• Caracas (Venezuela)

Deportes

Al instante

Lo mejor de Venezuela en la primera mitad: Ramos y Altuve

Wilson Ramos podría romper varios topes personales si continúa con su desempeño esta temporada

Wilson Ramos podría romper varios topes personales si continúa con su desempeño esta temporada | Foto: Referencial

El receptor ha sorprendido por su average de .330 que lo coloca entre los tres mejores de la Nacional. Mientras, el camarero marca el camino en la Americana

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

Es probable que Wilson Ramos no se avizorara entre los líderes de bateo de la Liga Nacional, cuando se subió el telón de la temporada en abril. Tal vez hasta eso le corrigió la cirugía en la vista a la que fue sometido en los Spring Training. En realidad, debido al patrón de bateo en sus siete años en Grandes Ligas, su rendimiento con el madero no se esperaba.

Ramos se ha convertido en la Liga Nacional, lo que es José Altuve en la Americana: una máquina de pegar inatrapables. Tanto el receptor de los Nacionales de Washington, como el camarero de los

Astros de Houston, están en los puestos cimeros del campeonato ofensivo de sus respectivos circuitos. Tuvieron las actuaciones más destacadas entre los venezolanos en la primera mitad de la campaña 2016.

Actualmente, no hay un careta en las mayores que batee más que Ramos. Su promedio es de .330 el tercero mejor de la Nacional, solo por debajo de Daniel Murphy (.348) y D.J. LeMahieu (.334). 

Sus conexiones no solo fueron sencillos. Pegó 29 extrabases y lidera a los catchers de Grandes Ligas en carreras remolcadas (48). En cuadrangulares solo tiene uno menos que los 14 de su compatriota Salvador Pérez, quien vive la mejor primera mitad de su carrera con una línea ofensiva de .283/.318/.500. 

Ramos está a tres vuelacercas de igualar su tope personal en una campaña (16), pero su incremento más notable es el contacto, pues apenas ligó para .229 el año pasado. 

El de Altuve, que se vio en los primeros 89 juegos de 2016, es la mejor versión del camarero desde que llegó a la gran carpa en 2011. Es líder de los bateadores el nuevo circuito con .341 y domina los hits con 119. Va encaminado a su tercera zafra con 200 o más imparables. 

Posee el mismo average que en los primeros 83 careos de 2014, cuando ganó la corona de bateo, pero supera por mucho los dos jonrones que tenía en el lapso de aquel año (14, esta campaña) y las 27 remolcadas (51).