• Caracas (Venezuela)

Deportes

Al instante

Les mete presión

Isco y James vuelven a sonreír en el Madrid | Foto: EFE

Isco y James vuelven a sonreír en el Madrid | Foto: EFE

Real Madrid obligó al Atlético y al Barcelona a ganar hoy para mantener la distancia en la Liga después de golear sin apuros 5-1 al Getafe en el Coliseo Alfonzo Pérez

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

Hace tres meses la temporada del Real Madrid era un absoluto desastre. La apuesta por Rafa Benítez había sido un despropósito, el compromiso de James Rodríguez o Cristiano Ronaldo estaba en entredicho; Gareth Bale, quien había tenido sus mejores meses de blanco hasta noviembre se había lesionado, y todas las miradas apuntaban a Florentino Pérez como el gran responsable de la debacle, atizada, además, por la abrumadora ventaja del Barcelona en la Liga.

Pero poco a poco las cargas comenzaron a enderezarse. Desde que llegó Zinedine Zidane al banquillo blanco, el conjunto merengue inició un proceso de regeneración anímico, que luego se contagió a lo futbolístico, y que ayer rubricó su séptima victoria consecutiva, esta vez por 5-1 sobre Getafe en el Coliseo Alfonzo Pérez, buena para dormir segundo de La Liga y a sólo un punto del Barcelona, líder del torneo, y con dos por arriba del Atlético de Madrid.

Los dos competidores cercanos por el torneo liguero juegan hoy, los colchoneros contra el Granada de Adalberto Peñaranda, y los catalanes contra Valencia en Camp Nou. Están obligados a ganar para no permitirle a su crecido rival subir más en el campeonato.

“Estamos haciendo nuestro trabajo. La Liga es importante. No hay que mirar más adelante. Siempre pensamos en el próximo partido. Dije que estaba preocupado antes de este, y los jugadores entraron al campo como debían y lo han hecho muy bien”, aseguró Zidane en la rueda de prensa después del partido.

El francés apeló ayer a su once más ofensivo y desbalanceado para enfrentarse contra el necesitado cuadro azulón, que debía ganar para salir de la zona del descenso. La derrota, de hecho, dejó a Getafe último de la Liga.

Ese equipo sin equilibrio, con Tony Kroos como mediocampista de corte y James e Isco en el trabajo de internos, llevando y trayendo juego, le ocasionó algún dolor de cabeza a los blancos con el partido 0-0.

Aunque el Madrid extrañó a Casemiro, pudo sobreponerse a su ausencia con su pegada. Una genial tarde del colombiano Rodríguez, combinado con Karim Benzema, Bale y Ronaldo, deshilacharon durante el primer tiempo a la corta defensa de los suburbios madrileños, que apenas opuso resistencia.

Después del primer tanto merengue a los 29 minutos, obra del francés Benzema a pase de James, todo fue tranquilidad. Se acabaron los embates locales. Llegó una combinación en pared entre Isco y el ariete galo para que el ex del Málaga anotase el segundo antes del descanso.

Y después de esto, ocurrió el festín. Bale puso el tercero a los 49 y liquidó el partido, a pesar del gol de Sarabia a los 82 cuando ya todo estaba consumado. A los 87, James controló una pelota en el área y puso el cuarto después de un lujo de regate, y Ronaldo no se perdió tampoco de la fiesta al marcar el quinto a los 90+1.

Hoy más que nunca, al Madrid le debe doler el bache futbolístico que le impidió ganarle al Atlético de Madrid hace dos meses. Estaba en pleno proceso de sanación. Hoy, la fiera blanca, esa que estuvo herida, ya se lamió sus heridas y le respira en el cuello a sus dos competidores. Les mete más presión en un emotivo cierre de campaña. Una resurrección de película.

 

¿Qué les queda?

El calendario del Madrid no es precisamente el más sencillo. En sus próximos cinco duelos tiene por delante a equipos involucrados en la lucha por no descender, o a otros incómodos en la brega por meterse en puestos de competencia europea. Así, el miércoles recibe al Villarreal (el más duro de sus rivales), el sábado va contra Rayo Vallecano de visita, el 30/4 contra Real Sociedad en Anoeta, y después cerrarán la temporada contra Valencia en casa y Deportivo La Coruña en Riazor.