• Caracas (Venezuela)

Deportes

Al instante

¿Del montículo a la prisión?

El lanzador Francisco Rodríguez / Henry Delgado

El lanzador Francisco Rodríguez / Henry Delgado

Francisco Rodríguez podría ser condenado a nueve meses de cárcel por una acusación de abuso doméstico. Otra mancha fuera del terreno para un cerrador venezolano

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

Francisco Rodríguez siempre ha tenido una conexión especial con Ugueth Urbina, al que considera su ídolo. Se convirtió en cerrador de grandes ligas, como lo hizo el ex lanzador. Celebró cada ponche importante de la misma manera que el también caraqueño: agachado, mano enguantada al frente y la de lanzar con un rápido movimiento hacia atrás.

Lo superó en apariciones el 9 de agosto de 2011, hecho que lo convirtió en el líder en el departamento entre los lanzadores venezolanos en las mayores. También lo desplazó en salvados con 294, por los 237 que dejó Urbina entre 1995 y 2005.

Coincidencia o no, parece que fuera del terreno también tienen algo en común. Lo peor es que en las calles no son récords ni hazañas. Son manchas que enturbian sus brillantes carreras deportivas.

En septiembre pasado, Rodríguez fue acusado de violencia doméstica por su novia, luego de un altercado en Milwaukee, cuando el agente libre pertenecía a los Cerveceros. El cargo que enfrenta son 9 meses de cárcel y 10.000 dólares en multas, de acuerdo con el portal oficial del club.

Urbina pasa sus días en la Penitenciaría General de San Juan de los Morros. Cumple una condena de 14 años y 4 meses de prisión, después de ser hallado culpable de intento de homicidio a cinco obreros que trabajaban en una de sus propiedades.

No es la primera vez que el Kid debe dar la cara ante la justicia. En 2010 fue acusado de agredir al padre de su novia, Dayan Peña, cuando pertenecía a los Mets de Nueva York. Rodríguez fue demandado y, después de su comparecencia, el juez dictó órdenes de protección para que el lanzador se mantuviese alejado de su novia y su suegro.

Por el hecho, los Mets lo suspendieron por dos encuentros sin salario, lo que le hizo perder 125.683 dólares de los 11,5 millones de aquel contrato.

Luego tuvo otra cita con los tribunales. Su novia lo demandó por acoso y violación de orden de alejamiento, tras haberle enviado alrededor de 56 mensajes de texto después del incidente.

Los problemas de Rodríguez contrastan con el compromiso con su equipo en Venezuela, La Guaira, y con el fallecido Pedro Padrón Panza, antiguo propietario del club. Nunca ha dejado de jugar en su país.

También es una imagen distante de aquella de 2002, cuando a los 20 años de edad, el pelotero sorprendió al mundo del beisbol al trabajar 8.2 entradas con 2.08 de efectividad en la Serie Mundial, ganada por su equipo, los Angelinos, a los Gigantes. O la de aquel taponero que implantó el récord de más salvados en grandes ligas en 2008, con 62.

El 12 de noviembre Rodríguez deberá presentarse en la corte para tratar la nueva demanda. Venezuela estará atenta, pues el principal candidato a ser el cerrador en el Clásico Mundial del próximo año podría estar tras las rejas y no con la camiseta Vinotinto.

Cerradores con malos pasos

Julio Machado también pasó por la fama y por la prisión, caso de Urbina. En 1992, cuando pertenecía a las Águilas del Zulia y a los Cerveceros de Milwaukee, el cerrador salió a celebrar después de un juego contra Cardenales en Barquisimeto. Una mujer, Edicta Vásquez, perdió la vida por una bala que salió de la pistola de Machado. El pelotero alegó que pensó que lo perseguían para atacarlo. En 1996 fue sentenciado a 12 años de prisión por el homicidio. Francisco Buttó, casualmente otro cerrador venezolano, fue imputado por el asesinato del recogebates de los Tigres de Aragua, Jesús Hernández, en el año 2006.  

LaFrase

“Hasta cuándo la gente va a seguir con sus habladurías e infamia. Cuando quieren inventar lo hacen. Aquí cualquiera juzga y opina sin razón”, escribió Francisco Rodríguez en su cuenta de Twitter después de ser acusado de violencia doméstica.