• Caracas (Venezuela)

Deportes

Al instante

Las reanudaciones son el punto flaco de Argentina

El entrenador de Argentina, Alejandro Sabella, junto a su equipo técnico / Williams Marrero

El entrenador de Argentina, Alejandro Sabella, junto a su equipo técnico / Williams Marrero

La mayoría de los goles que ha recibido la albiceleste han llegado tras una pelota parada: córner, tiro libre o saque de banda

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

A pesar de cabalgar la eliminatoria con cierta comodidad, la Argentina de Alejandro Sabella no es un equipo invencible. Lo dejó claro Fernando Amorebieta con su cabezazo en Puerto La Cruz y también un puñado de rivales, quienes han aprovechado las reanudaciones del partido como el talón de aquiles de la albiceleste.
Ese aspecto es, justamente, una de las obsesiones del venezolano César Farías, quien ha llegado a emplear sesiones en trabajar los saques de banda de su equipo. Ese justamente fue el camino que tomó Paraguay, en la sexta fecha del clasificatorio, para vencer a Romero, ya que en un saque lateral se inició la jugada que terminó en el penal que Fabbro convirtió en gol.
Contra Colombia, Romero también tuvo que ir a buscar la pelota a la red luego de un tiro libre de Pabón y frente a Perú, el meta tuvo que intervenir para desviar un penal de Pizarro, que se produjo en un descuido de la defensa.
Ayer, el técnico argentino Alejandro Sabella se refirió a ese posible exceso de confianza que suele afectar a su equipo y que le costó un gol en la tercera fecha contra Bolivia, cuando Demichelis no supo manejar una pelota que Moreno Martins depositó en la arquería.
Los otros tres goles que ha recibido Argentina se cuentan tras un error de Andújar contra Chile y sólo dos tantos luego de jugadas elaboradas: el de Perú en Lima y uno de Chile en Santiago.
En el otro lado de la moneda, Venezuela puede sacar provecho de esto ya que cuatro de sus ocho goles en el torneo han llegado tras un córner (Argentina y Bolivia), un tiro libre (Perú) o un saque de meta (Colombia).

Ofensiva veloz. Si las reanudaciones son el talón de Aquiles de la albiceleste, su ofensiva es tan fuerte como el martillo de Thor. Apoyados en la calidad y la explosión de sus atacantes, Argentina es capaz de hilar con mucha rapidez y precisión en el último cuarto de cancha.
De los 20 goles que lleva en la eliminatoria apenas tres han sido ante una defensa estática. El resto, ha partido de un regate que ha desequilibrado la defensa o de un contragolpe, por lo que Venezuela también debería cuidar sus enfrentamientos hombre a hombre y sus perdidas, especialmente si le permiten a su rival contragolpearle, un arte en el que los argentinos se mueven como pez en el agua.