• Caracas (Venezuela)

Deportes

Al instante

Un padecimiento Olímpico

El terreno de la UCV muestra un rostro golpeado por el exceso de uso/ Henry Delgado

El terreno de la UCV muestra un rostro golpeado por el exceso de uso/ Henry Delgado

El principal estadio de Caracas ve en su césped el reflejo del exceso de actividad que en él transcurre

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

No es extraño ver un partido en el estadio Olímpico, en el que la pelota no bote de manera extraña, con el césped blando, con charcos y zonas en las que se complica el juego por el piso.

Caracas y Petare han tenido que lidiar en la segunda mitad del Apertura con la coyuntura de una cancha que no tiene el mejor aspecto, y que de acuerdo con los propios entrenadores, no está en las condiciones que a ellos les gustaría para practicar el fútbol.

"Nosotros nos hemos quejado muchas veces", comentó Ceferino Bencomo, técnico del Caracas, quien en reiteradas oportunidades ha manifestado su pesar por el estado que presenta el coso universitario.

"Para nosotros es muy difícil jugar el fútbol que nos gustaría practicar con una grama así, en la que la pelota bota de manera irregular, y que no está en las mejores condiciones. Esto nos pone en condición de desventaja, porque Caracas siempre termina jugando mejor de visitante que de local, y se nos complican los partidos en casa", dijo.

"Esto nos ha obligado a cambiar nuestra manera de jugar.

Tenemos que realizar ajustes tácticos que nos permitan utilizar zonas de la cancha que están mejor, y evitar que se nos compliquen los partidos en casa", destacó el técnico.

Manuel Plasencia, estratega del Deportivo Petare, el otro equipo que juega en el Olímpico, argumentó que el asunto es más complejo que el del daño estructural del césped.

"El problema es más profundo. Hasta que los conjuntos no tengan sus estructuras propias, no tendremos mejores canchas y esta seguirá sufriendo el rigor del exceso de trabajo. No me atrevería a poner la cancha como excusa, está mala para los dos planteles, y lo único que uno lamenta es el riesgo de lesiones para los jugadores. Pero esto es un mal muy difícil de resolver. Los equipos de Caracas tienen que pensar en sus instalaciones propias y quitarle carga a esta cancha", consideró el experimentado entrenador.

Una tarea ardua. El encargado del mantenimiento del Olímpico, Nicolás Farino, explicó que el césped del estadio presenta una serie de inconvenientes que complican el trabajo a realizar sobre él.

"Al día de hoy, el césped tiene una recarga de agua importante por el volumen de lluvias que cayó sobre la ciudad en estos días. A esto se suma, que el drenaje tiene un problema en la boca de salida que da hacia el Guaire, que se tapó cuando la última crecida del río. Esto provoca que el agua se acumule en zonas puntuales, cosa que afortunadamente hemos ido subsanando, aunque el piso de la grama queda blando", explicó Farino.

El encargado de la cancha aseguró que el alto tráfico de la cancha, sede de dos equipos profesionales, dos de rugby de la Universidad Central de Venezuela, más el UCV FC (equipo de segunda división), aunado a las actividades de la Liga Interna y el fútbol femenino; hacen que la misma presente una sobrecarga de trabajo del triple de su capacidad.

"El césped que se le puso a este estadio para la Copa América es bueno, muy resistente, es una grama muy fuerte. Pero es normal que haya desgaste cuando la carga de trabajo que tiene es de 15 horas semanales, y lo normal para este tipo de grama es de 5 horas para cada semana", destacó.

Sobre el problema de los desniveles de la cancha, que hacen que la pelota de botes irregulares, Farino comentó que estos se dan sólo en ciertas zonas del terreno.

"Precisamente se ve en las áreas más afectadas por el agua. Nosotros tratamos de nivelar la cancha todas las semanas, el problema que tienen los equipos profesionales es que los días viernes y sábado es cuando la cancha tiene más uso con los conjuntos de la Liga Interna y la segunda división.

Cuando llegamos al domingo, por más que intentemos nivelarla a tiempo, se hace imposible mejorarla", argumentó.

Momento de solucionar. Edgar Jiménez, capitán del Caracas, aseguró que una de sus angustias más grandes es que el estadio muestre su mejor cara en la Copa Libertadores, a partir de febrero 2013.

"Para nuestro estilo de juego y la manera en la que hacemos las cosas, es importante que podamos tener el estadio en las mejores condiciones. Ojalá lo reparen y podamos jugar Libertadores tranquilos", dijo; a lo que Nicolás Farino aseguró que pronto vendrá la solución.

"A partir del 13 de diciembre se le hará un mantenimiento intenso a la grama del Olímpico. Realizaremos un trabajo de aireación completa de la grama, así como una micro nivelación láser con equipos especializados, que se tomará aproximadamente unas seis semanas para que quede completo", aseguró.

"Ya tenemos el permiso de la Fundación UCV, y estamos solicitando también el permiso a la Federación Venezolana de Fútbol porque no se podrá pisar el césped en seis semanas, por lo que esto podría tomar algunos días de enero, cuando empiece el Clausura", dijo Farino.

La esperanza es que con el año nuevo el Olímpico muestre su mejor cara, y deje de ser un padecimiento para jugadores y técnicos.