• Caracas (Venezuela)

Deportes

Al instante

No es de este mundo

Entre Messi y Suárez marcaron cuatro goles | Foto EFE

Lionel Messi | Foto EFE

Lionel Messi conquistó ayer su quinto Balón de Oro superando a Cristiano Ronaldo y Neymar,  y reabre así el debate sobre su lugar en la historia del fútbol

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

Lionel Messi no se cansa de implantar nuevos registros. Su legado es impresionante, para alguien que aún no llega a 30 años de edad. Incluso si se lo mira fuera de la cancha, como un profesional cualquiera: A sus 28, ya ha sido considerado cinco veces como el mejor en su profesión en el mundo.

Pocos atletas dominaron el juego como él lo hace. Ayer en Zurich, lejos del hotel Baur au Lac de las vergonzosas redadas, y en una ceremonia atípica, formal, sí, pero cargada de detalle fresco y moderno, el rosarino volvió a reencontrarse con la estatuilla en forma de pelota de fútbol, que por dos años consecutivos le había arrebatado Cristiano Ronaldo.

Pero ayer no había mucho en discusión. Todos los candidatos, el rosarino, el portugués y Neymar, quien será el que quizás en el futuro cercano sea el elegido para romper la hegemonía del binomio dorado y polémico del fútbol mundial, fueron obligados a vestirse de smoking, toda una formalidad para ver a Messi reclamar, por quinta vez en su carrera, el galardón al jugador del año.

“Cambiaría cinco balones de oro por ganar una Copa del Mundo”, dijo antes de la ceremonia, en una rueda de prensa con los tres aspirantes al galardón. “Los trofeos colectivos están por encima de los individuales. Sería lo máximo ganar un Mundial”, comentó.

Mientras recibía el premio, Thiago, su hijo de dos años lo veía asombrado, sentado en el regazo de su abuela (la madre del futbolista) Celia, la misma que decía que sus milanesas le daban super poderes al crack del Barcelona.

Messi aseguró en el estrado que no creía lo que estaba viviendo. “Nunca me imaginé esto cuando estaba chiquito”, dijo sonriente, mientras Ronaldo lo miraba con una sonrisa cuyo gesto vacilaba entre la resignación y la aceptación.

Inmediatamente las redes sociales estallaron con el premio. Se reabrió el debate: ¿Es Lionel Messi el mejor jugador de la historia? Sus méritos individuales y colectivos a nivel de clubes, lo ubican en un pedestal superlativo al resto de sus pares de esta época, y sin embargo, él desea el Mundial, la que tal vez sea su gran deuda.

Sólo hay una cosa cierta. Cuando toque escribir las páginas de la historia del fútbol desde 2005 en adelante, Messi no se llevará ni una hoja ni dos. Habrá capítulos enteros que hablarán de su juego, de lo que le aportó al fútbol, de lo que ganó y de lo que no pudo lograr. Un legado que aún falta para apreciar en su contexto, ya que sólo se verá después de su retiro. Su dominio es absurdo, y como se dijo de Michael Jordan en su momento, no parece de este planeta.

 

Los premiados

Además de la consagración de Messi, la gala del Balón de Oro premió a la estadounidense Carli Loyd como mejor jugadora del año en la rama femenina, a Jill Ellis, técnico de la selección de Estados Unidos como DT femenina del año, al español Luis Enrrique Martínez, entrenador del Barcelona, como estratega masculino del año, a Gerald Asamoah con el premio fair play con su trabajo para ayudar a los refugiados a través del fútbol, y el premio Puzkas al gol del año se lo llevó el brasileño Wendell Lira.

 

Palabras: 14, Caracteres: 86

41,33% Fue el porcentaje de votos que logró Messi para alzarse con el galardón.

 

Palabras: 45, Caracteres: 269

Noel Sanvicente y Tomás Rincón se pusieron de acuerdo. Al menos en la votación al Balón de Oro, el seleccionador nacional y el capitán de la Vinotinto realizaron el mismo sufragio: Lionel Messi en el primer lugar, Neymar segundo, y Thomas Müller al tercero.