• Caracas (Venezuela)

Deportes

Al instante

A un paso

El duelo de hoy además debe tener un significado especial para Gerardo Martino

El duelo de hoy además debe tener un significado especial para Gerardo Martino

Argentina y Paraguay buscan esta noche su lugar en la gran final de la Copa América 2015, con los dos equipos en busca de cerrar sus largas sequías sin lograr un campeonato

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

Esta noche Argentina y Paraguay intentarán dar un paso más para terminar con su sequía. Las dos son largas, una más dolorosa que la otra, pero al final, las dos naciones intentarán revertir el maleficio de años sin alzar las manos en señal de victoria.

Guaraníes y albicelestes tienen mucho tiempo sin ganar. La última vez que los argentinos se hicieron con un trofeo, fue precisamente con la Copa América de 1993 disputada en Ecuador, y Lionel Messi tenía apenas cinco años de edad y no recuerda casi nada de aquel equipo que tenía en Gabriel Batistuta a su principal figura.

Aquel día la selección que dirigía Alfio “Coco” Basile batió a México, y desde entonces sólo pudo lograr una medalla de oro olímpica (Atenas 2004), y un par de campeonatos juveniles del planeta, el último de ellos en un ya lejano año 2005. Pero, con su selección de mayores el grifo se cerró en el 93 y el río de títulos no pasó más por su huerta.  

Menos aún se tiene en la memoria el último campeonato logrado por la selección paraguaya.

Lo hizo en 1979, cuando la Copa América aún se disputaba con la final en formato de ida y vuelta (y un eventual tercer desafío en una sede neutral para el desempate), en la que terminaron batiendo al combinado de Chile en un juego para desnivelar la balanza que se disputó en Buenos Aires.

Después de aquella gesta paraguaya el balompié guaraní se vino a pique, y no repuntó sino hasta 1998, cuando una brillante generación encabezada por José Luis Chilavert logró que el cuadro albirojo se volviera a poner en el mapa del fútbol mundial al ir al Mundial de Francia 98, del que los sacó la local y eventual campeona del mundo, en un intenso duelo que se fue al alargue.

Llegó la generación más brillante de la historia del balompié paraguayo, y apenas si pudo llegar a los cuartos de final del Mundial 2010, y a un subcampeonato de América en 2011, que lograron sin ganar un solo partido (se clasificaron al dejar en el camino a Brasil por penales en cuartos de final y a Venezuela en semis por la misma vía).

El duelo de hoy además debe tener un significado especial para Gerardo Martino. El argentino, estratrega del conjunto albiceleste, era el director técnico de aquel cuadro guaraní que llegó a meterse entre los ocho mejores del mundo, y que fue segundo del continente.

Para Ramón Díaz, ex DT de River Plate, el duelo también es singular. El argentino ganó su gran trofeo como técnico del cuadro millonario, uno de los clubes más representativos de Argentina; al hacerse con la Copa Libertadores de América en 1996, en su primera incursión como estratega.

Sólo uno de los dos trascenderá a la final, y quedará más cerca, a sólo un paso de terminar con su prolongada sequía de títulos.


Enseñanzas

El partido de primera ronda entre Argentina y Paraguay debió dejarle a las dos selecciones. El conjunto albiceleste debe resolver su problema de contundencia si desea batir a una mañosa escuadra albiroja, que trabaja a la hechura de su técnico, intentando vulnerar a sus rivales a partir de su orden y trabajo colectivo.

El reto de Argentina, que nunca perdió contra Paraguay por Copa América (18 victorias y 5 empates) será que Messi, Carlos Tévez, Ángel Di María, Sergio Agüero y compañía desaten su talento en el ataque como en el primer tiempo del partido inaugural de ambas escuadras en la actual edición de la Copa, donde los celestes y blancos ganaban 2-0 después de un primer tiempo superlativo.

Sin embargo, todo se torció cuando los de Martíno comenzaron a ceder terreno y espacio en la cancha, y se rompió con los goles de Nelson Haedo Valdéz y Lucas Barrios. Si Paraguay aguanta el vendaval, tendrá muchas posibilidades de dar la sorpresa, como ya lo hizo en la primera ronda.