• Caracas (Venezuela)

Deportes

Al instante

La paciencia de Rafael Álvarez

Rafael Álvarez, pelotero de los Tiburones de La Guaira / Williams Marrero

Rafael Álvarez, pelotero de los Tiburones de La Guaira / Williams Marrero

Cumple su temporada 19 con el conjunto salado. Hoy en día ya no ve su nombre en la hoja de los line up que colocan los managers en la pared más grande del clubhouse

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

La paciencia es un don. Pero hay que trabajarla para mantenerla, pues en cualquier momento puede desaparecer.

Así pasa con Rafael Álvarez, el emergente de los Tiburones de La Guaira.

Por muchos años protagonizó películas importantes en los jardines. La más taquillera fue la de 2005-2006, cuando vestía la camiseta de los Leones del Caracas y fue el tercer bate inamovible de una alineación que ganó una Serie del Caribe.

Hoy en día ya no ve su nombre en la hoja de los line up que colocan los managers en la pared más grande del clubhouse.

Sabe que su momento, si es que llega, será después del séptimo episodio.

De nuevo le ocurrió y otra vez respondió. Fue en el noveno episodio del encuentro del miércoles contra Caracas, desafío que conmemoraba los 50 años de fundación de La Guaira.

Una recta del grandeliga Juan Carlos Gutiérrez terminó en lo más lejano de las gradas del jardín derecho. Su batazo dejó en el terreno al archirrival de la capital. Y fue un jonrón de esos que se ve que abandonan el parque desde que salen.

"Es increíble lo que ha pasado conmigo en los últimos años", dijo en relación al cambio mental que implica pasar de ser un jugador regular a enfocarse como emergente.

"Siempre salgo en los séptimos innings hacia el bullpen a mentalizarme en que puedo entrar. Hago unos swings. Lo importante es siempre que el equipo gane", explicó el bateador zurdo, que suma 13 turnos y 3 hits en lo que va de campeonato, lo que da un promedio de .167.

Sin embargo, su producción se resume en instantes en los que deja el clubhouse y toma un bate ante situaciones difíciles de juego, como por ejemplo el turno ante Gutiérrez y el Caracas.

"Uno es humano. También hay nervios. Existe la adrenalina de esta rivalidad. Pero trabajo para estos momentos", agregó el veterano jugador que comenzó su carrera con Tiburones en la temporada 19941995, y que desde entonces ha vestido seis camisetas en la pelota local.

Resurgir de La Guaira. "A los que pensaban que con esas derrotas consecutivas, empezando la campaña, estábamos fuera del torneo, les digo que estaban equivocados", sentenció Álvarez tras el choque del miércoles en la noche, cuando se consiguió un triunfo que le permitió los escualos abandonar el fondo de la clasificación para cederle el puesto a Tigres de Aragua.

Es que el emergente ansía un título con la divisa, pues sabe que a sus 35 años de edad el camino se hace más difícil, y que mejor incentivo que coronar su carrera con un cetro para la franquicia que le dio la primera oportunidad de ser pelotero profesional.