• Caracas (Venezuela)

Deportes

Al instante

¿Una nueva era?

Infantino, de 45 años de edad, fue mano derecha de Michel Platini | Foto AFP

Infantino, de 45 años de edad, fue mano derecha de Michel Platini | Foto AFP

Fue la primera vez desde 1974 que la FIFA necesitó de una segunda ronda para decidir su votación

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

Con la promesa de encabezar una “nueva era” en la FIFA, Gianni Infantino fue elegido ayer como presidente del organismo rector del fútbol mundial.

El suizo se convirtió en el noveno presidente de la FIFA y sucede a Joseph Blatter, quien ocupó el trono desde 1998 y renunció en medio de un abarcador escándalo de corrupción. Issa Hiyatou ejerció como interino tras la suspensión de Blatter en octubre del año pasado.

Infantino, secretario general de la UEFA, recibió 115 de los 207 votos en la segunda ronda, para superar las 88 papeletas del jeque Salman de Bahrein. El príncipe Alí de Jordania tuvo cuatro y Jerome Champagne ninguno.

Ninguno de los candidatos consiguió la mayoría necesaria en una primera ronda en la que Infantino logró 88 votos y el jeque Salman 85.

“Resarciremos la imagen de la FIFA y el respeto hacia la FIFA”, dijo Infantino. “Y en todo el mundo nos aplaudirán por lo que haremos. Esta es una nueva era, en la que podremos colocar al fútbol en el centro del escenario”.

Tiene la titánica tarea de capitanear en medio de la tormenta de las investigaciones criminales en Estados Unidos y Suiza, que pusieron en marcha la caída de Blatter, de su pupilo y otrora favorito para heredar la corona Michel Platini, y los tres últimos presidentes de la Conmebol y la Concacaf, entre otros dirigentes.

Como secretario general de la UEFA desde 2009, el suizo de 45 años de edad fue la mano derecha de Platini. El oriundo del cantón suizo de Valais será presidente hasta mayo de 2019.

Poco antes de la elección presidencial, el congreso de la FIFA aprobó un paquete de reformas para combatir la corrupción que estropeó la imagen del organismo, sacudió a su plana mayor y le produjo un déficit de unos 560 millones de dólares para el próximo ciclo mundialista.

En su campaña, Infantino prometió aumentar de 2,05 a 5 millones de dólares las subvenciones a cada federación, para repartir cerca de 1.000 millones de los ingresos de 5.000 millones del organismo por concepto de la Copa del Mundo.

Además, quiere expandir el Mundial de 32 a 40 equipos, y abrir las puertas para que el torneo sea organizado por más de un país al mismo tiempo.