• Caracas (Venezuela)

LVBP 2013 - 2014

Al instante

El toque es la dieta fija de DeFrancesco

Tiburones de La Guaira / AVS Photo Report

Tiburones de La Guaira / AVS Photo Report

Mover a los corredores con el sacrificio es la fórmula de La Guaira a falta de los extrabases

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

Si existiera un órgano de justicia dentro de la sabermetría, de seguro Tony DeFrancesco ya tendría una sanción. El piloto de los Tiburones de La Guaira, quien es un confeso seguidor al llamado “moneyball” y creció con esa escuela, ha desafiado las “reglas no escritas” de las modernas estadísticas con los constantes e inesperados intentos toques de sacrificio en la LVBP.

El punto de ebullición ocurrió el viernes, en calidad de home club versus los Leones del Caracas en el séptimo episodio y el marcador igualado a una carrera por lado. Con hombres en primera y segunda, sin out en la pizarra, le correspondía batear al toletero zurdo Andy Wilkins, quien venía de meter la bola a mitad de gradas por el derecho en su primer turno y luego sonó imparable en su segunda oportunidad.

Dave Hudgens, el timonel de los capitalinos, optó por traer al relevista zurdo Ángel Calero. Wilkins tenía de 11-1 (.091) ante monticulistas de su mismo lado. DeFrancesco respondió a la estrategia, trayendo al toletero nativo Javier Herrera desde el banco.

La lógica decía, tomando en cuenta la situación del encuentro y las características de Herrera, que tendría libertad para batear. Pero, así no fue así. Desde el primer envío de Calero, Herrera tuvo orden de mover a los corredores con un toque de bola.

Antes de dicho turno, Herrera sólo se había sacrificado con toque en 12 ocasiones en 2.851 apariciones legales como profesional. Los salados también contaban con Miguel Rojas en el banco, especialista en el arte de “dormir” la pelota frente al receptor.

El capitalino, quien tiene .477 de slugging en seis campañas en la LVBP, falló en su intento. Incluso, con dos atriles siguió el mandato. El toque salió fuerte y produjo un doble play. En esa entrada, La Guaira no fabricó carrera.

“El toque de bola forma parte del juego. Lo voy a utilizar en la situación que lo amerite, también con cualquier pelotero”, dijo el piloto de los Tiburones en pasadas fechas.

Argumentos

La noche anterior, DeFrancesco ordenó a Wilkins que se sacrificara para colocar en posición anotadora la carrera del empate, siendo los Tiburones el equipo visitante.

En favor del estratega neoyorquino, la toletería de los del litoral central amanecieron ayer con la menor cantidad de extrabases (con 34), igualados con los Bravos de Margarita. Por ello, a falta del batazo a los rincones, La Guaira es el segundo elenco con más toques de sacrificio (con 12).

Jorge Velandia, gerente deportivo del club salado, defiende la gestión del estratega estadounidense: “El beisbol es muy impredecible. A veces tocas te sale a las maravillas y otras no. Hay ocasiones que lo dejas libre, cuando debiste tocar, y te salen tres hits. Tony es un hombre que prepara los juegos y acá ve cosas más allá de las estadísticas y la lógica”.

El encuentro del viernes, los de casa lo terminaron ganando 3-1 en 11 entradas con los Leones del Caracas. Alex Cabrera decidió el encuentro con un jonrón. “Ahora verán a unos Tiburones con otro semblante, este triunfo lo necesitábamos”, dijo el designado de El Tigre.

En Caracas ha faltado el remolque

A pesar que la toletería de los Leones del Caracas lidera la liga en la mayoría de los departamentos ofensivos, aún padecen de un mal elemental: dar el batazo en el preciso momento.

Ayer amanecieron como el segundo equipo con más hombres dejados en base, con 153, sólo superado por los 171 de las Águilas del Zulia. De los corredores que han quedado en las almohadillas por los melenudos, el 56,21% (86) se han estancado en posición anotadora.

El viernes versus los Tiburones de La Guaira, los Leones dejaron 13 hombres esperando remolque. Incluso, en dos episodios contaron con un corredor en la antesala sin out y no pudieron traerlo a la goma. En la entrada 11 llenaron las bases y no había out en la pizarra, y Jesús Delgado retiró a los tres bateadores siguientes.

Dave Hudgens, estratega de los melenudos, pidió a los toleteros dejar la ansiedad a un lado: “Hay que hablar con Antonio Armas (coach de bateo), para que los bateadores tengan en mente que deben bajar la presión. Tienen que tener un plan, lo que pasa es que por la emoción del momento, tienen muchas ganas de hacerlo todo, así que le hacen swing a todo, en lugar de relajarse”.