• Caracas (Venezuela)

Deportes

Al instante

El nuevo es CarGo

Carlos González fue el segundo en carreras anotadas durante julio | Foto: Agencias

Carlos González Foto: Agencias

Carlos González dejó atrás el letargo ofensivo que sufrió casi todo mayo y comienza junio con un ritmo mejor que la temporada pasada, en la que conectó 40 cuadrangulares

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

Los ceros se hicieron normales en Carlos González entre el 6 y el 21 de mayo. Solo ligó para un promedio de .118 en el lapso, lo que denota lo común de la nada en la línea ofensiva del jardinero de los Rockies de Colorado. El patrón, carente de batazos, construyó una realidad extraña que no parecía corresponder al zuliano, ganador del título de bateo de la Liga Nacional en 2010 y unas de las figuras ofensivas del beisbol actual.

Ese CarGo, divorciado del contacto con la pelota, no era el mismo que comenzó la temporada y dejó average de .330 en abril, con cuatro jonrones y 12 carreras empujadas. Era un bateador más vulnerable, reflejo del bajón de la toletería rocosa que en el primer mes de la campaña fue la tercera mejor de las mayores (.278) y en mayo pasó a ser la octava (.267).
La desconocida versión de González llegó a ser tan pobre, que el promedio cayó de .322 a .265. En ese punto inició el resurgir. El marabino comenzó a conseguir imparables el 23 de mayo y desde allí no ha parado. Hasta ayer tenía ocho juegos consecutivos con incogibles, de los cuales seis fueron multihits. 

Bateó 16 petardos en 32 turnos al bate desde la vuelta a su estado natural, hasta la noche del lunes, incluida una cadena de tres encuentros con vuelacercas. Ese elemento, el poder que da capacidad para superar lejanas bardas, fue lo que dio como un hecho el regreso de González a la etiqueta de paleador temible.
CarGo ya arribó a los nueve vuelacercas y las 20 anotaciones fletadas en el año. A pesar del letargo, es un ritmo mucho mejor que la temporada pasada, cuando largó 40 jonrones y se convirtió en el quinto venezolano con tal guarismo; los otros que han pasado por circunstancias similares fueron Antonio Armas, Andrés Galarraga, Richard Hidalgo y Miguel Cabrera.
Cuando la zafra 2015 llegó al 1 de junio, hace exactamente un año, González solo tenía cuatro bambinazos, 13 remolques y un promedio de .210. En este momento, además de las largas conexiones, el guardabosque estaba estacionado sobre los .300.
Ahora, cuando se sube la Santamaría de junio, y comienza el segundo tercio de la campaña, supone buenas noticias, en teoría. De por vida, CarGo liga para .303 entre junio y julio, con 64 cuadrangulares y un promedio de embasado de .350. Precisamente, su despertar del año pasado comenzó en las postrimerías de junio y culminó con la distinción del Jugador del Mes de julio.

El buen ritmo está presente, la salud no le ha fallado y ha aprovechado lo “volátil” del Coors Field, hogar de los Rockies. Solo queda preguntar: ¿Será otra temporada de 40 jonrones? La respuesta se tendrá cuando llegue octubre.