• Caracas (Venezuela)

Deportes

Al instante

Casi 100 peloteros venezolanos han dado positivo por dopaje

Álex Cabrera ha pegado 21 jonrones en la campaña | AVS Photo Report

Alex Cabrera tenía antecedentes que le vinculaban a los esteroides, pero siempre negó su uso. En México le sorprendieron por consumo de estanozolol | AVS Photo Report

Los 8 equipos del circuito local decidieron esta semana que para julio estará definida una política contra el consumo

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

Andrés Espinoza escribió su nombre en la historia del beisbol profesional venezolano de varios modos.


El inolvidable Musiú Lacavalerie lo llamaba entre risas “el caballo de los bandidos”, porque su corpulencia le impedía correr a gran velocidad. Robó, de hecho, sólo dos almohadillas en 14 temporadas en la LVBP.


Aunque dio el salto con los Tiburones de La Guaira, fue pieza importante en el primer título de los Cardenales de Lara, a comienzos de los años 90, como primera base a tiempo compartido del manager Domingo Carrasquel.


Ganó el premio Regreso del Año en enero de 1990, en una elección curiosa, pues antes de esa temporada jamás había consumido siquiera 100 turnos.


Y en 1992, ya con los Navegantes del Magallanes, se convirtió en el primer caso documentado de dopaje positivo en la historia del beisbol venezolano.


Espinoza fue el precursor en una lista de casi 100 peloteros criollos que han sido descubiertos en el doping, en distintos circuitos y lugares del planeta. Fue también la única víctima, si cabe el término, de la incipiente política contra el uso de sustancias prohibidas en el deporte profesional, hace 22 años.


Por entonces, y a instancias de una nueva Ley del Deporte, el IND puso en práctica una política de control del consumo de sustancias ilícitas en las ligas y torneos profesionales, sin precedentes.


La iniciativa duró muy poco. Espinoza fue noticia al dar positivo por anfetaminas, un peligroso químico de uso generalizado en la actividad del músculo hasta hace relativamente poco. Los medios recogieron la novedad con grandes titulares y hubo un escándalo.


Periodistas, peloteros y directivos de equipos cerraron filas alrededor del inicialista. La opinión pública defendió al jugador y los técnicos del IND no lograron hacerse entender.


El desconocimiento sobre el tema era generalizado. Los exámenes fueron cancelados.


La lucha contra el dopaje en el beisbol profesional ha estado signada por episodios como ese. En otras tres oportunidades se ha intentado poner en práctica, después del episodio de 1992, y en cada una de ellas se ha estrellado contra la resistencia de un sistema en parte cómplice y en parte ajeno a la importancia del combate de este mal.


La fiesta desatada por la Triple Corona de Alex Cabrera en la pasada temporada y el récord de jonrones que, a los 42 años de edad, le arrebató al mítico Baudilio Díaz, terminó abruptamente con el caso positivo del Samurái en México, en abril.


Esta vez, a diferencia del pasado, el escándalo ha impulsado el combate contra las sustancias ilícitas para el mejoramiento del rendimiento deportivo. Ahora es la LVBP, no el IND, quien ha decidido llevar adelante una razzia contra este flagelo.


De Espinoza al Samurái, 88 casos positivos confirmados acumula el beisbol profesional venezolano, contando todos los circuitos y torneos internacionales donde se han documentado casos por uso de anabolizantes, anfetaminas, hormona de crecimiento humano y drogas recreacionales.


Este es el recuento de esa saga, año a año y caso por caso.


1992. 1 caso documentado.

LVBP. Andrés Espinoza.

 

2005. 18 casos documentados.

MLB: Juan Rincón y Rafael Betancourt

MiLB: Elvis Avendaño, Robinson Chirinos, Renee Cortez, Jesús Guzmán, Javier Herrera, Robert Machado, Luis Pérez, Carlos Vásquez, Richard Salazar, Eider Torres, Jonathan Herrera, Oscar Montero, Luis Ugueto (dos veces, en mayo y agosto), Ramón Castro,

LVBP: Wiklenman González.


2006. 14 casos documentados.

WBC: Freddy García (consumo recreacional).

MiLB: Ramón Ramírez, Yonathan Sivira, Carlos Fajardo, Alfredo Martín, Jonathan Requena, Richard Rodríguez, Edison Barrios, Juan Casas, Álvaro Díaz, Jesús Granado, Alfredo Reyes, Marcos Chávez y Jonathan González.

 

2007. 3 casos documentados.

