• Caracas (Venezuela)

Deportes

Al instante

$ 7 millones y a la calle

Esquivel salió del juzgado acompañado de su hijo, antes de trasladarse al aeropuerto para ir a Florida | Foto EFE

Esquivel salió del juzgado acompañado de su hijo, antes de trasladarse al aeropuerto para ir a Florida | Foto EFE

El juez Raymond Dearie firmó ayer con los hijos de Rafael Esquivel el compromiso para el pago de la fianza que le permitió al ex presidente de la FVF ser juzgado en libertad. Se irá a Florida con casa por cárcel

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

El martes en la tarde, Rafael Esquivel llegó sonriente a la Corte del Este de Brooklyn en Nueva York, donde está asentado el caso de corrupción de la FIFA en Estados Unidos. Escuchó los alegatos en su contra, se declaró “no culpable”, y se fue a dormir a la prisión de Kings County donde pasó dos noches.

Algo ocurrió en estos dos días, que su semblante cambió. Sobre todo, cuando estaba tan cerca de un objetivo que se había trazado su defensa desde que fue detenido en Zurich, el 28 de mayo de 2015: Salir de la cárcel.

Tal vez fue la certeza, al consultar a sus abogados, que el precio que debía pagar por volver a la calle, o al menos a su casa en Florida, sería más elevado del que creía. Eso no le gustó.

En otra audiencia breve, de 15 minutos, que además se inició también con retraso (esta vez de 45 minutos), el juez Raymond Dearie vio ingresar al ex presidente de la Federación Venezolana de Fútbol vestido con pantalón verde oscuro y una camisa verde clara, y con el rostro sin esbozar una sonrisa, a diferencia del martes, para explicarle cuánto costaba su libertad.

El juez fue tajante. Y la cara seria pero relajada del ex vicepresidente de Conmebol tenía una explicación. La fianza de Esquivel  quedó fijada en 7 millones de dólares. Se pagará de la siguiente manera: cinco millones de dólares serán de las propiedades que tiene en el Estado de la Florida, y dos más en efectivo, que se tuvieron que depositar de inmediato para garantizarle salir anoche mismo de la prisión federal de Broklyn.

Dearie le autorizó al federativo fijar su hogar en Florida, donde permanecerá en su residencia con el beneficio de casa por cárcel.

Antes de que el antiguo hombre fuerte del fútbol venezolano ingresara a la sala, sus hijos y el fiscal se habían acercado al estrado para acordar los términos de pago del procedimiento. Sus vástagos sirvieron como fiadores del procedimiento, y acordaron con el juez como se iba a realizar el pago en efectivo de la fianza que le permitió al oriundo de las Islas Canarias salir a la calle.

Este capítulo de la historia de Esquivel aún no termina. Aunque logró una costosa libertad, seguirá encerrado en su hogar, ahora al menos en sus términos, pero siempre con la espada del juicio pendiente en Nueva York pendiendo sobre su cabeza. Su proceso aún empieza.