• Caracas (Venezuela)

Deportes

Al instante

Bajó las manos y ahora es otro bateador

Gorkys Hernández | Henry Delgado

Gorkys Hernández | Henry Delgado

El jardinero está cerca de conseguir el tercer cetro ofensivo para Anzoátegui, luego de Jeff Frye y Lino Conell

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

En el pasado, Gorkys Hernández hablaba de sus características defensivas. Reconocía a varios peloteros de los que había imitado ciertas posturas con el guante y agradecía la potencia de su brazo. De la ofensiva, poco le preguntaban.

Esta temporada cambió de tema. Claro, al liderar el torneo en average (.364 antes de la jornada de ayer), lo que pudiera convertirlo en el tercer pelotero con título de bateo en Caribes de Anzoátegui, sus dotes defensivos pasaron a un segundo lugar y su bate se encargó de dar de que hablar.

Todo tiene su explicación. No fue de la nada que el jardinero central encontró la forma de ligar para promedio. Fue este año con los Marlins de Miami, equipo que le recomendó al patrullero bajar las manos en el plato para hacer que la bola se despidiera de su bate en línea y así reducir los elevados.

El cambio funcionó. Y a Hernández se le nota contento. Es uno de los primeros en salir a tomar práctica con el madero en Anzoátegui y sus compañeros se lo reconocen. Hasta bromas le gastan.

Uno de ellos, aunque es su rival, fue Salvador Pérez, receptor de Tiburones de La Guaira. Se acercó hasta Hernández y le dijo: “Muchacho, estás de líder bate. Imagínate”. De inmediato Hernández contestó: “Qué vas a hablar tú que conectaste 7 jonrones en una semana”.

Entre risas Hernández continúa su temporada, su mejor campaña en el país. Después de conectar para .198 en 59 juegos y 190 apariciones en el home con apenas 12 extrabases y 14 remolques esta es una dulce revancha.

“De verdad que el trabajo que ha realizado aquí en Venezuela es algo que me contenta y me llena de gloria. Para mí hay que seguir trabajo para mantenerme y seguir aumentando el average”, confesó el principal candidato al título de bateo, cetro que se llevó César Suárez, de Tiburones, la campaña pasada.

Hernández sueña con incluir en la vitrina de Caribes un cetro ofensivo y así unirse a Jeff Frye (.385) en la 1992-1993 y Lino Conell (.378) en la 2004-2005. “El nombre de Gorkys Hernández va a seguir brillando”, anunció. “No pienso decaer. Este es uno de los momentos más lindos en mi carrera. Para seguir trabajando y mejorando todos los días uno aprende cosas diferentes. Hay que seguir haciendo las cosas como las he hecho”.

Es lógico que piense, sueñe e imagine el trofeo que otorga la LVBP al mejor bateador de cada campaña. Sin embargo, espera que ese triunfo individual fortalezca a su equipo, al que aseguró que acompañará por lo que queda de la campaña.

“Lo primordial es estar en la postemporada y que el club siga con este ritmo”, destacó. “Los Marlins de Miami no me han llamado para restringirme. Creo que voy a estar hasta donde el equipo llegue”.

Hernández sigue su camino y Caribes lo celebra. Un movimiento, un pequeño ajuste, lo convirtió en otro bateador. Los detalles en este juego cuentan.

La banda contraria
Cuando un jugador es capaz de utilizar todo el campo para dejar sus conexiones es obvio que tiene más oportunidades de embasarse y, en el caso de ser puesto fuera, mover corredores.

El ajuste que hizo Hernández en Estados Unidos, a su juicio, le brindó la confianza necesaria para batear hacia el jardín derecho. “He aprendido a buscar los pitcheos del medio hacia fuera”, explicó. “Antes no esperaba mi lanzamiento y me iba con el que el lanzador quería. Ahora es todo lo contrario”.