• Caracas (Venezuela)

Deportes

Al instante

¿Quién reaccionará primero? ¿Los abridores turcos o los bates de Lara?

Luis Jiménez | Foto: Ernesto Morgado

Luis Jiménez no está encendido con el madero| Foto: Ernesto Morgado

Puede que la serie entre Lara y Magallanes siga su curso. O puede que algo cambie y sea decisivo

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

Luego del día de descanso que ambos tuvieron ayer, saltarán al diamante del estadio Antonio Herrera Gutiérrez, para disputar el quinto juego de la serie decisiva.

La final se ha reducido a sólo tres juegos. ¿Qué aspecto resultará decisivo? ¿Qué puede definir esta final? Los brazos del Cabriales. El pitcheo abridor del Magallanes pudiera corregir el camino. Los turcos dependieron la mayor parte de la temporada de un cuarteto estable formado por Carlos Zambrano, Gustavo Chacín, Sergio Pérez y Orángel Arenas. Con Arenas fuera de la rotación y el dominicano Fabio Castro adentro, los resultados han sido decepcionantes.

Sólo Carlos Zambrano exhibe una efectividad aceptable, con 3.60, y ninguno de sus compañeros ha podido completar cinco innings. A pesar del corto trecho recorrido, cuatro de los seis jonrones de Lara han sido contra ellos. Pero hay señales auspiciosas.

Castro tiene historial. Austin Bibens está en la reserva. Y la relación entre bases por bolas y ponches de los cuatro iniciadores cabrialenses es brillante, con un boleto y 17 guillotinados en 16.2 entradas. Hay un margen considerable para corregir el desajuste estadístico. Falta ver si tendrán tiempo para hacerlo.

Los bates de occidente. El bateo de los Cardenales tendría que mejorar. Por más que se haya hablado de la sequía de los Navegantes, han sido los pájaros rojos los que han producido por debajo de sus promedios en los playoffs.

La línea ofensiva de los cabrialenses es más que aceptable. Tienen .275 de average, un promedio de embasado de .317 y .458 de slugging. No desluce frente a lo conseguido desde la eliminatoria.

La línea ofensiva crepuscular, en cambio, sí desluce. El equipo con mejor bateo colectivo en la semifinal tiene .257/.311/.329 en los cuatro encuentros de la serie decisiva, una producción en la que están influyendo hacia la baja Luis Jiménez, Ernesto Mejía y C.J. Retherford.

El trío se ha combinado para dar apenas 7 imparables en 46 turnos. Ubicados en los turnos tres, cuatro y seis de la alineación, se han convertido en un corto circuito que ha impedido más y mejores rallys. Sin ellos, Lara batea para .415 de average con ocho extrabases. Ellos aún no han dado ni un tubey.

En un lapso de sólo siete partidos no es imposible que esos sluggers puedan continuar apagados hasta el miércoles, inclusive. Pero señales de humo que sugieren otra cosa. Jiménez continúa tomando boletos, con .389 de OPB, y los cuatro cohetes de Mejía y Retherford ocurrieron el sábado, cuando también fallaron algunos turnos conectando con autoridad.

La ausencia de Pandoval. ¿Cómo reaccionará la nave a la falta de Pablo Sandoval? La gerencia no descartó ayer, al anochecer, que el Panda continúe en acción, pero la congoja del carabobeño al pronunciar el sábado su despedida fue una señal desesperanzadora para los suyos.

Los Navegantes tienen cómo suplir a Sandoval, aunque sean un equipo menos intimidante y contundente. Mario Lissón debe pasar a la antesala, con su OPS de 1.127 en la semifinal, superior incluso al .916 de Kung Fu Panda en la misma instancia.

Con Lissón en tercera, Reegie Corona y Darwin Pérez se repartirán la segunda base. Al menos la defensa ganará.