• Caracas (Venezuela)

Deportes

Al instante

Un mal de color

Es la primera vez que Rentería, quien jugó en España, Estados Unidos y Uruguay, recibe insultos racistas |  FOTO: CORTESÍA SAN MARCOS DE ARICA

Es la primera vez que Rentería, quien jugó en España, Estados Unidos y Uruguay, recibe insultos racistas | FOTO: CORTESÍA SAN MARCOS DE ARICA

Emilio Rentería y Salomón Rondón sufrieron en Chile y Rusia, respectivamente, insultos racistas. Ambos cuentan su perspectiva sobre un mal que pareciera no tener solución

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

Emilio Rentería soportó estoico la primera vez que recibió insultos racistas en Chile, jugando para San Marcos de Arica. Una humillación que se suponía, se había saldado con su visita a la Casa de la Moneda (el palacio de gobierno chileno), y las palabras de aliento de una escandalizada sociedad chilena.

“Han pasado varios días y quiero tratar de dejar esto atrás, pero no es sencillo”, explicó el atacante del barrio Nuevo Horizonte en Catia.

“Cuando pensaba que todo había pasado, el fin de semana ocurrió lo de Iquique. Toda mi vida festejé los goles bailando, y algunos aficionados tenían rato gritándome cosas racistas, insultándome. Cuando bailé, se puso peor, y exploté. Estaba indignado. Sólo pude desahogarme llorando”, aseguró.

El árbitro paró el partido tras la agresión, y San Marcos ganó a Deportes Iquique sobre la mesa.

Rentería no es el único venezolano que padeció en carne propia la intolerancia de quien pretende discriminar por el color de la piel. Salomón Rondón tiene años aguantando en Europa ofensas por ser moreno. “Esto es un tema que nunca se va a acabar”, aseguró tajante el ariete desde Rusia.

“Por más campañas que haga FIFA, UEFA, no pasará nada al respecto. El caso de Emilio recorrió el mundo, y sigue sin pasar nada. Uno como persona de color tiene que convivir con esto, y manejarlo con madurez, porque al final de cuentas son muy pocos los tontos que hacen cosas así”, dijo

“En España me tocó vivirlo algunas veces, y en Rusia lo he padecido más, pero no le doy importancia”, agregó el ariete del Zenit de San Petersburgo.

Aprendizaje. Rentería destacó que no es la misma persona que hace un mes, antes de que comenzara toda la polémica sobre el color de su piel.

“Esto me hizo madurar. Te pone al tanto de cómo son las cosas en la vida. No culpo al pueblo chileno, al contrario. He recibido muchísimo apoyo, son gente muy linda. Al final es una prueba de la vida, que te hace reflexionar, y que te fortalece el carácter”, dijo.

“Aún no sé si seguiré acá”, apuntó el ex jugador del Columbus Crew en Estados Unidos, y de  Defensor Sporting, en Uruguay. “Es la primera vez que esto me pasa en la vida, y es difícil no prestarle atención a la situación. En Arica me piden que tenga fuerza, que me quede, y quisiera seguir, pero cuesta mucho”, expresó.

“Quiero ayudar a resolver el problema en Chile, pero no es fácil”, apuntó “El Venado”. “Pero cuando el alcalde de Iquique dice que soy un “negro ‘culiao’ llorón” por lo que pasó, y él es un servidor público que debería ser ejemplo, ¿Qué puedo hacer yo, que soy un simple futbolísta?”, contó.

Salomón Rondón tampoco es optimista para hallarle una solución al problema del racismo en el fútbol. “A los entes encargados del fútbol mundial no les interesa resolverlo”, dijo.

“Esta estupidez tiene muchos años pasando. Le pasó con Eto’o, a Kameni. Y nunca se ha hecho nada. Y seguirá pasando. Uno como latino, y de color además, tiene que abrirse camino sabiendo esto siempre nos juega en contra”, destacó.

“A Emilio le digo, ignóralos, mi pana”, señaló Rondón. “Enfocarte en lo que haces, y callarlos con goles. Sólo así te harás respetar”, remató.

Posición de la FIFA
“Es muy grave lo sucedido, FIFA trabaja desde hace mucho tiempo para eliminar estos actos del fútbol. Hay que ser muy duros”, dijo Jefrey Webb, presidente de Concacaf, antes del sorteo de la Copa América. “Es inaceptable que se produzcan actos de este tipo en los estadios de fútbol y en cualquier lugar. Me extraña mucho que haya sucedido en Chile, porque no es un país conocido por problemas de racismo. Espero un castigo fuerte y que se erradique este problema pronto”.

Otros casos
El de Rentería no es el primer de racismo en el fútbol. A Dani Alves, lateral del Barcelona le lanzaron un cambur cuando iba a cobrar un corner en Villareal, la temporada pasada. Él mordió la banana y desató una campaña viral contra el racismo en redes sociales. Samuel Eto’o recibió gritos de gorila este año jugando para Chelsea. El camerunés celebró sus goles bailando como un mono, burlándose de sus agresores. A Roberto Carlos lo insultaron en Barcelona jugando con Real Madrid, a finales de los 90. “No los entiendo. Yo no soy negro, soy café con leche”, dijo entre risas en la rueda de prensa después del partido.