó que había ido conmigo al juego de un domingo y se fue a La Boyera. Cuando mi mamá le preguntó por mí se dio cuenta y se devolvió. Yo mientras tanto corría en el terreno con otros niños y Lezama. Ni me di cuenta", recordó.

No hay quien le gane. Suniaga, autor de la reconocida novela La otra isla, deja aflorar su apego por el Magallanes en cada una de las palabras escritas en Crónica de una devoción.

"Nunca olvidaré el campeonato del año 70, cuando ganamos la primera Serie del Caribe para Venezuela. En ese momento la autoestima magallanera ascendió hasta el cielo", sonríe el novelista.

Pero no todos los recuerdos son dulces. "Ese juego lamentable del jonrón de Gregor Blanco al Kid Rodríguez en la final de la 2009-10, cuando sentíamos que habíamos ganado la serie y todo cambió tampoco lo olvido".

El bautizo de las obras, de la serie de libros de El Nacional, será mañana a las 7:00 pm en la sede de Los Cortijos. Están todos invitados.

Frases

"El Universitario es mi casa. Un día cuando niña a mi papá se le olvidó que había ido conmigo al juego y se fue. Yo mientras tanto corría en el terreno con otros niños. Ni me di cuenta"

Mari Montes

"Nunca olvidaré el campeonato del año 70, cuando ganamos la primera Serie del Caribe. La autoestima magallanera ascendió hasta el cielo en ese momento"

Francisco Suniaga