MiLB: Jonathan Figueroa, Lino Urdaneta y Raúl Padrón.


2008. 18 casos documentados

MLB: Eliézer Alfonzo.

NPB: Luis González.

MiLB: Kelly Aponte, Luis Castillo, Eduardo González, Weesley Hernández, Julio Joves, Ricciard Rodríguez, Robert Hernández, Jonathan Jaspe, Román Carrasco, Luis Figuera, Jonathan Quiñónez, Yeiber Sánchez (aparece como Yeiger Sánchez en el reporte de MLB), Renny Amador, César Colmenares, Wilsen Palacios y Wilfred Vivas.


2009. 10 casos documentados

MiLB: Junior Guerra, Carlos Alvarado, Frank Peñalver, Johan Romero, Dail Villanueva, Franklin Alcalá, Carlos Orasma, Jorge Serra, Gabriel García y Wilson Contreras.


2010. 6 casos documentados

MiLB: Josué Rodríguez, Ángel Calero, Edgar Estanga, José Alejandro Mendoza y Fidel Hernández.


2011. 5 casos documentados

MLB: Eliézer Alfonzo.

MiLB: Carlos Misell, José Raga, Alejandro Arteaga y Hugo García.


2012. 7 casos documentados

MLB: Ronald Belisario (consumo recreacional) y Freddy Galvis.

MiLB: José Torres, Ángel Guzmán, Ranger Suárez y Daniel Cordero.

LMB: Alex Romero.


2013. 4 casos documentados

MLB: Francisco Cervelli, Jesús Montero y Sergio Escalona.

MiLB: Ángel Yépez.


2014. 2 casos documentados

LMB: Alex Cabrera.

MiLB: Luis Peña.


Fuentes: Oficina del Comisionado de la MLB, El Nacional, ESPN.com, MLB.com y USA Today.


//////RECUADRO//////


La evolución del antidoping en Venezuela


4 intentos, 4 fracasos


El primer intento de controlar el dopaje en la LVBP, impulsado por el IND, en 1992, fue cancelado cuando un escándalo de opinión pública acusó al ente oficial de hacer una cacería de brujas, apenas apareció el primer caso positivo.


El segundo intento tampoco duró mucho. Acaso algunas semanas, en 2005, hasta que otro positivo por anfetaminas, el de Wiklenman González, hizo que nuevamente los peloteros, técnicos, directivos y periodistas cerraran filas en contra de los exámenes, alegando que exponían injustamente a los jugadores a una inmerecida sanción moral.


El tercer intento comenzó poco después. Fue una etapa en la que privó la discreción y en la que, de acuerdo con una investigación realizada el año pasado por el periodista Enis Espinoza, al menos hubo cinco casos positivos, no revelados hasta ahora.


Se desconocen los nombres de los supuestos cinco infractores, pero una segunda averiguación de El Nacional halló que al menos uno de esos cinco era un grandeliga en ejercicio, que dio positivo por esteroides y alegó haber tomado un medicamento comprado en una tienda de suplementos vitamínicos, sin saberlo.


Pasaron unos dos años, después de aquel caso, y comenzó el cuarto intento: en medio de la carrera de Alex Cabrera por el récord de Baudilio Díaz, y al hacerse público en este diario que desde la temporada 2010-2011 no se realizaban despistajes, el ministerio del Deporte decidió, por noticia críminis, retomar los exámenes.


El capítulo duró un día. Los técnicos del IND asistieron un sábado al Universitario y tomaron muestras de orina en el clubhouse de los Caribes. Al día siguiente, en un confuso episodio, recibieron la instrucción de retirarse sin tomar las muestras a los peloteros de los Tiburones, el equipo de Cabrera. Aún se desconoce quién giró la orden.


El quinto intento se llevará a cabo a partir de octubre. Por primera vez parece haber consenso entre periodistas, directivos y aficionados sobre la necesidad de controlar el uso de sustancias indebidas. Esta semana, los ocho equipos prácticamente dejaron lista, en Margarita, una política antidopaje cuyos últimos detalles serán definidos en julio. Los exámenes ahora correrán por cuenta de la LVBP.



ElDato

La principal motivación en la lucha contra el dopaje es la salud de los deportistas, pues el uso de químicos a menudo conlleva efectos colaterales. A diferencia de los gladiadores de la antigua Roma, los atletas del presente no deberían exponer su salud y sus vidas al saltar a la arena pública.


LaCifra

22

Es el total de grandeligas venezolanos que han dado positivo, bien mientras jugaban en las menores, en circuitos internacionales o en la propia gran carpa