• Caracas (Venezuela)

Deportes

Al instante

El objetivo de Michael Carrera es y será jugar en la NBA

Michael Carrera | Google

Michael Carrera | Google

El alero se encuentra tranquilo  mientras evalúa posibles ofertas de España, Alemania, Israel y el propio Estados Unidos

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

Michael Carrera no sueña, sino se coloca metas por cumplir. Para el anzoatiguense, jugar en la NBA no forma parte de una quimera, sino un objetivo que tiene en su vida y que para cumplirlo, confía plenamente en las pruebas que le ha puesto Dios en el camino.

El egresado de la Universidad de Carolina del Sur participó en la Liga de Verano de la NBA con la camiseta de los Heat de Miami. Portar la camiseta del quinteto con tres títulos no eclipsó al venezolano, al contrario, lo motivó a seguir trabajando por su objetivo. “Ninguno de los sueños son inalcanzables, lo que hay que hacer es trabajar duro. Sé que voy a llegar ahí (en la NBA) en cualquier momento. Sé que Dios me está poniendo en el camino algo importante, está haciendo que yo aprenda en el futuro, porque sé que me viene algo muy bueno”, comentó Carrera.

El jugador del puesto 3 tuvo una actuación de menos a más en su experiencia en las ciudades de Orlando y Las Vegas. Al final, dejó un registro de 5,3 puntos y 3,6 rebotes con un promedio 17,6 minutos por encuentro.

“Una Summer League es muy fuerte, es un juego muy distinto al college. La Summer League de Orlando fue para adaptarme al estilo de juego de lo que es la NBA, ya en Las Vegas me solté un poquito y mi ofensiva estuvo un poco más afuera, no pude meter unas pelotas desde la larga distancia, pero yo se que ese lanzamiento siempre está ahí, al lado mío”, dijo el alero, quien abrió un encuentro y encabezó la ofensiva del Heat en un desafío contra Phoenix con
16 puntos. “Muy contento por lo que hice pero no satisfecho y ahora a seguir
trabajando”, agregó.

Durante la semana que vivió en Orlando y otro septenario en Las Vegas, Carrera estuvo dirigido por el ex jugador de Miami y otrora estrella de la Universidad de Michigan, Juwan Howard. “Él me dijo que siga adelante que siga trabajando”, sin embargo aclaró que si llegara obtener un contrato en la mejor liga del mundo en un futuro próximo, no está forzado a seguir vinculado a Miami. “En la Liga de Verano no estaba solo con el Heat, otros equipos me pueden tomar. Veremos en estos días cómo vamos a resolver y ver con qué equipo me quedo”, aclaró.

Para el jugador de apenas 23 años de edad, el simple hecho de tener ese primer contacto con la NBA, representó un salto de calidad. Atrás quedaron los 35 segundos del reloj de posesión de la NCAA o el juego de sistema. En el campamento de verano, lo principal era demostrar sus cualidades. “Una liga muy física y muy ofensiva, no hay ayuda en la defensa de los compañeros de equipos sino es una defensa de uno contra uno. Tienes que arreglártelas tu mismo”, opinó Carrera quien desea convertirse en el cuarto jugador de Venezuela en la liga más cotizada después de Carl Herrera, Oscar Torres y Greivis Vásquez.

A la espera y a evaluar. Carrera solo quiere jugar baloncesto, tal como lo ha hecho los últimos 12 años, en su natal Anzoátegui y luego en Venezuela. El criollo está a las puertas de su primer contrato como profesional pero su mente no está enfocada en el papel, sino en el interior del tabloncillo. “No se absolutamente nada, ese tema se lo dejo a mi agente. Creo que se habla de
España, Israel, Alemania. Lo único que puedo hacer es jugar y que los equipos me vean”, sostuvo.



Un año superlativo

El alero venezolano no tuvo la fortuna de ser seleccionado en el draft de la NBA de 2016. Sus números en la última temporada en la NCAA fueron atractivos para ser contratado por el Heat para el campamento de verano al registrar 14,5 puntos y 7,7 rebotes por encuentro. De los tres venezolanos que han incursionado en la NBA, Carl Herrera y Greivis Vásquez fueron seleccionados
en el draft, mientras que Oscar Torres fue firmado como agente libre internacional.

En los tres primeros años, Carrera no logró promediar 10 puntos o más por encuentro, y en la última campaña dio el salto de calidad que lo colocó en la órbita del baloncesto de la NBA y mundial.