• Caracas (Venezuela)

Deportes

Al instante

Las miradas apuntan ahora a Rusia, sede de la Copa del Mundo de 2018

Dilma Rousseff (Brasil), Blatter y Putin en la final de Brasil | Foto AP

Dilma Rousseff (Brasil), Blatter y Putin en la final de Brasil | Foto AP

De los 12 estadios en 11 ciudades subsede, dos están terminados pero deben remodelarse para realizar los partidos

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

La Copa del Mundo se aleja del territorio suramericano, ya conocido para estos certámenes. Ahora, las miradas se concentran en Rusia 2018, una geografía inédita donde sólo algo es seguro: los hinchas tendrán que recorrer distancias incluso más largas.

El primer Mundial que se realice en Europa Oriental requerirá que algunos espectadores vuelen entre las ciudades subsede. Entre Kaliningrado y Yekaterimburgo hay unos 2.480 kilómetros, ligeramente menos de los 3.200 que separan a Porto Alegre de Fortaleza en Brasil.

Tras realizar los Juegos Olímpicos de Invierno en febrero pasado sin problemas mayores en la organización, ha crecido la confianza de los rusos acerca de que ofrecerán un Mundial atractivo. Tras los Juegos, el ministro del Deporte Vitaly Mutko dijo al parlamento que Rusia evitaría el “escenario brasileño”' de obras demoradas y completadas al cuarto para las doce.

Pero Rusia tiene otros problemas de cara al 2018, incluida la amenaza de actos racistas o violentos.

De los 12 estadios en 11 ciudades subsede, dos están terminados pero deben remodelarse para realizar ahí partidos de fútbol. Otro, el Spartak en Moscú, se inaugurará en septiembre.

Los demás, incluido el Luzhiniki moscovita para 81.000 espectadores, se comenzaron o empezarán a construirse este año.

“Es una preocupación normal en el trabajo”, afirmó el jefe del comité organizador Alexei Sorokin, quien habló con The Associated Press para hacer referencia a los comentarios de Mutko. “Eso no significa que estemos sentados en calma y esperando que las cosas sucedan. Sugiere que no estamos preocupados, al menos con esto. Pero sí estamos atentos”.

Un grupo de siete estadios nuevos pasa por un proceso de certificación estatal de su diseño este año. El trámite se requiere antes de que comience la construcción a todo vapor.

El primero de esos inmuebles, un estadio para 45.000 personas en Samara, aprobó ya ese proceso en enero y los demás tendrán pronto la certificación.

“Todos los proyectos avanzan prácticamente a la misma velocidad, con una o dos excepciones”, dijo a la AP el arquitecto Peter Lavelle del despacho Populous, que diseñó los estadios en Kazan y Sochi, y que trabaja en los de Saransk y Rostov-on-Don.

“Tendremos también los estadios construidos unas semanas o meses antes del pitazo inicial del torneo”, dijo y añadió que los crecientes costos de los materiales de construcción y la depreciación del rublo frente a otras divisas en el último año podrían ocasionar que se excedan ciertos presupuestos.

El modelo gubernamental para los nuevos estadios es la Arena Kazan, inaugurada el año pasado con un costo de 400 millones de dólares. Ese inmueble será sede del Mundial.


Presupuesto
Para la Copa del Mundo, se fijó un presupuesto de 660.000 millones de rublos (19.240 millones de dólares), pero la cuestión de los costos totales resulta espinosa. La cifra oficial abarca los estadios y cierta infraestructura relacionada con éstos, pero no otros proyectos de infraestructura, como los 20.000 millones de dólares en mejoras ferroviarias vinculadas explícitamente con los preparativos del Mundial por el Ministerio del Transporte. Otra preocupación para Rusia es el desempeño de su selección, eliminada en la fase de grupos en Brasil sin ganar un solo partido. Ese mal desempeño ha puesto en duda la continuidad del técnico italiano Fabio Capello.