• Caracas (Venezuela)

Deportes

Al instante

La mano de los técnicos

La afición del fútbol venezolano se prepara para ver un duelo que promete emociones | Fotos AVS Photo Report / Archivo

La afición del fútbol venezolano se prepara para ver un duelo que promete emociones | Fotos AVS Photo Report / Archivo

La final del fútbol venezolano que comienza hoy entre Zamora y Mineros está marcada por la gran influencia y evolución de los dos técnicos, Noel Sanvicente y Richard Páez

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

Carlos Rojas se define como un apasionado del fútbol. Sólo de esa manera, el asistente técnico de Noel Sanvicente puede aguantar el tren de trabajo, igualmente frenético, que tiene el estratega guayanés.

“Chita es un apasionado del fútbol. Y no le gusta perder. Desde que jugaba, cuenta que era así. Y es por eso siempre quiere que sus equipos salgan a buscar la victoria. Es un trabajo incansable”, explicó Rojas, pieza fundamental del equipo de trabajo del estratega campeón del Clausura desde sus días en el Caracas.

En el Zamora, Rojas y Sanvicente se encontraron con un grupo joven pero desmoralizado, por lo que Chita se empeñó en cambiar muchas cosas.

“Esto nos hizo evolucionar a todos. Noel hizo que los jugadores modificaran su manera de pensar, que se convencieran que, a punta de trabajo, podían ganar. Y afortunadamente, los resultados se dieron muy rápido. Cuando los muchachos ven que tanto esfuerzo da frutos, que tres horas diarias de trabajo te llevan a algo, se llenan de la idea”, dijo.

“La generación que teníamos en Caracas se acostumbró a ganar desde que eran sub-17. Acá en Zamora, tuvieron que crearse el hábito. Es parte de un crecimiento, muchachos como (Juan) Falcón, Pedro (Ramírez), (Jonathan) España; la directiva también se sumó. Si una palabra define a Zamora es esa, crecimiento”, agregó Rojas.

Ajustes. La adaptabilidad de Chita también quedó a prueba en Zamora. “Noel es muy sabio”, contó el asistente. “Hurgó en el grupo y se puso a estudiar. Después de conversarlo con nosotros, concluimos que el equipo tenía herramientas para ser muy vertical, sin tener la pelota. A pesar de no ser dueños del balón, metemos muchos goles. Quiere decir que lo hacemos bien”, explicó.

“Esto nos ha enseñado mucho a nosotros también”, comentó Rojas. “Como técnico, Noel busca innovar, y uno siempre está tratando de ajustarse a cosas nuevas para incorporarlas al trabajo. Chita siempre ha tenido eso muy presente”, destacó.

Sin embargo, Rojas apuntó que hay una gasolina particular que mueve el motor de Sanvicente, que acrecienta esa obsesión por ganar siempre.

“El gran sueño de Chita es estar en la selección o salir al extranjero. Y por eso no se cansa de ganar. Son sus metas. Y si en el camino para lograrlas siguen cayendo títulos y cosas buenas, pues, bienvenidas sean”, remató.

“Páez siempre se preocupó por optimizar la metodología


“Richard tiene un liderazgo natural, siempre ha sido así”, contó Amleto Bonaccorso, quien asegura haber conocido a Páez hace 30 años, cuando compartieron en la ULA. Aquel mediocampista de gustos románticos por el juego, desembocó en entrenador, dirigió a ULA, Estudiantes, alcanzó los cuartos de final de la Copa Libertadores y originó la explosión de la Vinotinto. Hoy dirige a Mineros y buscará la segunda estrella del club.

Páez comenzó la búsqueda de conceptos que le permitieran entender mejor el juego y preparar mejor a sus equipos. “Siempre se preocupó por optimizar la metodología, eliminar la carga de trabajo que no fuera específica para el fútbol. Cuando tú y yo pensamos en blanco y negro, él ya está pensando en multicolor”, afirmó Jorge Durán, su preparador físico durante el último lustro.

Páez comenzó a plasmar sus ideas de juego, un concepto que hoy ha mejorado. “Siempre le ha gustado ganar, pero no a cualquier precio”, explicó Luis Vallenilla Pacheco, el capitán minerista. “Siempre tuvo esta filosofía por el juego de ataque, de posesión, pero le ha ido añadiendo cosas que lo hacen mucho más sólido ahora”, apuntó Ricardo David Páez.

Pese a ser un equipo con alma ofensiva, en Cachamay celebran haber terminado el curso como el cuadro menos goleado. “Es que nos defendemos con la pelota”, afirmó Bonacorso, su mano derecha.

Herramientas. Una vez consolidado su estilo, Páez fue añadiendo cosas. “Al final es el manejo del grupo el que hace la diferencia”, afirmó Ricardo David. “Él es de los que pregona con su ejemplo. Hizo que todos se sintieran parte del cuento”, añadió Bonacorso.

Ese buen manejo, aseguran, fue fundamental para sostener unido a un grupo con tantas figuras. “Te da mucha confianza y con eso, te da mucha responsabilidad”, explicó Pacheco. “No es de los que da órdenes, él te convence, te explica qué hay que hacer y por qué”, aseguró Ricardo David.

El último ingrediente, Páez lo descubrió en Colombia, cuando entrenó a Millonarios: la religión. “A través de eso no solo ayuda a manejar los egos, también hace que el jugador crea en sí mismo, descubra su potencial y lo explote”, explicó Durán.

A la idea del fútbol irreverente, romántico y ofensivo, Páez fue añadiéndole, mientras las canas iban apareciendo, nuevos elementos que lo han hecho el entrenador que es hoy en día. 

Cifras:
6 Finales ha disputado Noel Sanvicente y ha ganado cinco de ellas. Richard Páez dirigió una (1998) sin suerte.

44 Los goles que anotó Zamora en el Clausura, récord para un equipo desde la expansión

27 Las anotaciones en contra de Mineros, el conjunto que recibió menos goles en toda la campaña