• Caracas (Venezuela)

Deportes

Al instante

De pelotero a jinete

Javier Castellano con posibilidades | Foto AP

Javier Castellano | Foto AP

Ganador del Eclipse Award c omo el mejor látigo de Estados Unidos de 2013, reúne méritos como para conquistar el galardón en 2014

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

Cuando los jinetes de la segunda carrera salieron al paddock descubierto de La Rinconada para revisar su cabalgadura, se escuchó la ovación de la multitud que copó las instalaciones del principal circuito hípico del país para darle la bienvenida a Javier Castellano, considerado como el mejor jockey de Estados Unidos.

El látigo zuliano, que rechazó compromisos adquiridos en China y Japón para atender una invitación del ministro Antonio "Potro" Álvarez, para montar en la Serie Hípica del Caribe, regresó luego de 17 años sin actuar en Venezuela para demostrar sus capacidades como profesional en la conducción de ejemplares purasangre de carreras.

"Estoy muy orgulloso de participar nuevamente en mi país y me siento contento por el recibimiento del público que asistió a disfrutar de su deporte favorito", dijo el látigo luego de desensillar al tordillo El Blanco, potro con el que ganó una carrera que parecía perdida en los 200 metros finales.

"Espero llegar a ser el mejor jinete del mundo y entre mis principales retos está el de ganar el Kentucky Derby, una de las competencias de mayor importancia en Estados Unidos, que se realiza el primer sábado de mayo en el hipódromo de Churchill Down, donde Gustavo Ávila logró la hazaña en el año 1971 con Cañonero", afirmó Castellano.

Ganador de las estadísticas de 2014 en Belmont Park, Saratoga y Aqueduct y líder del campeonato general de Estados Unidos con más de 300 lauros, lo colocan como el principal aspirante a conseguir, por segundo año consecutivo, el premio Eclipse Award como el mejor jinete del año.

"Aún no hay nada definido con relación al Eclipse Award, es una votación de los periodistas especializados, pero creo que tengo números como para conquistarlo nuevamente", enfatizó el jockey camino al recinto de jinetes para alistarse para su próximo compromiso.

Pausado al hablar y atento a las indicaciones del entrenador Ricardo D’Angelo y de los propietarios de Fantástica Fabi, antes de disputarse la Copa Dama del Caribe, Castellano subió a la yegua y dio otra demostración de calidad para derrotar a la cotizada Rin Rin en el que fue su primer y único triunfo selectivo en el evento que también contó con la presencia de su hermano Abel, Ángel Alciro Castillo, John Velazquez, Alex Solís, David Rosario, Ramsey Zimmerman y la amazona Jockelyne Gómez, ganadora del Jockey Challenger, que compitieron contra los más destacados de La Rinconada.

Javier José Castellano, nació el 23 de octubre de 1977 en La Limpia, estado Zulia, hijo del también recordado jockey Abel Antonio Castellano. Desde corta edad visitaba las instalaciones del óvalo de Santa Rita acompañado por su padre. El 20 de marzo de 1996 alcanzó su primera victoria con el ejemplar The Forty, entrenado por Antonio Fernández.

Luego de corta permanencia en La Rinconada, en junio de 1997 decidió probar suerte en los óvalos estadounidense donde poco a poco se fue ganando la confianza de propietarios y entrenadores hasta llegar a la cúspide de la profesión.

"Es un oficio que requiere mucha dedicación, trabajo y paciencia para poder destacar en un campo muy competitivo que cuenta con excelentes jinetes, afirmó", el zuliano.

Castellano, residenciado en Garden City, Nueva York, con su esposa Abby y tres hijos, es el tercer látigo venezolano en superar los 3.000 éxitos, hazaña que lograron Eibar Coa Monteverde y Ramón Alfredo Domínguez.

"Estamos en presencia de un maravilloso público y entusiastas fanáticos que, según tengo entendido, tenían más de cuatro años sin poder ingresar a las tribunas del hipódromo que fueron remodeladas y acondicionadas para presentar el espectáculo. También me encuentro muy satisfecho por haber actuado por primera vez en el Clásico del Caribe", expresó.

Castellano se refirió a Ramón Alfredo Domínguez como su amigo y un excelente jinete que al lamentablemente el destino le hizo una mala jugada cuando aún tenía mucho por demostrar como conductor de puros de carrera.

En cuanto a su próxima actuación en Venezuela, indicó que le gustaría visitar a sus familiares y compartir con colegas y amigos en el Zulia, pero tiene importantes compromisos en hipódromos de Estados Unidos que ameritan su presencia. Agradeció la invitación de Antonio "Potro" Álvarez y felicitó a todos los involucrados en el esfuerzo realizado para el relanzamiento de la hípica en Venezuela.